Por: Manuel Avendaño Arce.   10 enero
Los turistas en el avión fueron recibidos en Liberia con un baño a cargo de Bomberos de Costa Rica a manera de bienvenida. Fotografía: ICT.
Los turistas en el avión fueron recibidos en Liberia con un baño a cargo de Bomberos de Costa Rica a manera de bienvenida. Fotografía: ICT.

La compañía United Airlines abrió dos nuevas rutas para conectar las ciudades de San Francisco y Los Ángeles, California; con Liberia, Guanacaste.

El vuelo inaugural entre Los Ángeles y Liberia arribó a suelo nacional a las 3:37 p.m. del pasado viernes 8 de enero, mientras que el primer avión de la nueva ruta entre San Francisco y el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber aterrizó a las 8:17 p.m. del sábado 9 de enero.

Gustavo Segura, ministro de Turismo, destacó que estos vuelos y la reanudación de operaciones de otras aerolíneas son una muestra de la recuperación económica en las costas y en las zonas rurales del país.

Otras cuatro rutas que fueron suspendidas por la crisis de la pandemia de la COVID-19, también se reactivaron en los últimos días. Se trata de:

Ámsterdam, Holanda - Liberia: operada por la compañía KLM, regresará a Guanacaste con sus vuelos semanales los martes, jueves, viernes y domingo. La reanudación se dio el pasado martes 5 de enero.

Los Ángeles - Liberia: bajo el mando de Delta Airlines, el primer vuelo de retorno al país fue este sábado 9 de enero.

Calgary, Canadá - Liberia: mediante la compañía West Jet, el viaje de reanudación fue también el sábado 9 de enero con arribo al país a las 5:40 p.m.

Chicago - Liberia: la empresa United Airlines no solo abrió dos nuevas rutas, sino que retomó este trayecto con un vuelo que aterrizó en Guanacaste el sábado 9 de enero a las 7:15 p.m.

Datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT), demuestran que San Francisco y Los Ángeles ocupan el segundo y tercer lugar en el top 3 de las grandes ciudades de Estados Unidos con mayor concentración de viajeros interesados en visitar Costa Rica.

Se trata del perfil ideal que busca el ICT con turistas internacionales que desean explorar y conocer las riquezas naturales de Costa Rica, combinado con la cultura y la sostenibilidad.

Carlos Granados, gerente de United Airlines para Costa Rica, aseguró que Guanacaste es uno de los destinos preferidos de los viajeros internacionales.

“United Airlines celebra la apertura de nuevas rutas desde dos ciudades tan importantes a nivel económico y turístico para el país como lo son San Francisco y Los Ángeles”, añadió.

Para César Jaramillo, gerente general de Coriport, empresa concesionaria del aeropuerto, iniciar el 2021 con el anuncio de dos nuevos vuelos es un gran logro porque conecta de manera directa con dos importantes centros urbanos de los Estados Unidos.

“Mantenemos la aplicación de estrictos protocolos sanitarios que garanticen un tránsito de pasajeros y colaboradores seguro”, agregó Jaramillo.

Resurrección del turismo receptor

La reapertura de los aeropuertos es el principal motor para resucitar el turismo nacional, una actividad económica que antes del embate de la pandemia representaba el 6,3% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, ¢2,3 billones anuales y que creaba 512.609 empleos directos e indirectos.

Si se hila mucho más fino, dentro de esta actividad se encuentra el turismo receptor que se especializa en ofrecer atenciones, hospedaje y amenidades a los extranjeros no residentes, quienes en su mayoría ingresan al país por vía aérea. Siete de cada diez prefieren viajar en avión.

El turismo receptor representa el 1,31% del la producción nacional (¢465.000 millones), con base en la simulación 2019 de la Matriz Insumo Producto (MIT turística), publicada por el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

El regreso de los vuelos y los turistas extranjeros se traduce en un poderoso impulso para la actividad turística costarricense que entre 2015 y 2019 aportó en promedio el 5% del PIB.

Su importancia en la producción nacional aumentó del 4,4% en 2012, al 6,3% en 2016, según el Informe Estado de la Nación 2019.

Se trata de una actividad dinámica que tiene tasas de crecimiento más altas que la economía con un promedio de 3,4% en el último lustro, aunque antes del impacto del coronavirus mostraba una desaceleración.

El turismo está conformado por 136 ramas productivas vinculadas con otras actividades, 32 de esas ramas se relacionan con agricultura, 49 con manufactura y 55 con servicios.

En términos de valor agregado el 86% de la producción turística corresponde a servicios de los cuales siete concentran el 50%: comidas y bebidas, alojamiento, transporte, inmobiliario, comercio, actividades artísticas, alquiler y arrendamiento.

Además de su fuerte capacidad de encadenamiento con otras actividades económicas, el turismo también es sector que impulsa la generación de empleo directo e indirecto.

En 2019 se registraron 512.609 puestos de trabajo en tareas turísticas, 170.870 correspondían a empleo directo y 341.739 laboraban de manera indirecta.

Quiere decir que, antes del golpe de la pandemia, el turismo empleaba al 20,8% de la fuerza de trabajo total del país que el año pasado era de 2,46 millones de personas, según la Encuesta Continua de Empleo (ECE) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).