Negocios

Costo de lo alimentos aún no refleja las presiones existentes sobre los precios

Restaurantes reconocen impacto en los valores que pagan a sus proveedores, pero intentan contener los los incrementos

El costo de los alimentos y específicamente la división de alimentos y bebidas no alcohólicas del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), mostró una variación interanual del -4,6%, al comparar octubre 2020 con octubre 2021.

Pese a que la cifra es hacia la baja, existen algunos factores coyunturales que ponen en riesgo la estabilidad de los precios, por ejemplo la denominada crisis de los contenedores, que tuvo su origen con el fuerte golpe económico y logístico provocado por la situación sanitaria. Así como el tipo de cambio y el incremento en el valor de las materias primas.

Esto ha impactado directamente la cadena de producción del sector de consumo en Costa Rica, como los restaurantes y empresas de alimentos.

Por ejemplo, el aceite aumentó un 42% en ese mismo periodo, al igual que los frijoles, el arroz y ciertas proteínas como la chuleta de cerdo, la carne molida de res y los huevos.

Por otra parte, la categoría de comidas y bebidas fuera del hogar también se colocó a la baja con una cifra de 5,8%. Esto podría intepretarse en un menor consumo en los restaurantes, sodas o bares por parte de la población, en la época de pandemia.

Incluso, el ítem de comidas rápidas fue el que presentó una mayor reducción, ubicándose en -7,5% interanual.

El casado, es otro de los artículos de la categoría de comidas y bebidas fuera del hogar del IPC, que tuvo una disminución del 4,5% sobre su valor en el mercado.

“En nuestro caso, hemos notado esto (incremento en el precio) en su mayor parte en lo que son proteínas. Debido a la disminución de importaciones cuyos precios son más cómodos, nos hemos visto obligados a adquirir nuestros productos en el mercado nacional que por lo general, maneja precios mucho más elevados debido a la poca oferta en comparación con las empresas importadoras”, afirmaron Luis Alvarado y Geovanny Cambronero, fundadores de BAO.

Por su parte, Rodrigo Apéstegui, propietario del restaurante típico La Granja y Carlos Gómez, gerente general de Dukes Texan BBQ, indicaron que han tratado de mantener sus precios, puesto que la situación no permite que los clientes puedan pagar los incrementos y necesitan “atraer a las personas”.

EF realizó una selección de diversos artículos de la categoría de alimentos del IPC que aumentaron o disminuyeron su valor, al hacer la comparación de octubre 2020 con octubre 2021.

El aceite se colocó al inició de la lista de los productos que más crecieron, con una cifra elevada en comparación a los demás productos del 42% interanual. Seguido, se encuentra la papaya con un valor del 20%.

Las proteínas como la chuleta de cerdo, la carne molida de res, y el muslo de pollo se colocaron por encima del 11%. Y los granos básicos como los frijoles y el arroz tuvieron un incremento del 10,8% y 8,5%, respectivamente.

El director ejecutivo de Conarroz, Fernando Araya, había argumentado —en un comunicado de prensa emitido por la entidad— que el costo del arroz no ha impactado de forma significativa sobre la inflación anual acumulada, gracias a la fijación de precios que mantiene el Gobierno.

Sin embargo, Conarroz solicitó con “urgencia” la revisión del precio al Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC), ya que “retrasar la revisión de los modelos y el posible incremento en el precio del grano, pone en peligro no solo la actividad agrícola en 26 cantones, sino también la seguridad alimentaria del país”, afirmó Araya.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) también advirtió sobre la problemática y señaló que actualmente se presentan atrasos con la llegada de productos como la soya, el maíz, y otras materias primas y como consecuencia esto podría repercutir en el precio de los consumidores.

Por su parte, Mauricio Corrales, director de operaciones de Frijoles Don Pedro, precisó que el valor del frijol no está ajeno a la problemática del aumento en las materias primas que se vive en el resto del mundo y resaltó que ha sido difícil sostener el precio con las afectaciones del tipo de cambio y el costo de los fletes.

