Por: Paula Umaña.   9 abril

Las inversiones en emisores y fondos de inversión del extranjero hechas con recursos del Régimen Obligatorio del Pensiones (ROP) se acercan, actualmente, al 25% de los activos totales administrados por las seis operadoras en Costa Rica. Sin embargo, en los últimos tres años la mayoría de operadoras ha soltado poco a poco sus amarras que las ataban al mercado local y han aumentado las inversiones en instrumentos foráneos.

Según datos de la Superintendencia de Pensiones (Supen), al 28 de febrero de este año, 22,75% del ROP está invertido en instrumentos financieros del exterior, luego de 20 años de existencia del régimen. En montos absolutos, las operadoras tenían invertido en el extranjero a esa fecha poco más de ¢1,8 billones; que se traduce en aproximadamente $2.994 millones.

En otras palabras, el monto colocado en el extranjero por parte de las operadoras representa un 41,04% de las reservas internacionales del Banco Central a finales de febrero de este año; o bien, aproximadamente un 5,25% del Producto Interno Bruto del país.

Popular Pensiones es la que a la fecha mantiene un porcentaje de inversión más alto: un 34,36% respecto al total de sus activos (¢1,1 billones). Al mismo tiempo es la operadora que administra un mayor fondo del ROP.

“El aporte del segmento internacional del portafolio durante el periodo considerado ha sido sobresaliente, tanto en materia de diversificación de riesgos, como en su aporte al rendimiento del portafolio, al brindar acceso a mercados más profundos, con mayor liquidez y mejores perspectivas”, comentó Róger Porras, gerente general de Popular Pensiones.

Por su lado, la operadora BN Vital es una de las que ha dado saltos más significativos en los últimos tres años, pasando de un 5,8% del total de sus inversiones en el extranjero, en el 2019, a 17,46% (¢252.789 millones) para febrero del 2021.

Hermes Alvarado, gerente general de BN Vital, aseguró que es un comportamiento normal, pues se busca la diversificación de los portafolios administrados.

“Para cualquier año, escenario, y tipo de inversión, en BN Vital se analizan todos los riesgos, de conformidad con el Reglamento de Riesgos y el Reglamento de Gestión de Activos, y siempre se buscan las mejores opciones, según los riesgos propios del instrumento y del mercado en donde se negocia”, dijo.

Mientras tanto, BCR Pensiones es la que mantiene un porcentaje más bajo de inversión en el extranjero respecto a sus activos. En total, solo un 6,09% (¢68.577 millones) de los activos administrados están en emisores externos a Costa Rica.

Las otras tres operadoras distribuyen la inversión de sus activos fuera del país de esta manera: BAC Pensiones un 24,17% (¢233.966 millones) la CCSS-OPC un 23,65% (¢59.372 millones) y Vida Plena un 9,61% (¢87.203 millones), según números suministrados por Supen al 28 de febrero.

Si se compara lo invertido actualmente con los resultados de febrero del 2018, las seis operadoras aumentaron los niveles de inversión fuera del país. Tanto en el 2019 como en el 2020 las inversiones disminuyeron, pero se recuperaron para inicios de este año.

“Específicamente durante el año 2020, producto de la COVID-19, los mercados internacionales presentaron altas volatilidades, siendo marzo el peor mes para estas inversiones; pero la capacidad de recuperación y de volver a generar utilidades por rendimientos durante el resto del año 2020 fue de gran beneficio para los afiliados”, explicó el gerente de OPS-CCSS, Héctor Maggi.

Tanto la actual superintendente de pensiones, Rocío Aguilar, como el exsuperintendente Edgar Robles, coincidieron en que uno de los retos de la administración de los recursos del ROP es la diversificación de mercados como de instrumentos. La mayoría de las operadoras mantienen aún altos porcentajes de inversión en el Ministerio de Hacienda de Costa Rica.

