Por: Roy Campos Retana.   13 mayo

Josh Bersin, consultor de Deloitte, emite un reporte anual de tendencias del talento, referente en el campo de la tecnología y los recursos humanos (RR. HH.). En su informe más reciente, pronostica un futuro muy prometedor para este 2019. Según Bersin, el motor para tal sector ha sido la necesidad de reclutar y ofrecer oportunidades de desarrollo continuo a los colaboradores para alcanzar al futuro del trabajo. Compañías como GE, Visa, IBM y muchas otras están comprando nuevas tecnologías para cambiar el mundo del aprendizaje continuo, el microlearning y lo que se podría llamar la “experiencia televisiva de aprendizaje”.

Luego de unos años de estancamiento, las plataformas de aprendizaje y desarrollo son ahora el segmento con crecimiento más rápido en la industria. Por ejemplo, hace una década, los Learning Management Systems (LMS) fueron el mercado emergente más importante. Los departamentos de RR. HH. los integraron dentro de su proceso de gestión del talento, y los LMS llegaron a rivalizar con otros proveedores importantes de Enterprise Resource Planning (ERP). Esa fue la razón por la que los LMS se centraron, una vez más, en la gestión del desempeño, las evaluaciones e, incluso, en el reclutamiento, a fin de diferenciarse de sus competidores.

Mientras tanto, la industria del aprendizaje, impulsada por la explosión de los teléfonos móviles y la producción de videos de bajo costo, hizo que decrecieran los cursos en línea masivos y abiertos (MOOC por sus siglas en inglés), YouTube y otras plataformas de aprendizaje por videos. En su lugar, aparecieron en el mercado lo que se conoce como “plataformas de experiencia de aprendizaje”, sistemas que integran y permiten que el video y otras formas de contenido se produzcan, gestionen y entreguen en una interfaz de usuario tipo Netflix. Eso explica por qué LinkedIn pagó más de mil millones de dólares por Lynda.com y por qué Oracle ha invertido en el aprendizaje basado en video. Con estos nuevos productos, cada vez más útiles y atractivos, muchos de los LMS tradicionales han sido reducidos a una plataforma de capacitación de back office. Además, los ERP como SAP Jam parecieran incapaces de enfocarse al 100 % en este mercado difícil y veloz.

Bersin pregunta: ¿por qué esta explosión?, ¿realmente su compañía quiere varios videos de 20 minutos o preferiría un sistema que le permita a un vendedor aprender lo que necesita durante cinco minutos al día y seguir publicando sus propios videos y evaluando a sus colegas? En este caso, la AI y el big data serían recursos útiles para facilitarlo. Imaginar el futuro es sencillo: basta pensar en algo como Duolingo, pero que satisfaga todas las necesidades de capacitación y desarrollo. Ese es el presente del aprendizaje corporativo y sucederá este 2019.