Por: Alan Saborío.   25 marzo

El gobierno corporativo no es una exigencia para empresas que hacen oferta pública: es un conjunto de prácticas necesarias para todas las organizaciones. Dos recientes encuestas realizadas por Deloitte a 500 empresas en España y Suiza da algunas luces de la relevancia de los distintos componentes que debe considerar un buen gobierno corporativo.

En el caso de la encuesta a miembros de juntas directivas en Suiza, las prioridades de atención para su labor quedaron así: 1. Digitalización, robótica, inteligencia artificial. 2. Eficiencia y optimización de procesos internos. 3. Formulación de nuevas estrategias corporativas. 4. Atención de demandas de los recursos humanos y manejo del talento. 5. Mercadeo y estrategias de venta. 6. Respuestas a la evolución del mercado y a la competencia. 7. Reclutamiento y retención de personal. 8. Transacciones empresariales como adquisiciones, alianzas y fusiones. 9. Cultura organizacional. 10. Cumplimiento (legislación y códigos de conducta).

El estudio de España revela cómo se acogen o adoptan allá prácticas y prioridades como las mencionadas. Una gran mayoría de empresas, el 80%, elaboran un plan estratégico con acciones de corto plazo y objetivos de mediano plazo. El 77% de los consultados tiene un código de ética y conducta, un 60% dispone de políticas para regular los conflictos de interés, un 70% tiene un canal para denuncias externas e internas y un 63% cuenta con un modelo de delegación de autoridad.

Casi el 50% de las empresas españolas consultadas realiza una valoración del impacto de los riesgos, tanto cualitativa como cuantitativamente. En la gran mayoría, 90%, el rol del auditor interno está compartido con otras responsabilidades como control de gestión en el área financiera, control interno, cumplimiento y gestión de riesgos.

En materia de sostenibilidad hay deudas importantes, pues pocas están incluyendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en su propósito o misión. Comparado con el estudio en empresas suizas, también hay deudas en estrategias para la transformación digital. Si se nota una mayor atención a la adopción de mecanismos para gestionar la ciberseguridad pero aún hay pocas acciones sobre prevención de fraude y corrupción.

Estos datos pueden ser de gran valor para las juntas directivas de nuestras empresas. Me atrevo a opinar que nuestros porcentajes y prioridades posiblemente sean bastante distantes a estos.