Por: Jéssica I. Montero Soto.   16 abril
La empresa costarricense ITEK, ubicada en Zona Franca La Lima, representa uno de los componentes claves del ecosistema de dispositivos médicos que ha desarrollado el país: la capacidad local para proveer servicios y procesos apegados a los estándares de la industria. Fotografía: Cortesía de ITEK
La empresa costarricense ITEK, ubicada en Zona Franca La Lima, representa uno de los componentes claves del ecosistema de dispositivos médicos que ha desarrollado el país: la capacidad local para proveer servicios y procesos apegados a los estándares de la industria. Fotografía: Cortesía de ITEK

En enero y febrero de 2021 los resultados de las empresas de equipo de precisión y médico hecho en Costa Rica aparecen como inmunes a los efectos negativos de la pandemia, mientras gran parte de la economía sufre. La variación interanual de exportaciones del sector en enero dejó un crecimiento de 42% y la de febrero otro de 23%, con las prótesis de uso médico, los equipos específicos (como los de control de flujo para medicamentos) y las agujas y catéteres al frente.

En total, la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer) registró un valor adicional de $102 millones en enero y $138 millones en febrero por exportaciones de estos equipos, en comparación con los mismos meses de 2020.

Sin embargo, en un principio el sector sí experimentó las consecuencias de los cambios en el consumo que ha provocado la coyuntura de medidas sanitarias, al menos en algunos giros de negocio.

Pedro Beirute Prada, gerente general de Procomer, explicó que durante el 2020 las exportaciones de dispositivos médicos presentaron un crecimiento del 8% (+$300 millones), en estos productos y en particular los dedicados a procedimientos no electivos (es decir, los relacionados con emergencias o atención impostergable), accesorios para dispositivos médicos y equipos de infusión y transfusión de sueros.

“Otros productos de este sector, como las prótesis de uso médico y los lentes de contacto, tuvieron una contracción de sus exportaciones debido a que están asociados a procedimientos médicos electivos, que durante la pandemia se ralentizaron o fueron suspendidos, lo cual implicó una caída en la demanda internacional”, relató Beirute.

Así como lo refleja el comportamiento de las prótesis, la forma de cluster o conglomerado de empresas le ha permitido al sector de ciencias de la vida, y al de dispositivos médicos, recuperar los ritmos de crecimiento de dos dígitos desde octubre 2020, debido a que en muchos casos el país ya tiene la capacidad para cubrir por completo la cadena de suministro de sus procesos productivos. Así, las empresas sortearon los retos logísticos y de abastecimiento ligados a los cierres de fronteras, ajustaron sus procesos y respondieron al aumento en la demanda específica o generaron nuevas oportunidades.

Esta capacidad de mostrar flexibilidad y resiliencia al mundo permite pensar en una diversificación aún mayor del segmento que lidera las exportaciones de Costa Rica desde 2018.

Composición
Así se distribuyen las exportaciones de dispositivos médicos por nivel de sofisticación.
43,2% Desechables
28,3% Instrumentos médicos y quirúrgicos
23% Dispositivos terapeúticos
5,5% Equipos de diagnóstico
Fuente: Cinde con datos de Procomer y Duke University Trade Classification, para 2019
¿Qué se hace en el país?

La Agencia de Promoción de Inversiones de Costa Rica (Cinde) registra 88 empresas activas en el cluster de ciencias de la vida, divididas en tres subsectores: Biotecnología (Biotech), Farmacéutica (Pharma) y Dispositivos médicos (Medtech). (Vea: Especialización).

Pilar Madrigal, directora de Clima de Inversión de Cinde, resaltó que el país es reconocido como un destino estratégico y resiliente donde actualmente se producen y exportan productos relacionados a la salud femenina, la parte respiratoria, dispositivos dentales, para cirugía, ostomía, radiología, cardiovascular, ortopedia, neuro-endovascular, entre otros.

“Existe un robusto ecosistema de empresas fabricantes de dispositivos médicos originales, así como extensa base de suplidores médicos que hacen más eficiente las cadenas de producción”, enfatizó Madrigal.

Dentro de cada subsector, las compañías responden a tres giros de negocio: pueden ser fabricantes originales, contratistas de manufactura o suplidores/proveedores. Y si bien al principio la relación de la demanda fue lineal (comenzaba únicamente en los fabricantes) hoy el tejido es más profundo, algunos productores también son proveedores para otras empresas del sector, los contratistas pueden suplirse entre ellos y los suplidores abarcan diversos niveles de sofisticación.

