Por: Harvard Business School Publishing Corp.   13 marzo

Para guiar a un narcisista, intente ser amable

Trabajar con un narcisista es difícil, pero guiar a uno puede representar un desafío especial. Su instinto de mentor podría hacer que critique al narcisista, que lo ponga en su lugar pero, por lo general, esta conducta hace que una persona egocéntrica se ponga a la defensiva, lo cual puede desencadenar una conducta aun más problemática. En lugar de eso, intente ser más empático: reconozca que a menudo el narcisismo es resultado de la inseguridad, así que esfuércese en transmitir reafirmación y comprensión. Podría decir algo como: “Tenemos suerte de que esté aquí. Debe ser difícil que los demás no valoren sus aportaciones”. Y señale las cualidades problemáticas de su discípulo de forma positiva. Por ejemplo, podría describir la arrogancia y el privilegio como una autoestima inusualmente alta. Al demostrar respeto y aceptación, puede bajar la defensa de la persona y abrir la puerta a un diálogo con significado y a una mayor conciencia de uno mismo.

Adaptado de “How to mentor a Narcissist”, de W. Brad Johnson y David G. Smith.

12/03/2018. Trabajar con un narcisista es difícil, pero guiar a uno puede representar un desafío especial.
12/03/2018. Trabajar con un narcisista es difícil, pero guiar a uno puede representar un desafío especial.

¿Cuál es su trabajo más urgente y relevante?

Todos creemos que tenemos mucho que hacer y que no contamos con el tiempo suficiente para hacerlo. Pero jamás sentirá que avanza si no tiene claras sus prioridades desde el inicio. Comience por evaluar sus prioridades haciendo un inventario de los pendientes: ¿qué tareas son más (o menos) urgentes? ¿Cuáles son las más (o menos) importantes? Este inventario preparará para hacer listas de pendientes más concretas para las tareas que realmente requieren su atención. También ayudará a responder a la pregunta: “¿Cómo estoy aprovechando el tiempo en este momento?”. Concéntrese en las tareas que son urgentes e importantes y deshágase de las que no son ninguna de las dos cosas delegándolas, o simplemente no haciéndolas. Y no olvide las tareas que son importantes pero menos urgentes. Asegúrase de que estas actividades se desplacen hacia arriba en su lista de pendientes o podría no terminarlas jamás.

Adaptado de “Stop Letting Email Control Your Work Day”, de Paul A. Argenti.

Demuestre su compromiso al trabajar desde casa

Cuando es un padre que trabaja, puede ser útil tener la flexibilidad de trabajar a distancia, pero sus colegas en la oficina podrían preguntarse qué tanto trabaja. Para ayudar a que el jefe y sus colegas aprecien su trabajo, de señales pequeñas y claras de su gran compromiso y ética profesional. Por ejemplo, podría enviar correos electrónicos a primera hora del día para demostrar que ya está despierto y trabajando. O de un paso más y haga que sus colegas sepan que leyó sus documentos con atención: “José, gracias por el documento, la información de la página seis será muy útil en nuestro proceso de revisión trimestral”. También puede recibir llamadas muy temprano o muy tarde como un favor para los colegas que están en otro huso horario. Trate de asistir a la oficina de vez en cuando o asista a las juntas especiales siempre que tenga oportunidad. Estas tácticas le ayudarán a demostrar tu disposición y diligencia.

Adaptado de “How to Work from Home When You Have Kids”, de Daisy Wademan Dowling.

Practique la autocompasión durante una crisis laboral

Cuando el trabajo es intenso, es fácil autocastigarse por dejar que las cosas salgan mal en la casa u oficina. Pero hacerlo puede empeorar el estrés. En su lugar, practique la autocompasión:

Acepte que está pasando por un periodo de estrés en el trabajo y sea consciente de sus emociones (no las reprima ni las niegue). Designar lo que siente con una palabra como “presión”, “culpa” o “preocupación” puede activar la corteza prefrontal, que es responsable de las funciones ejecutivas.

Evalúe su lista de pendientes especificando qué necesita hacer cada día y qué puede esperar. No tenga miedo de pedir ayuda, ya sea que solicite cambiar una fecha límite con un colega o hacer que los miembros de su familia ayuden con las tareas del hogar.

Tener compasión de uno mismo contribuye a incrementar la concentración y a superar la crisis con mayor facilidad y paz.

Adaptado de “5 Ways to Focus Your Energy During a Work Crunch”, de Amy Jen Su.

¿De vacaciones? Deje de revisar el correo electrónico

¿Saldrá de vacaciones? Para aprovechar al máximo su tiempo, mantenga el teléfono fuera de tu vista y de su mente. Las investigaciones demuestran que la sola presencia del teléfono nos estresa, aun si no lo estamos utilizando (además, mudar el trabajo de la oficina a la playa no son vacaciones en absoluto). Establezca límites claros en su mensaje “fuera de la oficina”, haciendo del conocimiento a su equipo que no estará disponible ni leerá correos electrónicos durante tu ausencia. Eso podría sonar exagerado, pero si un correo electrónico es importante, pueden renviarlo… y si no, no es urgente que lo lea. Además, mantener tu bandeja de entrada limpia hará que la sensación de “renovación” posvacaciones no quede aplastada por la montaña de correos electrónicos que esperarán en la oficina a su regreso.

Adaptado de “How to Keep Email from Ruining Your Vacation”, de Arianna Huffington.