Por: Agencia AP.   3 mayo
Elon Musk, principal accionista de Tesla, comprará $25 millones en acciones de su compañía, durante una movida para el levantamiento de fondos hasta por $2.700 millones. Foto: AP
Elon Musk, principal accionista de Tesla, comprará $25 millones en acciones de su compañía, durante una movida para el levantamiento de fondos hasta por $2.700 millones. Foto: AP

Detroit.- Apenas un día después de anunciar planes de poner a la venta obligaciones y acciones para recaudar un capital muy necesario, este 3 de mayo Tesla aumentó a $2.700 millones la meta de los fondos que intentará recaudar. Su director ejecutivo, Elon Musk, anunció que duplicará su propia apuesta personal: pasa de adquirir $10 millones a $25 millones en acciones.

El fabricante de automóviles eléctricos y paneles solares, con sede en Palo Alto, California, dijo que aumentó la oferta accionaria debido a la respuesta positiva del anuncio del jueves de que trataría de recaudar $2.300 millones.

Musk probablemente aumentó su propia apuesta para mostrar a los accionistas que él está invirtiendo más de su propio dinero en la empresa y asumiendo el mismo riesgo que le pide a los inversores, dijo el analista de Gartner Michael Ramsey.

Sin embargo, Musk también se está protegiendo contra la dilución de su participación en la propiedad, agregó Ramsey. Musk es, con mucho, el mayor accionista de la empresa, con una participación de aproximadamente el 20%.

El empresario debe ser cuidadoso con sus declaraciones, pues el 1° de mayo un juez federal aprobó el acuerdo con las autoridades reguladoras para limitar la información que pueda emitir públicamente.

Según el pacto, Musk deberá obtener la aprobación de un abogado antes de escribir o hablar con inversionistas sobre temas relacionados con Tesla. La disputa estalló el año pasado cuando Musk tuiteó que tenía el financiamiento para vender acciones de Tesla, cuando en realidad no lo tenía aún.

La oferta actual fue detallada en una notificación el viernes a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés). Incluye hasta $1.840 millones en obligaciones que pagan un 2% de interés anual y se convertirán en acciones ordinarias de Tesla en 2024. También se incluyen más de 3,5 millones de acciones nuevas por un valor de hasta $866 millones.

Tesla reportó la semana pasada que su saldo de caja al final del trimestre se encogió en $1.500 millones desde diciembre, y se encuentra en $2.200 millones.

Después de un semestre de ganancias en 2018, la empresa perdió $702,1 millones en el primer trimestre de 2019, uno de sus peores periodos en dos años. Las ventas cayeron 31% en ese lapso. Musk pronosticó una nueva pérdida en el segundo trimestre, pero consideró que Tesla volverá a generar ganancias en el tercero.

Tesla ha perdido más de $6.000 millones desde que comenzó a revolucionar la industria automotriz. El CEO espera que las ganancias futuras se vean impulsadas por un aumento en las ventas de vehículos autónomos dedicados a un nuevo servicio de transporte de pasajeros.

Aun así, la agencia de calificación Moody’s mantuvo una perspectiva negativa y una calificación de B3 sobre la deuda de Tesla. Eso es seis peldaños por debajo del grado de inversión.

En una nota del 30 de marzo, la agencia calificadora escribió que el Model 3, el vehículo de menos precio de Tesla, actualmente se vende por un promedio de $55.000. Para aumentar las ventas, el precio tiene que bajar a $42.000, y para ganar suficiente dinero para pagar las facturas, Tesla ha fijado como objetivo un margen de ganancia bruta del 25% en el Model 3, dijo Moody’s. En la actualidad, las ganancias brutas sobre un Model 3 de 42.000 dólares están “materialmente” por debajo del 25%, según Moody’s.

“Para lograr este objetivo de margen, la compañía tendrá que reducir significativamente los costos fijos y variables asociados con el vehículo”, escribió Moody’s. “Esperamos que sea un gran desafío para Tesla aumentar enérgicamente la producción y las entregas, cambiar la mezcla de productos hacia el nivel de precios de $42.000 y, simultáneamente, reducir los costos lo suficiente como para alcanzar el objetivo del 25% de margen bruto”.

En los tres primeros meses del año, Tesla entregó 63.000 autos, por debajo de los 76.000 previstos, lo que hizo aumentar sus gastos.