Beirute comentó que la actividad de las empresas de dispositivos médicos en Costa Rica inició con procesos de ensamble de partes; y a medida que llegaban nuevas empresas al país, se sofisticaron tanto los productos como los procesos. (Vea: Hecho en Costa Rica)

Este es un detalle de las áreas en las que se desempeñan las empresas de este sector que tienen operaciones en Costa Rica:

  • Estética: Implantes de seno
  • Cardiovascular: Catéteres, stents, válvulas de corazón biológicas, catéteres para cirugías cardiovasculares y pulmonares, máscaras de apneas, medias de compresión, aparatos de diálisis.
  • Dental: Implantes dentales, diseño de alineadores dentales, plataforma de software para dentistas y cirugías dentales.
  • Endoscopía: Catéteres, introductores, stents y dispositivos para endoscopía, bombas gástricas para tratamiento y cirugía bariátrica.
  • Equipo de protección médica: Material de tapicería para muebles de hospital.
  • Sistemas de administración de medicamentos: Sets de administración intravenosa, bombas de infusión, dispositivos de la línea enteral.
  • Neuroendovascular: Bobinas y microdispositivos para procedimientos neurovasculares.
  • Neuromodulación: Diseño, prototipos, pruebas de dispositivos, mejoramiento de productos.
  • Ópticos: Lentes de contacto, marcos de anteojos.
  • Ortopedia: medicina deportiva. Dispositivos ortopédicos, diseño 3D de implantes y accesorios ortopédicos, componentes metálicos para implantes de columna.
  • Ostomía: Bolsas de ostomía.
  • Radiología: Sets de radiología, dispositivos de contraste.
  • Suplidores: Maquinaria y herramientas (EDM, CNC, Swiss, Laser welding, grinding, stamping), extrusión y empaque. Bandejas, moldes y su reparación, recubrimientos de parylene, suministros para cuartos estériles. Cables, materias primas. Componentes electrónicos. Servicios de lavandería. Componentes de silicona. Servicios de recubrimiento de teflón, distribución de químicos, metrología y calibración.
ITEK se dedica a los servicios de alojamiento operacional (shelter operations) de procesos y productos de terceros. Entre los clientes de ITEK están los proveedores extranjeros de empresas establecidas en el país del sector de dispositivos médicos o manufactura avanzada y pequeños productores OEM (Original Equipment Manufacturer) de estos sectores. Fotografía: Cortesía de ITEK
ITEK se dedica a los servicios de alojamiento operacional (shelter operations) de procesos y productos de terceros. Entre los clientes de ITEK están los proveedores extranjeros de empresas establecidas en el país del sector de dispositivos médicos o manufactura avanzada y pequeños productores OEM (Original Equipment Manufacturer) de estos sectores. Fotografía: Cortesía de ITEK

La consultora independiente en atracción de Inversión Extranjera Directa (IED), Lucía Gross Martínez, explicó que además la industria requiere procesos especializados en plásticos y silicón, metales y otros específicos, como esterilización, o pruebas de calidad. La fortaleza del cluster es la que da capacidad al país para cubrir esas necesidades.

“En el sector de dispositivos médicos de las empresas instaladas en Costa Rica, los procesos han evolucionado del ensamble y la manufactura, hacia los servicios compartidos, distribución, comercialización, ingeniería y desarrollo de nuevas líneas de producción. Además, se manufacturan dispositivos que cubren prácticamente todo el cuerpo humano para responder a las diferentes enfermedades, su diagnóstico, terapia y recuperación, entre otros”, puntualizó Gross.

La consultora participó en un taller informativo de Coyol Free Zone, donde se reúnen 31 de las empresas del sector, siete de las cuales están dentro del top 30 del mundo en dispositivos médicos. Carlos Wong, gerente general de ese parque industrial, afirmó que cada año se generan entre 1.500 y 2.000 nuevos puestos de trabajo en sus instalaciones, y que el 80% corresponde a operarios.

Ahí se ubica, por ejemplo, la firma costarricense Establishment Labs, que desde aquí suple sus operaciones globales de venta de implantes mamarios y tecnología para la salud femenina. También alberga a Abbott, que opera en las categorías de fabricación de equipo original (cardiovascular y vascular) o a Resonetics, en la división de proveedores (micro manufactura), por ejemplo.

Otro caso es el de Zona Franca La Lima, en Cartago, cuya apertura en marzo de 2019 llevaba un claro objetivo de albergar parte del clúster.

