Por: Carlos Cordero Pérez.   20 diciembre, 2019
Las redes sociales se han convertido en un canal para la comercialización de diversos tipos de productos y servicios. (Foto archivo GN)
Las redes sociales se han convertido en un canal para la comercialización de diversos tipos de productos y servicios. (Foto archivo GN)

Las redes sociales se convirtieron en un canal de promoción y también de ventas para una gran cantidad de productos, que permite tener un alcance mayor día con día.

Un reporte del Observatorio del Comercio Ilícito, de la Cámara de Comercio de Costa Rica, determinó que el “mercado ilícito” en redes sociales alcanza un valor de inventario de al menos ¢5.100 millones por mes.

El informe indica que los productos que más se venden son las prendas de vestir, los cosméticos, los productos de limpieza y los celulares, cuyos precios van desde los ¢1.200 a los ¢700.000.

Yolanda Fernández, presidenta de la Cámara de Comercio, aseguró que estas transacciones afectan al sector.

El Observatorio indicó que los grupos en redes sociales transan artículos de todo tipo y que el estudio se enfocó en los nuevos productos vendidos por particulares, “que representan un comercio denominado ‘hormiga’ por no involucrar grandes cantidades”.

El reporte recalca que “estas transacciones no se registran y evaden al fisco”, lo que hace que representan un mercado ilícito.

El Observatorio estudió 12 grupos de compra y venta de artículos distribuidos por todo el país, incluyendo algunos de 80 miembros creado en una zona rural hasta uno de más de 173.000 integrantes.

Un grupo de compra y venta de artículos en Facebook puede alcanzar hasta 1.800 publicaciones por día. El promedio es de 328 publicaciones diarias por grupo.

El análisis comprendió 310 publicaciones de artículos nuevos puestos a la venta por personas particulares (no se incluyeron las realizadas por tiendas o empresas).

Según el Observatorio la mayoría de los productos más populares en redes sociales se caracterizan por ser de dimensiones pequeñas, fáciles de transportar y con precios en el extranjero son considerablemente menores a los precios del mercado nacional.

Bajo el supuesto de que al menos la mitad de la mercadería publicada en redes sociales se venderá en el próximo mes, se estima que a través de este comercio se genera una pérdida en la recolección fiscal de al menos ¢331 millones.

El Observatorio indica que las ventas por medio de grupos en redes sociales no son comercio electrónico, que brinde seguridad al comprador y permita el registro de las ventas, así como su control.