Gerencia

Los hoteles boutique se ajustan al cambio en los consumidores con iniciativas de economía circular, Internet banda ancha y ofertas constantes

Las empresas hacen énfasis en el modelo de sustentabilidad ambiental, los servicios para trabajo, estudio y entretenimiento a través de Internet, y constantes promociones

Los ajustes a los consumidores son una clave de cualquier negocio, tal como lo demuestran los hoteles boutique Chachagua Rainforest y Arenal Manoa, ambos en la Zona Norte. Lo hacen de tres formas.

Primero rediseñando su oferta de servicios para quienes desean vacacionar, estudiar o trabajar. Segundo, modernizando las facilidades de Internet conectarse y usar aplicaciones de streaming. Y, tercero, lanzando promociones inmediatas para aprovechar oportunidades, como ocurre con el incremento de la demanda de hospedaje debido a la suspensión temporal de clases por parte del Ministerio de Educación Pública.

“Tenemos muchos servicios diferenciados e innovadores”, dijo Johnny Hidalgo, gerente de mercadeo de Chachagua Rainforest. “Hay que cambiar con rapidez, pues el turista reserva con muy poco tiempo de anticipación y pueden cancelar en cualquier momento. El hospedaje no se puede basar sólo en las amenidades del hotel. Nos enfocamos en la experiencia alrededor del hotel”.

Los hoteles son muy activos en su propuesta de negocios de economía circular, que propone una producción y consumo de bienes y servicios sostenible, y en el bienestar, como en los casos de El Silencio, Nayara Resort, Los Altos Resort, Jungle Vista, Lagarta Lodge y los mismos Arenal Manoa y Chachagua Rainforest.

Sus iniciativas incluyen aprovechar ventilación y luz natural, paneles de energía solar, gestión de agua potable, alimentos orgánicos, traslado de desechos al centro de compostaje, productos de limpieza y cosméticos biodegradables, sustitución de artículos de plástico de un solo uso y conservación de flora y fauna, entre otros. Uno de los esfuerzos emprendidos se orienta a obtener la certificación de sostenibilidad que otorga el Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

“Es necesario que logremos crear una alianza entre el turismo ambiental y aquel dirigido al bienestar o cuido personal, junto con los atractivos culturales”, dijo Hernán Imhoff, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Tamarindo.

Lo que ofrecen

La situación de la actividad de los hoteles muestra una mejoría consistente, al compararla con el 2020, conforme aumenta la vacunación y la confianza de los turistas para viajar. Los hoteles reportan que ya reciben visitantes de Estados Unidos y Europa. No es el mismo consumidor el que llega.

La firma española Acierto, un comparador de seguros en España, recuerda que los consumidores se conectan más para realizar transacciones bancarias, compras en línea y entretenimiento virtual, obligando a las empresas de todos los sectores a una mayor digitalización. Para las empresas, en general, y los hoteles boutique, en particular, esto implica desarrollar la capacidad para reaccionar y ajustarse a los cambios repentinos en la situación.

La suspensión temporal del curso lectivo constituye, para el sector, un seguro “adelanto de las vacaciones”, por lo que los hoteles ajustaron sus planes u ofertas para los próximos meses, tanto de habitaciones como en los tours. “El año está interesante y la decisión de suspender las clases nos puso a correr”, dijo Alexander Cedeño, gerente del hotel Arenal Manoa, que se ubica a siete kilómetros al oeste de La Fortuna, camino al volcán.

Arenal Manoa es un hotel de cuatro estrellas perteneciente a propietarios que son oriundos de la zona, tiene 15 años y forma parte de una finca dedicada a la ganadería que produce leche para la Cooperativa de Productores Dos Pinos. El hotel está ofreciendo planes de $75 por persona por noche en mayo y junio; de $95 para julio y agosto; y de $120 por noche en ocupación doble. Además, tiene tarifa diferenciada y cortesía para menores de 12 años, según el plan.

Cuenta con varias categorías de habitación (junior suite, superior y premium), restaurante, bistro de pizza a la leña, spa (con diferentes tratamientos relajantes, exfoliaciones y faciales, entre otros), piscina de agua termomineral, jacuzzi termal, piscina de agua fresca y vista directa al volcán.

Entre los cambios implementados está el registro de ingreso anticipado (el ingreso es a las 3 p.m.), dependiendo de la disponibilidad, para que los turistas y sus acompañantes o las familias disfruten de sus servicios e instalaciones, tours (incluyendo a la lechería de la finca) y diferentes atractivos de la zona.

El hotel Chachagua Rainforest introduce mejoras en conexiones de fibra óptica por habitación (con 15 Mbps simétrico), red wifi de alta capacidad y facilidad vía WhatsApp para recordatorios anticipados, reservar tours o solicitar un servicio en el hotel. “Es algo que han pedido los clientes”, dijo Hidalgo.

Se ofrece registro de ingreso anticipado y extensión del registro de salida (dependiendo de la disponibilidad) y precios según tipo de habitación (entre $98 y $220, más impuesto de valor agregado, por noche y sin costo para menores de 12 años durante junio) y con facilidad para subir de categoría de habitación (se incluye las amenidades correspondientes con el respectivo incremento de costo cuando lo desee el cliente).

Chachagua Rainforest se ubica a 15 minutos de La Fortuna y cuenta con acceso pavimentado. Está construido en una montaña, en una finca de 96 hectáreas, rodeada por dos ríos. Cuenta con 30 habitaciones, dos restaurantes, una piscina de agua de manantial y otra de agua caliente. Entre sus amenidades se ofrece shampoo orgánico con aromas a flor de café y verbena, por ejemplo. El desinfectante disponible es de zacate de limón, que ayuda a hidratar la piel y es biodegradable.

Fue inaugurado en 1976 por un finquero local, quien todavía es vecino del hotel y creyó en recuperar el bosque y cuidar los mantos acuíferos. Desde hace cuatro años Chachagua Rainforest forma parte del Grupo Ecoquintas.

La propiedad del hotel incluye un bosque secundario maduro, una poza en el río y tres lagunas. Los ingresos de los huéspedes ayudan a cuidar la reserva. Los turistas pueden realizar tours con guías ambientalistas a través de un sendero de 2,5 kilómetros para disfrutar de su flora y fauna, que incluye más de 100 especies de aves y un ceiba de entre 50 y 60 metros de altura (que incluso se ve desde que se acerca a la localidad).

Contiguo al hotel se encuentra el Bosque Eterno de los Niños, una reserva privada con 22.000 hectáreas cuadradas. También se puede realizar actividades de ciclismo de montaña en sitios cercanos.

Hidalgo destacó que los visitantes pueden disfrutar, trabajar o estudiar desde la habitación denominada rainforest con un amplio balcón, que tiene una vista de 180° al jardín y al paisaje.

Los empresarios recalcan que, aparte de la experiencia que pueden disfrutar los turistas en el área de sus hoteles, la Zona Norte tiene una amplia variedad de actividades para realizar y de sitios para visitar. Solamente en La Fortuna hay 35 tours diferentes. Se puede realizar caminatas (diurnas y nocturnas), ciclismo y ciclismo de montaña o rafting, entre otros. Además, queda cerca de Río Celeste, Caño Negro y otro atractivos de la región.

“Se puede durar aquí un mes haciendo de todo y no se termina”, recalcó Cedeño.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".