Carolina Umaña, gerente comercial Zona Franca La Lima afirmó que en su operación son 9 de cada 10 empleos los que corresponden a este clúster.

“La razón es sin duda la capacidad de respuesta que tenemos ante la demanda de recurso humano altamente calificado, la disponibilidad de un parque empresarial de primer mundo, con infraestructura que cumple con los más estrictos estándares de calidad para la instalación de empresas multinacionales”, enfatizó Umaña.

Impacto económico y social. El sector de dispositivos médicos pasó de generar 1.500 empleos y $288 millones en el año 2000 a más de 38.000 empleos en el 2020 y una factura exportadora de $3.800 millones. Fuente: Lucía Gross, consultora

En esa ubicación están firmas como Edwards Lifesciences (fabricante de dispositivos cardiovasculares y vasculares), Heraeus Medical Components (proveedor de ensamblajes y subensamblajes) o ITEK, una firma costarricenses que se dedica al alojamiento operacional (shelter operations) de procesos y productos de terceros.

Bernal Rodríguez, CEO de Itek relató que la compañía nació como concepto a inicios de 2016 y comenzó a operar en 2017. Su objetivo era demostrar que la empresa nacional es capaz de alcanzar los niveles de desempeño y calidad que estas industrias requieren.

“ITEK fue concebida y estructurada desde su concepción para alcanzar esos estándares. No ha sido un proceso sencillo y ha requerido de mucho trabajo y esfuerzo, pero ha resultado muy exitoso. Los clientes satisfechos y las referencias a nuevos clientes nos han permitido sortear la pandemia sin ningún impacto”, afirmó Rodríguez.

Las empresas del sector de dispositivos médicos reciben inspecciones de diferentes agencias de salud, según los mercados en los que se consume el producto final. Fotografía: Cortesía de ITEK
Las empresas del sector de dispositivos médicos reciben inspecciones de diferentes agencias de salud, según los mercados en los que se consume el producto final. Fotografía: Cortesía de ITEK
Más valor

Además, las operaciones de las empresas establecidas en el país durante varios años adquieren niveles altos de complejidad: incluyen una o varias categorías más allá de la fabricación y en algunos casos, tienen en el país departamentos clave de valor agregado, como ingeniería, diseño o inteligencia de negocios.

El ministro de Comercio Exterior, Andrés Valenciano Yamuni, afirmó que Costa Rica debe continuar apostándole a la atracción de este tipo de inversiones, para aprovechar el dinamismo y las oportunidades económicas y sociales que da el sector.

“La estrategia se ha basado en una coordinación continua y constante con diferentes actores como el INA, con quien las empresas trabajan para procurar la atención de sus necesidades de formación y entrenamiento. Esto está llevando a una convergencia de tecnologías, que evidencia oportunidades de clara sinergia entre empresas de TI y ciencias de la vida que como país podemos capitalizar. La medicina digital, telemedicina, análisis de datos de pacientes, y los dispositivos interconectados son, entre otros, ejemplos de este universo de posibilidades por explorar”, proyecto el Ministro.

Para Pedro Beirute, el buen desempeño de Costa Rica la incorporación de nuevas líneas de producción en el sector de dispositivos médicos, cada vez más sofisticadas, también permite la incorporación de más empresas costarricenses en las cadenas de valor de este sector.

“En el contexto de la pandemia, Costa Rica ha demostrado ser un país con una plataforma comercial estable para operar, y esto ha sido un estímulo para la atracción reciente de inversión, mucha de ella del sector ciencias de la vida”, enfatizó Beirute.

Y en el caso de las empresas nacionales también se abre el panorama de innovación y encadenamientos. Rodríguez, de ITEK, aseguró que su nicho actual lo identificaron cinco años antes.

“Las perspectivas de crecimiento son muy interesantes; el escenario geopolítico y económico global está impulsando el nearshoring (transferir procesos a países cercanos, para aprovechar ventajas de costo, horario, cercanía y similares). Nosotros estábamos posicionados para este fenómeno aun antes que fuera bautizado así y creemos poder explotar esta ventaja estratégica y continuar creciendo aceleradamente”, afirmó Rodríguez.

Cinde advierte que el panorama prometedor también depende de la capacidad del país para ser más competitivo y para seguir generando talento suficiente.

“El sector de ciencias de la vida podría generar hasta 20.000 nuevos empleos netos en los próximos 5 años, llegando a un nivel de empleo de más de 58.000 personas en el año 2025. Esto será posible siempre y cuando Costa Rica mejore sus condiciones de competitividad”, proyectó Madrigal.