Por: Joanna Nelson Ulloa.   29 enero

Si quiere que su negocio prospere y se fortalezca, no puede basar sus decisiones en presunciones o en lo que sienta que es mejor.

Analizar los datos de su mipyme o startup en materia de ventas, personal y de clientes, entre otras áreas, es de su suma relevancia para determinar qué rumbo seguir.

Por eso, hoy día se están creando unidades o departamentos de análisis de datos (también se conocen como centros de inteligencia de datos), que se encargan de emplear diferente información en beneficio de la empresa.

Juan Mauricio Leandro, jefe del Centro de Inteligencia Analítica de Coopeservidores, dijo que estos departamentos buscan maximizar y potenciar todo el uso de la información dentro de una organización.

Usualmente los integran ingenieros en sistemas, estadísticos, matemáticos, economistas y expertos en negocios, entre otros.

En una mipyme o startup es probable que sea el mismo emprendedor o la emprendedora quien tenga que aprender a analizar la información de su negocio.

Vaya poco a poco y establezca objetivos claros de lo que quiere alcanzar. (Foto: Archivo GN/ Imagen con fines ilustrativos).
Vaya poco a poco y establezca objetivos claros de lo que quiere alcanzar. (Foto: Archivo GN/ Imagen con fines ilustrativos).

Posteriormente, se puede recurrir a analistas de datos que le asesoren o a integrar poco a poco un equipo de analítica.

En cualquier caso lo primero que se debe establecer es el objetivo que se busca con esta unidad.

¿Qué quiere lograr? Podría ser mejorar las ventas, crear estrategias de fidelización para sus clientes o medir el desempeño de sus trabajadores para analizar ámbitos de mejora.

Otros podrían ser determinar el éxito de una campaña de mercadeo para ver qué se puede perfeccionar en campañas futuras, estudiar qué productos han sido más rentables, incluso temas como análisis de llamadas telefónicas y cómo se comporta el consumidor en ellas.

La idea es que, al inicio, sean metas fáciles de alcanzar.

Debe tener muy claro cuál es su propósito y, una vez que lo defina, el siguiente paso es buscar al capital humano ideal que le pueda ayudar a lograr esos fines.

“Puede comenzar con una persona y que paulatinamente se vayan desarrollando pequeños ejercicios, pequeños laboratorios, analizando mucha de la información de la que las pequeñas y medianas empresas ya disponen”, aconsejó Leandro.

Para lograr una mayor efectividad en el trabajo que se realiza, se aconseja que quienes trabajan en esta área conozcan bien cómo funciona la empresa y que ellos mismos vayan identificando posibles oportunidades.

Seguidamente, deben definirse las metodologías que se van a seguir y qué tecnología se requiere para cumplir lo que se pretende.

Se pueden utilizar programas y plataformas de almacenamiento de datos que operan en la nube, lo que facilita el trabajo.

Los principales beneficios de estas unidades de datos, según el uso que se les dé, es el incremento de la eficiencia operativa, aumento de ingresos, crear fidelización en los clientes y tomar decisiones sustentadas en datos, no en suposiciones.

Con el apoyo de estos centros se podrían hasta crear nuevos productos o servicios, o canales de comercialización.