“La riqueza de la gestión de estos portafolios está precisamente en la diversificación de instrumentos, de moneda, de plazos”, recalcó Aguilar en una entrevista con EF.

Diversidad de inversiones

Es normal que las operadoras de pensiones costarricenses mantengan operaciones en el extranjero a través corporaciones internacionales de gestión de inversiones, fondos mutuos de inversión y sectores como el tecnológico.

En general, las inversiones de los fondos pueden realizarse en varios tipos de instrumentos (Vea: “Tipos de instrumentos por nivel”), que pueden ser locales o internacionales. Se clasifican en tres niveles conforme a sus características, complejidad de operación y sofisticación en su gestión de riesgos, según el Reglamento de Gestión de Activos.

Asimismo, las entidades reguladas únicamente pueden realizar operaciones de compra, venta y préstamo de valores, en los mercados extranjeros que correspondan a países que cuenten con una calificación de riesgo soberano de grado de inversión otorgado por una calificadora de riesgos internacional, según el Reglamento de Gestión de Activos.

Dentro de cada uno de los niveles de inversión, hay diversos instrumentos que se pueden emplear como destino de los recursos.

Inversiones de las operadoras

La economista y gerente de puesto de bolsa de grupo Acobo, Adriana Rodríguez, explicó que las operadoras cuentan con un comité de riesgos y un comité de inversiones, donde se toman las decisiones de cómo y cuánto se invierte en el extranjero. Luego, es usual que se busque asesoría y la labor de ejecución de inversiones en mercados internacionales a través de puestos de bolsa locales o de una cuenta en alguna corporación internacional, que colocan los fondos en las compañías o sectores de interés.

Es decir, estas corporaciones o puestos de bolsa realizan las cotizaciones y brindan los servicios de ejecución de las transacciones dentro de los mercados organizados y realizan los reportes correspondientes. Por ejemplo, las acciones de una compañía como Apple se venden en un mercado organizado en específico, en el que la operadora podría invertir a través la gestora de inversiones elegida para dicho fin.

El economista Douglas Montero aseguró que las operadoras pueden elegir dos formas de gestionar y ejecutar las inversiones según el perfil y el tamaño del equipo con el que cuente: ya sea contratar un gestor externo o ejecutar por su cuenta las estrategias de inversión.

“Cuando usted sigue a un gestor, está entregando su ejecución y estrategia a ese grupo, es responsabilidad del gestor”, explicó Montero, quien señaló que las casas gestoras ofrecen diversas opciones de portafolios a las operadoras que se ajusten lo más posible a los objetivos de rentabilidad, pero que se manejan de forma homogénea respecto a las inversiones de otros actores dentro del mismo portafolio.

Según el tipo de instrumento, BCR Pensiones mantiene todas sus inversiones en el extranjero en participaciones de fondos nivel I, que se trata de participaciones de fondos o vehículos de propósito especial que pueden ser fondos financieros, de deuda, accionarios, mixtos, así como los Exchange Traded Funds (ETF) o fondos índices que repliquen índices financieros.

De todas las operadoras, esta es la que mantiene un menor porcentaje de inversión de sus activos en gestores del extranjero y, según datos de la Supen, está en la corporación JP Morgan Asset Management, que gestiona activos de inversores e instituciones de todo el mundo y realiza análisis a nivel mundial para las oportunidades y los riesgos de inversión para generar réditos a los fondos gestionados.

La entidad explicó que realizan inversiones en fondos mutuos administrados por JP Morgan, lo que quiere decir que se invierten en bonos y acciones de diferentes compañías.

“La figura de inversión se denomina fondo de inversión mutuo, siendo este un vehículo de inversión mancomunado, lo que quiere decir que existen una cantidad de inversionistas que tiene participación de dicha figura de inversión”, explicó el BCR en una respuesta enviada por su oficina de prensa.

La inversión en estos productos internacionales está enfocada en una estrategia global, basada en el principio de diversificación, en el que el administrador (JP Morgan) coloca los recursos en empresas de tecnología, salud, consumo básico y en el sector financiero.

