Por: Andrea Hidalgo.   3 diciembre, 2020

El presidente de la República Carlos Alvarado confirmó en una entrevista para La Nación que Costa Rica sí acudirá al Fondo Monetario Internacional (FMI) como parte de las soluciones para el alivio de la crisis fiscal del país.

Alvarado sostiene que un acuerdo con el FMI abaratará la solución fiscal a Costa Rica, pero alega que primero era necesario disipar el ‘barullo ideológico’ de que se privatizará la CCSS o el agua, o que se despedirán a miles de personas. Foto: Rafael Pacheco
Alvarado sostiene que un acuerdo con el FMI abaratará la solución fiscal a Costa Rica, pero alega que primero era necesario disipar el ‘barullo ideológico’ de que se privatizará la CCSS o el agua, o que se despedirán a miles de personas. Foto: Rafael Pacheco

Las declaraciones fueron publicadas la mañana de este 3 de diciembre en el sitio nacion.com. En la entrevista titulada “Carlos Alvarado: ‘Sí, vamos a acudir al FMI’” el jerarca le contestó que solo él era el responsable por confirmar la asistencia al organismo multilateral con el objetivo de lograr un apoyo para mejorar las finanzas públicas.

Tan pronto finalizó la mesa de diálogo multisectorial y se hicieron públicos los 58 acuerdos comenzaron a surgir dudas sobre si el país recurriría o no al FMI para solventar los problemas de financiamiento. Sin embargo, en repetidas ocasiones se le consultó al Ministro de Hacienda, Elian Villegas sobre los planes al respecto y el jerarca se negó a dar declaraciones al respecto.

Incluso el 2 de diciembre en un foro sobre e finanzas gubernamentales, perspectivas de ajuste y financiamiento para el 2021 organizado por FCS Capital, el ministro de Hacienda y el viceminisitro de egresos aseguraron que no comentarían si el Gobierno acudirá nuevamente al FMI pues no les correspondía dar ese tipo de información.

La falta de transparencia sobre los siguientes pasos del Gobierno Central con respecto al FMI o opciones de financiamiento generó incertidumbre en los mercados financieros. Julio Carvajal, asesor financiero y participante del foro comentó que la falta de respuestas sobre los acuerdos del Fondo se manifestó en los mercados de inversión con inestabilidad e incertidumbre

Durante la entrevista Carlos Alvarado aseguró que él giró una instrucción y ningún jerarca estaba autorizado a referirse al tema de la negociación con el FMI durante el diálogo con sectores.

Admitió, además, la responsabilidad de la confusión que esa instrucción pudo haber generado, pero confirma que el país negociará un ajuste fiscal con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Alvarado justificó su directriz como la respuesta a ‘un proceso de acomodo’ y aseguró que no es diferente a lo que planteó en el diálogo cuando dijo ‘buscaremos aquí las soluciones, pero si las soluciones no son suficientes, yo, como presidente, debo presentar al país el complemento para tener una estabilidad en estas finanzas públicas’.

Desde el Ministerio de Hacienda establecieron que más allá del financiamiento por parte del Fondo el país se enfrenta a una serie de cambios para mejorar las finanzas públicas, esta estrategia incluye una aplicación rigurosa y extrema de la regla fiscal para mejorar la captación de ingresos, un recorte del gasto público y una serie de mejores en los instrumentos de emisión de deuda para disminuir el pago de intereses.

Alvarado confirmó las acciones del Ministerio. “El Fondo Monetario Internacional no es un objetivo en sí mismo; es un mecanismo, es un vehículo. El objetivo es que Costa Rica tenga un —lo que llamarían técnicamente— superávit primario de sus finanzas públicas. Es decir, que no gastemos más de lo que recibimos año con año, sino que tengamos un poco más de ingresos de lo que gastamos. Eso para pagar nuestras deudas, que en cualquier hogar es lo deseable, que recibamos más de lo que gastamos. Ese es el objetivo, porque eso le garantiza al país estabilidad y futuro a la próxima generación”.

Con respecto a la propuesta para el FMI el jerarca aseguró que acudirá con una serie de medidas que les permitan la estabilidad con componentes distintos al menos en tres pilares: reducción del gasto, eliminación de exoneraciones —sectores que no están pagando— e ingresos. Un balance de esos tres componentes.

Por otra parte, los analistas de Moody’s, Fitch Ratings y Standard & Poor’s aseguraron en entrevista con EF que las medidas que surgieron del diálogo nacional son insuficientes para reducir el déficit fiscal y evitar una crisis con impacto macroeconómico en el futuro. Además confirmaron que retomar el plan para negociar un Servicio Ampliado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por hasta $1.750 millones, les daría un golpe de confianza y credibilidad para acceder a más empréstitos con multilaterales y fondeo con bonos de deuda externa (eurobonos).