Por: Cristina Fallas Villalobos.   20 diciembre, 2019

De la familia de origen asiático Yan, los nuevos pretendientes del Grupo Empresarial de Supermercados (Gessa), se sabe poco; sin embargo, tras su anuncio despiertan altas expectativas sobre lo que pueden hacer en este nicho del mercado.

El grupo familiar es liderado por Kinling Yan y tienen más de 50 años en el país, tiempo en el que se han dedicado a exportar maderas y frutas e importar productos en general. Más allá de esto, no se tiene conocimiento.

Los comerciantes asiáticos acapararon una porción significativa del canal tradicional en Costa Rica y ahora se espera que hagan lo mismo en el canal moderno. Fotografía: Shutterstock para EF.
Los comerciantes asiáticos acapararon una porción significativa del canal tradicional en Costa Rica y ahora se espera que hagan lo mismo en el canal moderno. Fotografía: Shutterstock para EF.

No obstante, sobre cómo operan los comercios asiáticos en Costa Rica parece que hay un poco más de claridad, con lo que se puede deducir que la incursión de los Yan en el negocio de supermercados generaría un mayor movimiento de los esperados.

La presencia de comerciantes provenientes de Asia tomó más fuerza en el territorio nacional durante los últimos 20 años por medio de la construcción de establecimientos o a través de la compra de pulperías o minisúper que estaban en manos de nacionales.

“Se presentó una explosión demográfica importante, sobre todo porque llegan y compran prácticamente de contado. Tienen un poder de capital importante, entonces compran activos pulperos... de pronto, pulperos que ven la transacción como una opción de retiro”, mencionó Guillermo Varela, director ejecutivo de GS1 Costa Rica.

Una de las fortalezas que tienen estos negocios es que, aunque parece que operan de forma independiente, en la mayoría de los casos no es así, ya que existen “asociaciones silenciosas” con lo que pueden competir en costos, tecnología y capital de trabajo.

“Existen grupos de compra entre sus colegas, así como acceso a créditos organizados y promovidos entre sus allegados (…). Hay una relación solidaria que se maneja entre sus comercios para crear alianzas y trabajo en equipo más allá de competencia”, dijo David Villalobos, líder de desarrollo de producto de Fundes.

Otro aspecto por resaltar dentro de su estrategia es la selección de ubicaciones debido a que están en zonas de fácil acceso y tránsito constante que les permite posicionarse como una solución instantánea para la compra de productos de primera necesidad.

También destaca la oferta que ofrecen estos comercios, ya que apuestan por contar con artículos diferenciados en ferretería, escolares, decoración y juguetes, muchos de ellos de marcas que no son conocidas localmente, pero que son de bajo costo.

Justamente Manuel Zúñiga, consultor empresarial y quien ocupó diversos cargos en la Corporación de Supermercados Unidos (CSU) y Walmart, considera que esa variedad en la oferta puede resultar una herramienta que lastime a cadenas como Maxi Palí o Palí.

Recordemos que al develarse el acuerdo de compra con Gessa, uno de los pocos aspectos que reveló la familia Yan –a través de la firma asesora financiera Grant Thorton– fue que es de esperarse que se hagan importantes cambios, con productos nuevos, en combinación de mercadería y algunas reestructuraciones físicas.

Con Zúñiga coincidió Adrián Mora, consultor de cadena de suministro y exgerente de logística de Peri, quien indicó que la expectativa es que ganen protagonismo terceras marcas que serán importadas de oriente, las cuales generarán presión en el mercado mediante el precio.

“El mercado sí va a reaccionar (…), principalmente una reacción de Walmart porque su promesa será siempre vender al precio más bajo”, agregó Mora.

Costa Rica no sería el único país en el que Walmart y otras cadenas de supermercados, pierden consumidores ante los comerciantes asiáticos, ya que en países como Argentina, las tiendas lideradas por asiáticos tienen un amplio dominio del mercado.

Javier del Campo, consultor empresarial y quien fue director de mercadeo de CSU, explicó que en el país suramericano los comercios asiáticos están muy organizados al punto de que comparten centros de distribución, realizan compras en conjunto y hasta poseen tarjetas de crédito.

“Costa Rica es un país caro con estructuras de costo altas, entonces si los asiáticos se organizan bien, pueden llegar a tener un volumen de negociación con los proveedores que pueden resultar una amenaza para el resto de competidores”, dijo del Campo.

EF consultó a los representantes de Walmart en Costa Rica para la elaboración de este reportaje; empero, indicaron que no opinan sobre los temas de sus competidores.

Una de las cadenas que sí se refirió fue Megasuper, que considera que los comercios asiáticos son un competidor más en un mercado “ya de por si altamente competitivo” y que han logrado captar la atención de un segmento de la población que prioriza el precio versus otras características.

Otros actores del mercado van más allá al opinar sobre estos comerciantes. Por ejemplo, Juan Pablo González, gerente comercial de Compre Bien (cadena de supermercados), considera que este tipo de negocios promueven una competencia desleal y cuestionó varias de sus prácticas.

Presencia asiática en Costa Rica

Fundes realizó un levantamiento de información en el 2018 en el que incluyó a 10.031 puntos de venta del canal tradicional (farmacias, kioskos, pulperías, panaderías, supermercados). De esa cantidad el 9,58% era propiedad de personas de origen oriental; es decir, 961 establecimientos.

Al detallar la información sobre los negocios en manos de asiáticos, se evidencia que los minisúper o abastecedores son los más frecuentes son un 48,1%, seguido por los supermercados independientes con un 33% y el porcentaje restante se distribuye entre panaderías, pulperías y otros.

Aunado a esto, muestra que en San José se concentra la mayor cantidad de puntos de venta (391), seguido de Alajuela (207), Cartago (127) y Heredia (109).

El perfil de los propietarios de esos establecimientos se caracteriza por ser una población joven, pues la edad media en el país de 39 años en general, en el caso de los hombres corresponde a 40 y las mujeres 38 aproximadamente.

Mientras que, estos establecimientos representan una fuente importante de empleo en el país, pues alrededor de 2.900 personas laboraban en estos comercios al momento de hacerse la recolección de información. De ese total, 1.634 eran hombres y 1.219 eran mujeres.

Respecto a las ventas, en promedio en Costa Rica, esos establecimientos vendían alrededor de los ȼ190.000 diarios. Destaca que los supermercados en Guanacaste eran los que más ventas promedio diarias registraban, seguidos por los de Puntarenas.

EF intentó conocer a profundidad los planes de la familia Yan en caso de que se concrete la compra de las cadenas de supermercados de Gessa; pero, Grant Thornton indicó que están a la espera del visto bueno de la transacción para brindar más declaraciones a los medios de comunicación.

La compra

El Grupo Empresarial de Supermercados (Gessa) logró un acuerdo de venta de las cadenas de supermercados Peri, Súper Compro y Saretto, con una familia de origen asiático de apellido Yan.

Esta transacción debe ser autorizada por la Comisión para Promover la Competencia (Coprocom), la cual desde el 11 de diciembre tiene 15 días hábiles para verificar el cumplimiento de los requisitos formales y en caso de que la información esté incompleta o que requiera aclaración se le prevendrá a las partes.

Fuente: Coprocom.