Por: AFP .   23 enero

Las reservas de petróleo en Estados Unidos aumentaron de forma importante luego de cinco semanas de caída, contrariamente a lo esperado por los analistas, y los precios del crudo se replegaron este viernes.

Según el informe semanal de la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA), las reservas comerciales de crudo aumentaron en 4,4 millones de barriles (mb) en la semana que terminó el 15 de enero en relación a la semana anterior. Los analistas esperaban un descenso de 1,675 mb.

Los precios del petróleo bajaron al conocerse este reporte, en un mercado que observa con preocupación las señales de un retorno del coronavirus a China.

El barril de Brent del Mar del Norte para entrega en marzo perdió 1,23% a 55,41 dólares en Londres. Y el barril de WTI para igual mes bajó 1,62%, a $52,27 en Nueva York.

“El número de casos de COVID-19 en China constituye la principal preocupación de los inversores en materia de demanda”, resumió Stephen Innes, analista de Axi.

Pequeños focos aparecieron en el norte del país asiático en las últimas semanas. Pekín registró 19 personas enfermas de coronavirus en siete días, algunas vinculadas a la variante inglesa del virus, más contagiosa.

Fuera de China, "el número elevado de nuevos casos de coronavirus, la lentitud de la vacunación en algunos países y las restricciones de movilidad más severas y largas en Europa pesan en el ánimo de los inversores", dijo Eugen Weinberg, de Commerzbank.

Comportamiento de reservas

Las reservas estadounidenses de petróleo se establecieron en 486,6 millones de barriles. En tanto, las reservas de gasolina bajaron 300.000 barriles, cuando los analistas esperaban una caída de 2,5 mb, y pasaron por debajo de la media de los últimos cinco años (-3%).

Las reservas de productos destilados aumentaron por su parte menos de lo previsto, unos 500.000 barriles, frente a 1,8 mb esperados por los analistas.

Las exportaciones cayeron en 760.000 barriles, a 2,251 mb, mientras las importaciones bajaron 194.000 barriles, a 6,045 mbd.

Este aumento de las reservas comerciales se vio atenuado por la caída de existencias en los reservorios de la terminal de Cushing, Oklahoma, donde se encuentra el petróleo WTI cotizado en Nueva York, destacaron los analistas. La caída es de 4,7 mb, a 52,5 mb.

La producción se mantuvo estable en 11 mbd. Las refinerías funcionaron al 82,5% de sus capacidades, medio punto porcentual por encima de la semana anterior.

La demanda está ligeramente en alza por segunda semana consecutiva: Estados Unidos consumió en total 19,642 mbd, sobre 19,607 la semana anterior.

En cuatro semanas la demanda se ubica en una media de 18,9 mbd, 5,3% por debajo de igual período del año pasado.