Por su parte, BN Vital mantiene participaciones de fondos de inversión en gestores como BlackRock Fund Advisors basada en Nueva York, e International Finance Corporation, miembro del Banco Mundial que genera diversas estrategias de inversión en compañías a nivel mundial a través de préstamos, inversiones en el capital, títulos de deuda y garantías así como la movilización de capital de inversionistas.

Los tipos de instrumentos que conforman esos fondos de inversión, según señaló BN Vital, son acciones y bonos en países de América, Europa y Asia, en sectores como el de finanzas, salud, tecnología e industria.

Están también los ETF, uno de los instrumentos más utilizados y que según la definición de Supen, son carteras colectivas que replican su rentabilidad sobre un índice bursátil o una canasta de valores, expresados en participaciones negociables en la bolsa.

Tanto la operadora de la Caja Costarricense del Seguro Social (OPS-CCSS), como Popular Pensiones, Vida Plena y Pensiones BAC Credomatic mantienen inversiones de este tipo de instrumentos.

Maggi, de OPC-CSSS, explicó que las inversiones en el mercado internacional tienen diversos componentes de importancia para los fondos de pensión, uno es reducir los riesgos de concentración de inversión en un solo país así como también los riesgos de crédito de los emisores locales. La operadora funciona por medio de un puesto de bolsa internacional que se encarga de colocar las inversiones en fondos administrados por varias compañías gestoras.

La OPC-CCSS tiene inversiones en bonos y ETF en diversas compañías de tecnología, comunicación, salud y consumo masivo en diversas partes del mundo.

En cuanto Pensiones BAC Credomatic, invierte en varios ETF y fondos mutuos emitidos y manejados por casas de gestión de activos que cumplan con las condiciones establecidas en la regulación. Es decir, no hay participación directa de esta operadora en firmas mediante la compra de acciones.

De manera general, los fondos se colocan en activos de renta fija y el mercado accionario en países desarrollados y emergentes.

“Manejamos una estrategia de inversión que pretende buscar siempre el mejor balance entre rentabilidad y riesgo. Las inversiones se realizan en vehículos de inversión colectivos, tanto fondos negociados en bolsa como fondos mutuos, que son administrados por las casas emisoras (...). Estos vehículos de inversión colocan sus fondos en mercados internacionales de deuda y acciones.”, comentó Ana María Brenes, gerente de Pensiones BAC.

Por su parte, desde la operadora de pensiones de Vida Plena explicaron que poco a poco han incrementado los montos invertidos en el extranjero en los ETF, los cuales fueron previamente autorizados por los comités de Riesgo e Inversiones.

Sus inversiones se dividen en cuatro emisores extranjeros: BlackRock Fund Advisors, WisdomTree Asset Management, emisor y administrador de activos de fondos cotizados en la bolsa; State Street Bank, una compañía estadounidense que proporciona gestión, servicio y administración de inversiones así como análisis de datos financieros para inversores institucionales; y el también gestor de inversiones Invesco PowerShares.

Algunos ejemplos de ETF donde la operadora invierte son: QQQ, que replica acciones de empresas tecnológicas; SPY en función del índice de las 500 empresas más importantes en Estados Unidos y el EEM que replica el comportamiento de empresas de economías emergentes.

Dichas inversiones se encuentran diversificadas a nivel mundial: Asia Pacifico (2.07%), Japón (6.84%), mercados emergentes (14.44%), Canadá (1.41%), Reino Unido (0.75%), Euro Zona (15.50%) y Estados Unidos (59%), según señaló la operadora.

Al igual que Vida Plena, BAC Pensiones, BN Vital, la OPS-CCSS y Popular Pensiones mantienen inversiones en BlackRock Fund Advisors. Otro de los gestores foráneos más recurrentes es JP Morgan Asset Management, con cuatro operadoras participantes.