Gerencia

12 medidas en su negocio ante las tendencias económicas para después de Semana Santa y el segundo semestre de 2022

¿Cuáles son las perspectivas para después de Semana Santa y el segundo semestre de este 2022? ¿Cuáles son las medidas que debería adoptar para cuidar su negocio?

Cuando se sale de viaje hay que tener en cuenta el clima, por aquello de los derrumbes en el camino. En los negocios, aparte del mercado, también se debe mapear las tendencias económicas para establecer si se enfrentará una coyuntura desfavorable o si más bien se podrá aprovechar una oportunidad.

Algunos sectores estarían repuntando. “El sector construcción muestra aceleración”, afirmó Alonso Bogantes, gerente general de Matra.

Las empresas también deben estar pendientes de los jerarcas nombrados por el nuevo gobierno y sus lineamientos económicos y fiscales. “Las empresas deben estar atentos en la definición del nuevo gobierno en los principales jerarcas que definirán las acciones y lineamientos que marcara el rumbo del país”, dijo Elizabeth Morales, subgerente de Coopecaja.

Costa Rica empezó una crisis a partir de la reforma fiscal y el cambio digital, pues muchos negocios no estaban preparados, desde 2018, seguida por la crisis generada con la pandemia en 2020 y ahora la guerra en Ucrania, que alteró —entre otras cosas— los costos de combustible.

¿Cuáles son las perspectivas para después de Semana Santa y el segundo semestre de este 2022?

“El corto plazo está influido por la coyuntura internacional: la invasión rusa de Ucrania y su efecto sobre el petróleo, los cereales y otros precios de las materias primas, la inflación en Estados Unidos y la desaceleración del crecimiento en China producto del nuevo confinamiento para enfrentar el COVID-19″, advirtió Ennio Rodríguez, presidente del Colegio de Ciencias Económicas.

Es temprano para realizar una predicción más precisa, pero sí debemos analizar la información oportunamente y prepararnos para los escenarios que podrían materializarse. En todo caso, la situación afectará la recuperación prevista para la economía durante el 2022.

Según datos del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (UCR), el primer trimestre del 2022 cerraría con un crecimiento interanual de 6,9%.

Se esperaba que este crecimiento se hiciera más lento al cierre del 2022, con una proyección de crecimiento por parte del Banco Central de Costa Rica (BCCR) de 3,9% respecto al 2021.

“El shock externo y la vulnerabilidad de nuestra economía condicionan estas proyecciones y llaman la atención de las autoridades respecto a la urgencia de identificar sectores y actividades productivas que enfrentarán condiciones muy adversas, a las que de por sí han venido experimentando con la pandemia”, dijo Rodquíguez.

Con la guerra en Ucrania, en el peor escenario, se generaría un estancamiento de la economía, inflación y faltantes de productos en mercados globales, como alimentos y agroquímicos, y aumento en los costos de producción, que afectan directamente a las pymes.

La contracción de la demanda interna por motivos de la pandemia, especialmente del consumo y la inversión, afectó a las actividades productivas dirigidas al mercado interno y a las relacionadas con el turismo. La situación tiende a empeorar con el aumento en los precios de las materias primas internacionales, el aumento en el tipo de cambio y en las tasas de interés.

Para prevenir un deterioro mayor del tejido productivo nacional, particularmente de los sectores más vulnerables al shock externo actual, se requiere tomar medidas generales, selectivas y de precisión (dirigidas a los sectores afectados).

Entre las medidas, dijo Rodríguez, se encuentran:

—Reducción de tasas de interés mediante una más ágil utilización de los fondos del Sistema de Banca para el Desarrollo.

—Capitalización del sistema financiero para la atención de las necesidades y requerimientos de las empresas en dificultades.

—Exoneración o reducción de impuestos a las materias primas y bienes de capital importados

—Reducción de trámites para las operaciones y transacciones de las empresas, agilizar el sistema de compras públicas a las pymes, alinear los programas de promoción y financiamiento de las pymes existentes para definir un plan de salvamento, que se enfoque en las actividades y empresas más necesitadas en la coyuntura actual.

Las empresas y los sectores productivos deben estar a la expectativa de la implementación de medidas concretas y efectivas de reactivación económica a partir del 8 de mayo próximo a nivel de tipo de cambio, promoción de inversiones, inflación, cooperación empresarial y alianzas privadas-privadas, simplificación de trámites y acceso a crédito.

