Por: María Fernanda Cisneros.   2 agosto
El precio del dólar bajó ¢39 colones en lo que va del año. Archivo/Tony Cenicola/The New York Times
El precio del dólar bajó ¢39 colones en lo que va del año. Archivo/Tony Cenicola/The New York Times

El tipo de cambio se ubicó al término de julio en ¢570,08, hasta ahora la cifra más baja de todo el 2019. Este monto corresponde al promedio que se paga por cada dólar en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex).

Al comparar el precio del dólar con el de hace un año, la variación ha sido poca (0,35%), sin embargo, al analizar el movimiento de este precio en lo que va del 2019, el cambio es mucho más prominente.

Entre enero y julio, el colón registró una apreciación de 6,40%, lo que se traduce en casi ¢39 menos por cada dólar. El colón ganó valor respecto a la divisa.

En mayo, junio y julio del 2019 la volatilidad bajó el ritmo. Las presiones que llevaron al colón a perder valor en 2018 se disiparon.

La aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9635), la estacionalidad usual del arranque del año y la aprobación para emitir los eurobonos tienen mucho que ver en este comportamiento.

Por su lado, el precio de referencia del Banco Central para la venta de dólares se sitúa en ¢572,26 y la compra en ¢566,52.

¿Por qué baja el precio del dólar?

El episodio en el que el precio del dólar superó los ¢600 a mediados del 2018, hasta subir escalones y ubicarse en ¢614 (enero, 2019), caló en el consumidor y el mercado cambiario.

Después de muchos años de mensajes por parte de las autoridades, el consumidor comprendió que el precio del dólar puede pegar un brinco de un momento a otro, o bajar.

En la segunda mitad del 2018, el Ministerio de Hacienda enfrentó dificultades para obtener los recursos necesarios y atender sus obligaciones, presionó las tasas de interés al alza y el tipo de cambio también sufrió las consecuencias de la situación fiscal.

Hacienda era un demandante neto de divisas, y acudía al Central en busca de recursos.

En diciembre del 2018 esta realidad dio un giro. La aprobación de la reforma fiscal ayudó a que la incertidumbre en los mercados financieros se redujera. Así, el Gobierno logró financiarse con mejores condiciones.

A partir de abril pasado, con mayor énfasis, Hacienda empezó a pagar tasas de interés más bajas, tanto en colones como en dólares, y se benefició con mayores plazos. También, retomó su posición como oferente de divisas.

Solo en el primer semestre de 2019 (cifras al 20 de junio), el Gobierno le vendió al Banco Central $585 millones, apunta la revisión del Programa Macroeconómico 2019-2020.

Entre enero y el 28 de junio de 2019 el Central compró $223,5 millones en el mercado, en su mayor parte para satisfacer los requerimientos de divisas del Sector Público No Bancario. Esta cifra contrasta con la venta neta de $692,1 millones que ejecutó en el segundo semestre de 2018.

Además de la aprobación de la reforma, el comportamiento del mercado cambiario se vio impactado por la mayor abundancia de dólares que suele presentarse en esta época del año, debido a la estacionalidad hasta abril.

"A partir de este mes, es posible que haya influido, además, la expectativa de una pronta aprobación del endeudamiento externo del Gobierno”, anotó el Informe de Inflación del Banco Central de Costa Rica (BCCR), a junio 2019.

Finalmente, el Congreso aprobó la nueva emisión de bonos de deuda externa, conocidos como eurobonos, por un monto de $1.500 millones.

Los nuevos ingresos en dólares que pueda negociar Hacienda, incluidos los eurobonos, reducirían aún más las presiones que se puedan manifestar en el precio del dólar.

Por ahora, el mercado acumula una importante cantidad de divisas.

El primer semestre del 2019 dejó un superávit en ventanillas de $812 millones, aunque menor al del 2018 ($928 millones).

Sin embargo, el segundo trimestre del 2019 sí generó un excedente mayor de divisas en ventanilla, respecto a igual lapso de años previos. Esto permitió que los intermediarios aumentaran su posición en moneda extranjera en ¢180,2 millones (del total de $256 millones en todo el semestre).

El superávit permitió al Banco Central atender los requerimientos de divisas del Sector Público No Bancario (SPNB) y restituir parcialmente las divisas vendidas por ese concepto en periodos previos, anota la revisión del programa macroeconómico.

Todo esto, además, contrasta con las altas reservas que acumula el Banco Central. Al 30 de julio, que suman $7.762,8 millones.

“Ellos han decidido aumentar sus reservas para evitar un ajuste mayor (a la baja) en el tipo de cambio. Este exceso de dólares se debe a que el gobierno ha logrado captar en esa moneda en el mercado local, así como a un ajuste en los portafolios de los costarricenses que han decidido vender dólares debido a una perspectiva de menor devaluación del colón”, señaló Hernán Varela, gerente de Administración de Portafolio de Lafise.