Por: Nicole Pérez.   18 febrero
Biomerics emplea actualmente a 175 personas en sus instalaciones de 4.600 metros cuadrados. Su planta actual ya efectúa procesos de extrusión, procesamiento láser, ensamblaje de alto volumen y empaque. Fotografía con fines ilustrativos. Cortesía Cinde.
Biomerics emplea actualmente a 175 personas en sus instalaciones de 4.600 metros cuadrados. Su planta actual ya efectúa procesos de extrusión, procesamiento láser, ensamblaje de alto volumen y empaque. Fotografía con fines ilustrativos. Cortesía Cinde.

Biomerics, fabricante por contrato de dispositivos médicos, anunció que duplicará su planta de manufactura en Costa Rica, al expandir sus operaciones en la Zona Franca Zeta en Cartago.

La expansión incluye la construcción de una nueva planta adyacente a las operaciones actuales de la compañía, la cual le permitirá brindar soluciones de extrusión, moldeo por inyección, procesamiento de micrometales y proceso de ensamblaje en cuartos limpios.

Asimismo, la nueva operación respalda los programas de transferencia activa con clientes estratégicos y se espera que duplique su número de empleados en los próximos tres años.

“Esta expansión está en línea con nuestra visión de ser el fabricante líder por contrato. Nuestros clientes nos han requerido tener una operación integrada verticalmente en Costa Rica para proporcionar rentabilidad de alto volumen en sus negocios”, afirmó Travis Sessions, director ejecutivo de Biomerics.

Las nuevas instalaciones tendrán una dimensión de 10.200 metros cuadrados, la cual también incluirá laboratorios de ingeniería, laboratorios de inspección de calidad, fabricación en ambientes controlados, espacio para oficinas, cuartos limpios de clase 7, instalaciones de empaque y almacén.

Según indicó Andrés Valenciano, ministro de Comercio Exterior, actualmente los dispositivos médicos son el principal producto de exportación de Costa Rica. Representaron el 32% de las exportaciones de bienes del país, en 2019.

Biomerics emplea actualmente a 175 personas en sus instalaciones de 4.600 metros cuadrados. Su planta actual ya efectúa procesos de extrusión, procesamiento láser, ensamblaje de alto volumen y empaque. Fuente: Cinde y Biomerics.

Por su parte, Jorge Sequeira, director General de Cinde, comentó que la resiliencia mostrada por el sector de ciencias de la vida en Costa Rica ha posicionado al país como el destino ideal para el new nearshoring.

“Precisamente, la inversión de Biomerics permitirá una mayor integración vertical de su negocio y facilitará a muchos fabricantes originales de equipos médicos (OEM, por sus siglas en inglés) tener más cerca su cadena de abastecimiento”, dijo Sequeira.

Este sector generó un total de 38.248 empleos formales al cierre del 2020 y se espera que la tendencia siga en crecimiento para el 2021.

Además, se prevé que la construcción se complete para el cuarto trimestre de este año, momento en el que se efectuaría la inauguración oficial de la nueva planta.

La empresa anunciará próximamente los canales de reclutamiento, en los cuales las personas interesadas podrán aplicar a alguna de las nuevas posiciones que requerirán para su nueva locación.

Más operaciones en Costa Rica

En diciembre de 2020, la compañía global de dispositivos médicos Nevro anunció que establecería una planta de operaciones en Costa Rica, con una inversión aproximada de $21 millones y a la búsqueda de candidatos con perfiles operativos y administrativos.

La construcción de la nueva planta de fabricación en la Zona Franca Coyol, inició en el 2020 y se espera que termine en el 2023. Además, abarcará un área de 3000 metros cuadrados.

Nervro brinda soluciones basadas en información para el tratamiento del dolor crónico.

“Nevro establecerá la manufactura interna de su cartera de productos futuros a fin de garantizar que tengamos la estructura de costos más eficiente y flexible, a la vez que mantenemos el más alto nivel de control de calidad”, expresó Keith Grossman, director ejecutivo y presidente de Nevro.

Carlos Wong, director general de Zona Franca Coyol, aseguró que la llegada de nuevas empresas es un buen síntoma de la economía nacional.