Gerencia

¿Quiere aprovechar la ola de los nómadas digitales? Revise el wifi de su negocio

Hay una alta demanda y los clientes son más exigentes

Cabañas Bambura, en Playa Hermosa, Bahía Ballena, Osa, está cerca de la playa y ofrece un entorno de naturaleza. Ahí se puede hace teletrabajo. Foto Cortesía

Con el teletrabajo muchas personas, costarricenses o turistas de Estados Unidos y Europa, tienen la posibilidad de ir a una cafetería, a un restaurante o a un hotel, conectarse y cumplir sus deberes desde ahí.

No solo es posible. Ya es habitual. Lo mismo si un consultor, ejecutivo o empresario decide reunirse con un cliente en una cafetería o un restaurante, abrir su computadora, revisar contratos o diseños, o simplemente pasar a tomar un café y desde ahí enviar algunos correos electrónicos de ventas o gerenciales.

Los negocios pueden aprovechar esa tendencia creciente, pero deben revisar que el servicio de Internet inalámbrico vía wifi opere eficientemente. “El funcionamiento de la red wifi depende de muchas variables y de lo que se quiera para el negocio”, advirtió Marvin Jiménez, miembro de la comisión de telecomunicaciones del Colegio de Profesionales de Informática y Computación (CPIC).

El especialista recalcó que hay una alta demanda y los clientes son más exigentes, esperan que el servicio sea bueno aunque sea sin costo o no se pague ningún costo adicional.

A la hora de hacer su evaluación de la red wifi que tiene disponible debe considerar los problemas que se presentan con más frecuencia y las posibles soluciones.

Cobertura

Entre más cerca del punto inalámbrico o router se tendrá más ancho de banda o tasa de transferencia de datos. Entre más lejos se pierde fuerza o intensidad. Eso obliga a diseñar una red con varios routers si es necesario para brindar cobertura en todos los espacios o áreas donde se requiere y no dejar puntos ciegos.

Si en el espacio del negocio hay áreas donde la conexión wifi se cae, implica revisar la ubicación de los routers y el diseño de la red wifi.

Las paredes y el tipo de material afecta las señales; el concreto reforzado, los cristales y las láminas o mallas metálicas crean distorsiones. “Depende del material y de la ubicación”, recalcó Jiménez.

Equipo

La capacidad del punto inalámbrico o router va a incidir en la señal. Hay equipos que permiten capacidades de 50 Mbps a 1 Gbps y que en las mismas condiciones de funcionamiento es similar a trabajar a estar conectado alámbrica.

Los equipos con estándares A y B, que casi no se usan, no son óptimos. Los equipos de estándares G, N o AC son los que comercialmente dan mejor relación costo-beneficio en los hogares.

Si es en una oficina o cafetería, el estándar debería ser AC. Hay dispositivos de usuario (celulares, tabletas o computadoras) que demandan mayor cantidad de datos. Si cuenta con presupuesto es mejor invertir en un router de calidad y capacidad, así como que pueda gestionarse o administrarse.

Servicios gestionados

Varios de los operadores de telecomunicaciones ofrecen servicios gestionados, en los cuales está obligado a brindar mejores condiciones, equipos y asesoría.

Jiménez indicó que los negocios pequeños deben evaluar la rentabilidad de los servicios gestionados, tomando en cuenta que no hay que estar gastando en soporte o reparaciones. El operador se hace cargo.

Los servicios gestionados a elegir deben ser aquellos que tengan la flexibilidad para permitir ajustar o aumentar la capacidad de la red cuando hay más usuarios y demanda.

Enlaces

Mantenga un equilibrio entre un buen enlace y los equipos internos. Cuando se contrata un servicio se debe valorar varios factores. Los operadores ofrecen servicios de hasta 300 Mbps de descarga. El problema es que la mayoría de los planes ofrecidos son asimétricos, dan menor velocidad de subida, incluso en enlaces de fibra óptica.

Tenga en cuenta, además, que en la mayoría de los servicios (excepto las líneas dedicadas) se comparte la capacidad con una cantidad de usuarios en la zona. Si uno de los usuarios tiene alto tráfico va a afectar a todos los demás.

Hay que evaluar también el tipo de tecnología, pues las conexiones de cable módem son menos estables. Jiménez explica que el cable módem tiene un fundamento de uso más analógico y utilizan cable de cobre, mientras la fibra óptica es más digital, aunque hay servicios de fibra óptica que usan redes mixtas (cobre y fibra óptica) por lo que tienen limitaciones de capacidad y calidad.

Valore contratar servicios simétricos o enlaces dedicados, que brinden iguales capacidades de subida y de bajada, pero considere si sus clientes lo requieren y los momentos de mayor o menor demanda. Evalúe las opciones y si el operador tiene cobertura y disponibilidad en su área geográfica.

Velocidad

A nivel empresarial no debería pensarse en un enlace menor de 50 Mbps. Para definir la capacidad o velocidad se debe considerar la cantidad de usuarios y el tamaño de infraestructura. Esté dispuesto a recibir retroalimentación de usuarios internos y externos de si la red wifi está operando bien.

“El nivel de exigencia de los usuarios está relacionado a las aplicaciones que se van a usar”, dijo Jiménez. “También se debe tomar en cuenta el tipo de usuarios y las aplicaciones que usarán, porque algunos podrán requerir para diseño. Hay que contemplar los usos”.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".