Por: Yiwei Fang, Bill Francis y Iftekhar Hasan.   5 mayo

Actualmente los líderes escuchan mucho acerca de la importancia de tener buenas redes de trabajo. Por ejemplo, firmas con CEOs (directores o gerentes) bien conectados pueden obtener financiamiento más económico, y las firmas con presidentes de junta directiva bien conectados tienen un mejor desempeño.

Nuestro estudio, publicado en el Journal of Corporate Finance, descubrió que los CEOs con fuertes conexiones a personas de diferentes habilidades y antecedentes demográficos crean mayor valor para sus firmas. La diversidad de las redes sociales de los líderes es un ingrediente clave en cómo desarrollan a sus compañías.

¿Por qué una red social diversa mejora el valor de las firmas? Una teoría es que le daría a los CEOs acceso a conocimiento diverso, que puede llevar a la disposición a emprender proyectos innovadores.
¿Por qué una red social diversa mejora el valor de las firmas? Una teoría es que le daría a los CEOs acceso a conocimiento diverso, que puede llevar a la disposición a emprender proyectos innovadores.

Usando información de BoardEx, ofrecida por el Center for Corporate Performance, examinamos una muestra de 1.212 CEOs que encabezaron firmas en la lista de S&P 1.500 entre el año 2000 y el 2010. Analizamos la red de cada CEO documentando vínculos escolares, laborales y sociales. Para ser consideradas, las conexiones tenían que ser con directivos de nivel senior o más elevado.

Para medir la diversidad de la red de cada CEO, sumamos seis factores —género, nacionalidad, grados académicos, especialidades, pericia profesional y experiencia laboral global— en un solo índice de diversidad usando “análisis de factor común”, una herramienta estadística que extrae la máxima cantidad de variaciones comunes de los seis distintos componentes. Medimos el valor de las firmas de los CEO usando el Tobin’s Q, la proporción entre el valor de mercado y el valor contable de los activos.

Para estimar el efecto de la red social de un CEO en el valor de su firma, usamos modelos ordinarios de regresión de mínimos cuadrados, para controlar variables que pueden cambiar el valor de las firmas, como el tamaño, rentabilidad, intensidad de inversión y gobernanza corporativa.

Nuestros resultados mostraron que un CEO diversamente conectado mejoró el Tobin’s Q por 0,017, en comparación con un CEO promedio, mientras que un CEO que estaba menos conectado experimentó un Tobin’s Q 0,025 menor que el CEO promedio. Para traducir la magnitud económica de esto: un incremento del 0,017 en valor de la firma equivale a un aumento de $81 millones en capitalización de mercado para una firma de tamaño medio en nuestra muestra del S&P 1.500. Considerando que el pago medio a los CEO en las firmas del S&P 1.500 fue de aproximadamente $5 millones durante el periodo analizado, un CEO con red diversa generó un incremento del valor de mercado aproximadamente 16 veces mayor que su salario.

También realizamos un análisis de estudio de evento, para examinar si el mercado era más favorable a los CEOs nuevos y diversamente conectados, que a sus predecesores. Los hallazgos revelaron que las firmas cuyo nuevo CEO tenía una red más diversa que su predecesor experimentaron reacciones significativas y positivas de corto plazo en el mercado de valores. En contraste, firmas cuyo nuevo CEO tenía una red menos diversa que su predecesor experimentaron réditos sobre acciones significativamente menores.

Tuvimos que enfrentar algunos desafíos al interpretar nuestros resultados. Por ejemplo, quizá el efecto que encontramos estaba siendo impulsado por el tamaño de la red del CEO, y no su diversidad. Para descartarlo, tomamos en cuenta el tamaño la red a lo largo de todos los exámenes. Otra preocupación potencial fue la causalidad reversa, quizá las firmas de mejor desempeño le permiten a los CEOs expandir sus redes a un grupo mayor y más diverso de personas. Para atenderlo, usamos variables instrumentales para capturar la diversidad genética de los países de origen y la diversidad demográfica de las instituciones universitarias de los CEOs. Consideramos que estas dos variables son buenos proyectores de la diversidad en la red de un CEO, pues reflejan las profundas características sociales, culturales, psicológicas e institucionales que podrían formar la mentalidad del CEO hacia la diversidad –y que no serían influenciadas por las características de la firma–. Usando estas dos variables para medir la diversidad de la red, observamos los mismos resultados: una mayor diversidad en la red del CEO se asoció con un mayor valor para la firma.

Más valor

¿Por qué una red social diversa mejora el valor de las firmas? Una teoría es que le daría a los CEOs acceso a conocimiento diverso, que puede llevar a la disposición a emprender proyectos innovadores. Si este es el caso, esperaríamos que la firma demostrara mayor innovación. Efectivamente encontramos fuerte evidencia de que las firmas cuyos CEOs tienen conexiones diversas tendieron a contar con patentes de mayor calidad.

La segunda hipótesis que consideramos es que los vínculos sociales heterogéneos incrementarían la habilidad del CEO para obtener una red de contactos extranjeros e identificar oportunidades de negocio en otros países. En ese caso, esperaríamos que los CEOs diversamente conectados fueran exitosos al ejecutar fusiones y adquisiciones internacionales. Para probarlo, examinamos las reacciones de mercado ante el anuncio de fusiones. Encontramos que el nivel de diversidad de la red del CEO adquiriente estaba positivamente asociada con las reacciones en el mercado de valores cuando este tomaba el control de una compañía en una industria o país diferente.

Los CEOs de la actualidad requieren un extenso conocimiento para responder a la creciente presión competitiva. Nuestros hallazgos sugieren que entre más diversas sean las redes sociales del CEO, mayores serán las oportunidades de crecimiento para la firma. Nuestros resultados deberían alentar a los accionistas a considerar cómo las redes sociales diversas en la alta gerencia y la junta directiva pueden añadir valor a la firma, considerando el cambiante rostro de la fuerza laboral y la creciente competencia global.

Aunque este estudio brinda razones para formar vínculos sociales heterogéneos, los CEOs no deberían maximizar la diversidad de su red social sin considerar los costos. Por ejemplo, los conflictos provocados por diversidad entre grupos también podrían afectar negativamente el desempeño. Los CEOs con vínculos sociales diversos también podrían distraerse de actuar en el mejor interés de los accionistas.

La conclusión: En promedio, los beneficios de una red social diversa superan a los costos.

Yiwei Fang es profesor asistente de finanzas en la Stuart School of Business del Illinois Institute of Technology.

Bill Francis es el distinguido profesor de finanzas de la cátedra Warren H. and Pauline U. Bruggeman en la Lally School of Business del Rensselaer Polytechnic Institute.

Iftekhar Hasan ocupa la cátedra E. Gerald Corrigan en negocios internacionales y finanzas de la Gabelli School of Business en Fordham University.