En el mediano urge la simplificación de trámites y de la definición de pymes (que queden bajo esa categoría las de 100 empleados o menos), implementar el programa de clústeres, y atracción de inversión extranjera directa que promueva encadenamientos productivos y genere empleos productivos formales y calificados tanto en el Valle Central como en las demás regiones.

Para este 2022 se esperaba que se mantuviera el fenómeno de “la crisis de contenedores”, pero ahora se suman la guerra y la situación de algunas ciudades chinas con nuevos brotes de coronavirus.

“En 2022 la economía mundial enfrentará problemas logísticos y de transporte e incluso de abastecimiento, lo cual tendrá un impacto sobre los precios de las materias primas importadas y, por tanto, sobre los costos de producción”, dijo Rodríguez.

Bogantes, de Matra, coincidió en que se mantendrán los problemas de logística unos meses más. “Puede haber un ligero ajuste de precios, pero la alta demanda implica que faltan muchos meses para que la situación se normalice”, indicó Bogantes.

Escenario optimista

El escenario optimista sería:

—Estabilidad política y credibilidad internacional en sus instituciones democráticas y seguridad jurídica para hacer inversiones.

—Ventajas de localización para aumentar competitividad a través de eficiencia económica y reducción de costos de transporte.

—Capacidades para el desarrollo marítimo-portuario como ventanas a la economía mundial.

—Reconocimiento internacional de la vocación del país para el desarrollo sostenible y energías limpias.

—Potencial para el desarrollo productivo en actividades relacionadas con la biodiversidad y la economía azul, con un enfoque de sostenibilidad ambiental y social.

—Identificación de actividades productivas para el desarrollo de un esquema productivo sectorial-territorial basado en clústeres muy diversos, como atractor de inversión extranjera directa en las diferentes regiones del país.

—Calidad, potencial y capacidades productivas del capital humano.

—Vocación para desarrollar círculos virtuosos entre el crecimiento económico y el desarrollo humano.

—Clima de negocios favorable para la inversión extranjera directa, basado en energías limpias, matriz energética alternativa y tratados y alianzas comerciales

Escenario pesimista

El escenario pesimista sería:

—Alta volatilidad del tipo de cambio con tendencia al alza.

—Incremento en los precios de las materias primas y bienes de capital importados.

—Aumento en los niveles de inflación (tanto internacional como nacional).

—Caída en la demanda por bienes importados en los países desarrollados.

—Políticas monetarias restrictivas (reducción de la oferta monetaria y aumento en las tasas de interés).

—Mayor competencia por atraer inversión directa y reducción de la visitación de turistas.

1. Localice y diversifique proveedores: saque partido del nearshoring, que básicamente consiste en que las empresas localicen producción o fuentes de abastecimiento en países más cercanos, para así reducir costos de transacción y problemas de desabasto.

2. Cobertura cambiaria: tomar medidas concretas (como transar futuros que fijan el precio de la divisa), con el fin de mitigar el riesgo ante la volatilidad cambiaria y posibles afectaciones financieras.

3. Transición gradual: invierta en insumos y fuentes de energía limpias, que dependan menos de gasolina, diesel y electricidad que utiliza combustible en su generación.

4. Mayor aprovechamiento de nuevas tecnologías para reducir costos de producción. “Las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, el big data, machine learning, entre otras, han demostrado ser altamente costo-efectivas para mejorar el desempeño financiero de las empresas”, afirmó Ennio Rodríguez.

5. Incremento de los ingresos: aumente las ventas y los clientes.

6. Flujo de caja: continuidad en el control estricto del flujo de caja y de los gastos superfluos.

7. Sea cauteloso en sus presupuestos: determine cómo cubrir los principales rubros que puedan afectar los flujos de caja.

8. Invenarios: mida las inversiones en inventarios y diversifique los proveedores locales e internacionales, considerando empresas de la región.

10. Posicionamiento: establezca estrategias de gestión y comunicación con los clientes para fortalecer su relación con la empresa y el posicionamiento de marca.

11. Coyuntura favorable: determine cómo aprovechar los momentos de mercado en el segundo semestre, incluyendo Día del Padre, vacaciones de medio año, Día de la Madre, Día del Niño y Navidad y fin de año, de acuerdo al giro de negocios.

12. Implemente programas ambientales, sociales y de gobierno corporativo: la firma KPMG indica que los consumidores y los proveedores (incluyendo de capital, deuda e inversionistas) prefieren a empresas que transmitan confianza mediante acciones que surgen de las cadenas de valor éticas, economía circular, responsabilidad social y sostenibilidad.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.