Por: Silvia Brenes.   19 diciembre, 2018

Al terminar el año es un buen momento para reflexionar no solo sobre lo que el año nos dejó, sino también sobre qué dejamos a otros. Es decir, cómo impactamos a los que nos rodearon en este año.

Esto es algo que aplica para todos, no importa si se tiene una posición de liderazgo formal o no y es algo que usualmente no nos detenemos a pensar. Nos damos cuenta, cuando al pasar el tiempo, alguien agradece una conversación, un rato compartido, y que muchas veces en ese momento no tuvimos conciencia del impacto que esto generó en el otro.

MATERIAL EL FINANCIERO. 5/9/2018. Tibas, Grupo Nacion. Retrato de Silvia Brenes Rivera. Foto Jeffrey Zamora
MATERIAL EL FINANCIERO. 5/9/2018. Tibas, Grupo Nacion. Retrato de Silvia Brenes Rivera. Foto Jeffrey Zamora

El mundo laboral es un espacio en donde todos los días se tiene la oportunidad de impactar e inspirar a otros. ¿Cómo?

-Cuando usted dedica tiempo a alguien que lo necesita, se valora mucho. Puede ser para escuchar, para conversar, para dar un consejo, este tiempo puede generar una gran diferencia.

-Agradeciendo y reconociendo lo bueno hecho por otros. A veces no tenemos idea lo que esto puede significar y decirlo en voz alta puede ser el mejor premio para alguien.

-Comparta lo que sabe. Esto demuestra confianza en usted y en los otros y los ayuda a crecer. Siempre se recuerda a alguien que nos enseñó algo.

-Decir lo que nadie se atreve. A veces se evitan conversaciones incómodas por temor a la reacción. Sin embargo, dar un feedback asertivo, hacerle saber al otro algo que no está viendo para que sea mejor persona o colaborador puede generar un impacto para toda la vida.

-Haga siempre por los demás lo mejor que pueda. Usted lo sabrá y los demás lo notarán y recordarán siempre.

-Trate con humildad a los demás. Especialmente si está en una posición alta en una empresa tome el tiempo para conversar con personas de diferentes puestos y áreas. Se puede asombrar de todos los temas en común que pueden tener y la huella que usted puede dejar.

Como dice Simon Sinek: “Cuando nos ayudamos a nosotros mismos encontramos la felicidad. Cuando ayudamos a otros, nos encontramos realizados para siempre”.

Piense en el 2018, ¿se siente feliz o realizado?

Silvia Brenes, socia directora de Pura Estrategia