Opinión

Regreso a la oficina: Un reto para incentivar desde la motivación

La renuncia de colaboradores ante las solicitudes de regreso son un fenómeno recurrente en Estados Unidos

En muchos países y en el mundo entero, el teletrabajo llegó como consecuencia de la pandemia; sin embargo algunas empresas han venido retomando la presencialidad paulatinamente, y algunas lo harán a un cien por ciento para el 2022.

La realidad es que existen colaboradores (as) que desean seguir trabajando desde la virtualidad, es decir, teletrabajando. Algunas personas consideran que el teletrabajo les ha generado economía en dinero, en tiempo, vestimenta y les ha dado la oportunidad de pasar más tiempo con sus familias e invertir tiempo en otras cosas también de gran valor.

Según la revista BBC News, del 24 de junio del 2021, hay colaboradores (as) que se resisten a volver a sus oficinas, pese al llamado de sus jefes; por ejemplo, mencionan que, “el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, envió un memorando a todos sus empleados que decía que debían volver a la oficina en septiembre de este año. Se esperaba que los trabajadores asistieran a la oficina durante tres días a la semana, con dos días de trabajo remoto”.

Sin embargo, según se indica en la revista, muchos colaboradores no estaban de acuerdo con la nueva política e incluso algunos habían preferido renunciar; algo similar ha sucedido con otras empresas.

Según esta misma revista, “una encuesta reciente en Estados Unidos mostró que el 44% de las personas que trabajaban desde casa en enero de 2021 querían continuar con ese esquema porque les beneficiaba; el 39% respondió que preferían volver a la oficina, y el 17% dijo querer seguir trabajando remotamente debido al coronavirus”.

Pero no todo es positivo, también el teletrabajo tiene aspectos que no son tan favorables, como por ejemplo, mayor dificultad para desconectarse del trabajo y de los aparatos electrónicos; mayor sedentarismo; alteración de los horarios de trabajo, así como disminución de las interacciones interpersonales.

Adicionalmente, según la revista BBC News, del 13 de setiembre del 2021, “En EE.UU., el 72% de los gerentes que supervisan a empleados en remoto prefieren que todos los trabajadores estén en la oficina, según un estudio reciente de la Society for Human Resource Management (Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos), al que tuvo acceso BBC Worklife”.

Definitivamente, el regreso a la oficina se convierte en un reto para las empresas al generar un proceso que lejos de ser estresante, sea motivacional y satisfactorio, tanto para el personal en general, como para la gerencia. Y es que es tan importante manejar estos temas desde la motivación, más aún cuando queremos retener al personal y promover sus niveles de satisfacción y de identificación con la compañía.

Según un estudio publicado en 2020 por la Universidad de Warwick, un colaborador (a) feliz y con energía es un 12% más productivo y un 31% más eficiente. Por lo tanto, este paso a la presencialidad y de retorno a la oficina se convierte en un reto para que nuestro personal disfrute del cambio, y pueda identificar todas las ventajas que obtiene. Si nos encargamos de promover el cambio desde un enfoque motivacional, no solo lograremos que el personal se sienta mejor, sino que estaremos generando un clima laboral más ameno e impactando positivamente la productividad.

Pero, ¿cómo lograr el regreso a la oficina desde la motivación? Algunas recomendaciones son las siguientes:

  1. Es fundamental que desde ya comience a trabajar el tema en su empresa, generando un proceso de sensibilización e introduciendo términos, frases, comentarios que hagan referencia, de una forma positiva, el regreso a la oficina.
  2. Efectúe acercamientos hacia su personal, conozca su sentir; qué piensan acerca del teletrabajo y del trabajo en la oficina. Es imprescindible hacer sentir al personal que sus opiniones son importantes, escuchadas y consideradas, aunque quizá no todas se puedan concretar.
  3. Analice a nivel interno dicho sentir de los colaboradores (as); y si es posible, adoptar un modelo de trabajo híbrido. Este es un tema crucial para conversar entre el personal de Gerencia, Recursos Humanos, Salud Ocupacional, Finanzas, entre otros y establecer una estrategia específica.
  4. Una vez analizadas las condiciones e identificada la estrategia a utilizar, es fundamental diseñar el plan a seguir: cómo lo vamos hacer, cuándo, de qué manera, cómo será la aproximación y la estrategia de comunicación a implementar.
  5. Es primordial lograr una conciliación entre el trabajo y la familia, ya que para muchas personas eso se ha convertido en un factor crucial. Es humano y esperable desear disfrutar de un sano equilibrio entre la familia y el trabajo. Algunas acciones que se pueden implementar son: eliminar o disminuir las reuniones fuera de horario y respetar los tiempos de alimentación.
  6. Ya sea bajo modelo de trabajo híbrido o totalmente presencial es fundamental hacer una lista de beneficios que conlleva el regresar a la oficina; incluso aspectos que hayan sido mencionados por los mismos (as) colaboradores (as).
  7. Ideal aprovechar el inicio del 2022 y utilizarlo como referente para el inicio también del año laboral; enfocarlo como uno cargado de oportunidades, de retos, de crecimiento, de compartir interpersonalmente. Hacer recordar a los colaboradores (as) todo lo bueno vivido en la oficina, los momentos creados y los que están por venir. Generar expectativas positivas y reales acerca del regreso a la oficina.
  8. Incorporar actividades atractivas, por ejemplo compartir entre los equipos a través de espacios de café. Hablar de las vacaciones de fin de año, sus experiencias, lo realizado en tiempo libre, anécdotas familiares, entre otras.
  9. Hacer una lista de iniciativas nuevas, así como metas o actividades que se pueden efectuar entre el personal para el 2022, como las pausas laborales, almuerzos compartidos, decoración en la oficina, entre otros.

El regreso a la oficina se convierte en un nuevo gran reto, el cual seguramente se superará con mucho aprendizaje y de manera positiva; al gestionarlo en equipo, con motivación, positivismo, sensibilización e innovación.

La autora es psicóloga y consultora.