Por: Silvia Brenes.   4 julio

¿Se ha sentido alguna vez en un equipo de trabajo en el que prefiere no decir sus opiniones por temor a ser juzgado? O tal vez no puede ser usted mismo porque no sería aceptado; o el temor a fallar es muy grande porque los errores se castigan muy fuerte.

Bueno, entonces usted ha vivido, lo contrario a la seguridad psicológica. Pero, veamos qué es la seguridad psicológica.

En el 2012, Google realizó un estudio llamado Proyecto Aristóteles por medio del cual querían conocer cuáles factores hacían que los miembros de un equipo fueran más productivos y por ende un equipo con mayor rendimiento. Encontraron que más allá de cualquier otro elemento, la seguridad psicológica es por mucho el ingrediente secreto para un buen equipo de trabajo

En palabras muy sencillas , es un clima caracterizado por la confianza y el respeto entre los miembros del equipo, donde cada persona se siente libre de mostrarse cómo es, pero además siente que puede equivocarse sin temor a ser juzgado, que puede tomar riesgos con su equipo, porque este lo apoyará, no se le avergonzará por cometer un error y además puede decir no lo se y preguntar sin ser visto como ignorante.

Cuando no existe seguridad psicológica, el equipo va más lento, porque no fluye. Es más importante cuidarse la espalda y esperar la reacción de los demás, para no ser mal visto.

Por otra parte, cuando trabajamos en un equipo en que se nos motiva a experimentar, a que fallar es parte del aprendizaje, a no buscar culpables, sino soluciones y se genera la confianza de saberse apoyado, la energía y la dinámica del equipo es maravillosa. Se genera conexión emocional entre los miembros, se respetan las individualidades; es decir, nos mostramos como somos sin temor a tener que aparentar.

Sentirnos seguros psicológicamente nos hace trabajar de forma ágil , pero además a sentirnos respetados por lo que somos y cómo pensamos.

Un ambiente seguro fomenta la inteligencia colectiva, la cual es mucho más que la suma de las inteligencias individuales.

Frecuentemente como consultora, escucho a mis clientes decir que hay que “hacer algo” para mejorar el trabajo en equipo. Ante esto, siempre hago preguntas relacionadas acerca de cómo se está viviendo la seguridad psicológica, porque el trabajo en equipo es el resultado y solamente entendiendo desde dónde este equipo labora podemos cambiar los resultados.

La próxima vez que sienta que un equipo no avanza, pregúntese si hay algún elemento o varios de la seguridad psicológica que no se están viviendo.