“Estas materias primas con precios importantes ya han estado llegando y seguirán al alza en los siguientes meses. El país tiene inventarios, a tal punto que la declaratoria de desabasto del gobierno este año fue pequeña. Sin embargo, más allá de una escasez, los precios empezaron a aumentar de forma considerable desde inicios de este trimestre y se prevé que estarán al alza o bien que no disminuirán hasta mediados del 2022, momento donde se podría esperar una condición más estable con la salida de nuevas cosechas” expresó Corrales.

En el otro panorama, de los artículos seleccionados que han presentado variaciones a la baja en ese mismo periodo, se encuentran en los primeros cinco lugares la cebolla (222%), el tomate (168,2%), el chile dulce (69%), la papa (42,7%) y el aguacate (28,9%).

Asimismo, el plátano, el atún y la leche disminuyeron su precio en el mercado, de octubre 2020 a octubre 2021.

Los restaurantes consultados por EF manifestaron que ha existido un aumento general en todos los insumos, sin embargo las proteínas como la carne y el pollo representan su costo principal.

La explicación de este incremento es debido a la incapacidad actual de importar productos consecuencia de la crisis sanitaria, que derivó también la crisis actual de los contenedores y el elevado costo de los fletes marítimos.

Asimismo, el arroz, los frijoles, la leche y algunas bebidas como el café, son otros artículos que se encuentran con su valor al alza y que impactan directamente a los restauranteros.

Pese a esto, la mayoría ha decidido mantener sus precios y asumir los costos que esto implica, para evitar afectar al consumidor final y también para seguir en competencia.

Apéstegui precisó que los precios los han mantenido por más de tres años —a pesar del aumento en las materias primas—, pues indicó que “la situación no permite que los clientes puedan pagar aumentos”.

“Los restaurantes no hemos subido precios para poder atraer a los clientes, el incremento se debe al desabastecimiento mundial de productos provocado por las restricciones de la pandemia por la COVID-19″, expresó Gómez de Dukes Texan BBQ.

Sin embargo, otros empresarios han tenido que verse obligados a cambiar su oferta y ajustar su valor.

BAO, en mayo de 2021, tomó la decisión de subir sus precios aproximadamente en un 10%, esto porque hicieron el lanzamiento de un nuevo menú con ingredientes de “mayor calidad” y por ende un mayor costo en la materia prima.

Asimismo, Wendy Moreno, gerente de Mercadeo de El Novillo Alegre, indicó que la pandemia trajo un incremento en el precio de las carnes en Estados Unidos, ya que se rompieron procesos de abastecimiento creando un vacío en la oferta, y con las aperturas graduales en los comercios, aumentó la demanda.

“El Novillo Alegre ha tratado de mantener los precios durante meses de los cortes importados, hoy nos vemos obligados a hacer un ajuste, esperando se normalice la situación”, expresó Moreno.

En el caso de las comidas rápidas, Wendy Madriz, supervisora de comunicaciones de Arcos Dorados Costa Rica, firma que opera la franquicia McDonald’s, expresó que la esencia de su oferta de valor radica en que todo se ajusta a todos los presupuestos.

Esto les ha permitido mantener la composición de los productos que se encuentran en el menú, y así evitar sacrificar la cantidad, el tamaño o el producto. Otra ventaja, es que el 60% de sus proveedores son nacionales.

“En el tema de precios, nosotros hacemos ajustes según las circunstancias del mercado en el que operamos”, dijo Madriz.

Por su parte, el departamento de comunicación de KFC, precisó que los productos que actualmente implican un mayor costo para el restaurante son el pollo y las bebidas, es decir, los “pilares” de su menú.

Y la afectación se debe directamente al aumento en el costo de los insumos, debido a que la gran mayoría se importa.

“También, el incremento en el valor del dólar, la electricidad, el gas, el agua y la renta son factores que han afectado el negocio”, indicó el departamento por correo electrónico.

Nicole Pérez

Nicole Pérez

Periodista de El Financiero y excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.