Por: María Fernanda Cisneros.   22 octubre, 2018
"En el pasado podía ser común que una o más series resultaran desiertas, por que no se ofrecía dinero en estas, pero si en otras, las cuales resultaban con algún monto asignado", afirmó Mauricio Hernández, gerente de Prival Securities. Foto: Rafael Pacheco

El lunes 22 de octubre, el Ministerio de Hacienda acudió al mercado en busca de recursos en colones y dólares. Sin embargo, en esta ocasión, los inversionistas estuvieron ausentes.

Es la primera vez en mucho tiempo que ningún inversionista ofrece recursos a Hacienda, en ninguna de las series ofrecidas.

Históricamente, la nula oferta de recursos por los bonos públicos subastados ha ocurrido en contadas ocasiones. Una de ellas fue en el 2016, recordó Mauricio Arroyo, subtesorero nacional.

A lo largo del 2018, el Gobierno ha realizado varias subastas en las que ha recibido una mínima cantidad de ofertas (dos o tres), por montos menores a ¢100 millones.

Lo usual es que aunque algunas series quedan desiertas, el mercado ofrece dinero en otras a las que sí se les asigna un monto. En esta ocasión, el apetito fue nulo.

Este evento responde a “la incertidumbre en general del mercado financiero entorno a las decisiones políticas sobre la reforma fiscal y un poco también al comportamiento de los mercados internacionales por los cambios en las tasas de interés en dólares”, afirmó Arroyo.

Además, otro evento se asoma a la ventana relacionado con los contratos de colocación que Hacienda espera gestar en lo que resta del año. Esto también pudo haber incidido en la nula oferta a la subasta del 22 de octubre.

El mercado ha estado a la expectativa de cuáles serán las ofertas de los contratos de colocación y las tasas de referencia.

“Consideramos que como el próximo viernes se cierra el periodo para la recepción de ofertas en el contrato de colocación, los inversionistas decidieron guardarse sus recursos a la espera de los resultados de este evento”, explicó Mauricio Hernández, gerente de Prival Securities Puesto de Bolsa.

Hacienda anunció esta subasta desde el jueves 18 de octubre. El hecho relevante indicó que pretendía captar cerca de ¢440.000 millones, en dos series con vencimiento al 2025 y 2028, a una tasa de 10% y 10,72%, respectivamente. Además, subastó unos $1.000 millones, en tres series asignadas en dólares. En este caso los vencimientos eran al 2019, 2023 y 2028, a una tasa de entre 5% y 6,5%

La Tesorería Nacional anunció que seguirá con su agenda de colocación, la cual estipulaba dos operaciones de canje al término de la semana del 22 de octubre.

Arroyo explicó que valorarán si es necesario dar alguna referencia de rendimientos -algo que se ha dejado de ser en las últimas semanas-.

Los canjes saldrán al mercado entre los días jueves y viernes, con vencimientos de títulos del 2018, 2019 y 2020.

Al respecto del contrato de colocación, Hacienda ha recibido múltiples consultas sobre los detalles del cartel. Esto sería un indicio de que sí habrá algún monto negociado, según Hernández.

La oferta mínima debe ser de $200 millones y un plazo mínimo de tres años. En cuanto a la moneda, puede ser en colones o en dólares.

La ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, indicó al diario La Nación en setiembre que esperan obtener no más de $800 millones a través de este instrumento.

*Este artículo fue actualizado, posterior a su publicación, para incluir la posición del Ministerio de Hacienda.