Gerencia

Esto es lo que el neuromarketing puede hacer por su pyme

Uno de los principales errores que cometen las empresas es no entender qué están vendiendo y a quién se lo venden

Todas las empresas enfrentan a más consumidores cautelosos y cuidadosos de su dinero, por lo que la única forma de ganar la decisión de compra recae en cómo se mercadea la marca y cómo se vende la mercadería para convencer al cliente de que su decisión es inteligente y necesaria.

Uno de los principales errores que cometen las empresas es no entender qué están vendiendo y a quién se lo venden, lo cual se deriva en mal mercadeo, un mensaje no adecuado de ventas y un servicio al cliente ineficiente. El resultado: no crecen las ventas y no crece la empresa.

Normalmente, se olvida que un 95% de las decisiones que toman los consumidores se realizan de manera inconsciente. El 5% restante se toma de una forma más racional.

“Ante el panorama actual que vivimos, se vuelve más relevante cómo conectamos nuestros productos y servicios con el consumidor”, dijo José Pablo Garnier, coach en mercadeo digital y negocios en línea.

Una de las herramientas a disposición de las empresas, incluyendo a las pequeñas, es el neuromarketing, el cual permite conocer la motivación de compra de los clientes, qué piensan, cuáles aspectos toman en cuenta antes de tomar una decisión y la influencia que tiene el contexto en el que hacen la compra, entre otros factores.

En las empresas se entiende que el mercadeo es un conjunto de herramientas que estimulan a un consumidor para que realice una acción, decisión o compra y satisfacer una necesidad o despertar una nueva. El neuromarketing es la aplicación de técnicas de la neurociencia al mercadeo permitiendo:

—Mejor conocimiento del consumidor: se puede entender incluso a nivel neurológico el mercado, lo que abre puertas a mejoras en todo el negocio.

—Se entiende los niveles de atención de los consumidores expuestos a los estímulos de mercadeo de una marca, producto, servicio o publicidad, de forma que puede prever el comportamiento de consumo o compra desde su actividad neuronal, sensorial y hasta las respuestas en las microexpresiones.

—Alinear su plan de negocio a las diferentes áreas: mercadeo, ventas, servicio al cliente, nuevos productos y productos actuales

—Tener bien definido cómo y hacia dónde dirigir el mercadeo para potenciar las ventas.

—Conectar realmente y tener un impacto en el consumidor.

—Promocer mayor posicionamiento de la marca y, en consecuencia, presencia y mayor referencia a terceros.

—Realizar pruebas antes de lanzar un producto o servicio para determinar la respuesta del consumidor frente a ciertos empaques, diseños, logos e ideas.

—Analizar la forma de actuar del consumidor durante y después de una compra.

—Tomar disposiciones como cambiar el lugar en el que está el logo o la imagen, para adaptarse a lo que realmente es relevante para el consumidor.

—Identificar las expresiones del rostro cuando el cliente se expone a un anuncio y definir qué emociones siente.

—Determinar los estados emocionales de las personas ante un producto, servicio o publicidad.

“El neuromarketing es una herramienta que, en su etapa de investigación, les permite a las empresas generar un perfil más detallado de sus clientes, obteniendo un aporte fundamental en su estrategia de negocios”, explicó Garnier, uno de los expositores de la novena edición del Seminario Pymes de BAC Credomatic, el cual se realizará del 20 al 24 de setiembre.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".