Por: Carlos Cordero Pérez.   23 septiembre, 2020
Inicie poco a poco, con objetivos y metas alcanzables. (Foto archivo)
Inicie poco a poco, con objetivos y metas alcanzables. (Foto archivo)

Una de las lecciones de la crisis es la conveniencia y la necesidad de diversificar los ingresos de los negocios (y también a nivel personal) para equilibrar el impacto en alguna de las actividades o productos, disminuir riesgos y aprovechar oportunidades.

Ya sea que Usted desea emprender o que ya tiene su negocio, la diversificación de ingresos es una medida de sentido común que implica ir paso a paso para no desperdiciar los recursos escasos con que se inicia.

“Muchas historias de éxito en emprendimientos son de personas que empezaron poco a poco”, recordó Leonardo Gamboa, gerente de ventas de Coopeservidores. “A veces no hace falta tener todo listo y muy elaborado, ni tener un inventario grande”.

En medio de la crisis siempre hay oportunidades y lo primero que se debe hacer es poner atención a las necesidades que plantean las personas alrededor, partiendo de los talentos que Usted tiene y aprovechando la tecnología.

“Aprovechar su talento y ponerlo al servicio de las otras personas es una excelente opción, que puede realizarse de forma paralela a su trabajo diario”, dijo Erick Vargas, asesor y experto en educación financiera de Coopenae.

Si ya tiene un negocio las recomendaciones son similares: empiece por descubrir una necesidad de sus clientes, los productos cuyas ventas están creciendo (y cuáles no) y analice las posibilidades.

Análisis

Si depende de una fuente de ingresos o sus ingresos son muy bajos, comience a trabajar en un proyecto con el objetivo de diversificarlos o aumentarlos.

Haga un presupuesto donde determine sus gastos y sus ingresos, para que tenga claro su nivel de riesgo.

Usted debe analizar y entender el producto o negocio nuevo que quiere desarrollar. Si no lo conoce, busque y apóyese en una persona cercana, puede incluso asociarse o contratarla, que conozca el negocio o producto y su mercado.

Tenga en cuenta los productos y servicios según su temporada.

Haga un sondeo sobre la situación del nicho de mercado determinando cuál es su tamaño (qué tan amplio es), cantidad de clientes potenciales, si existe demanda del producto o servicio y si esa demanda está creciendo. Para esto puede revisar redes sociales.

Estudie la competencia. Si hay competencia, significa que sí hay demanda. Ahora: estudie a la competencia para ver qué ofrecen y qué no ofrecen.

Claramente Usted tiene que ofrecer un producto o servicio que se diferencie, respondiendo a las necesidades, deseos y expectativas de sus clientes potenciales.

Tarea permanente

Ya sea que estableció su negocio o que ya lo tiene, lo anterior sigue aplicando. En cualquier caso hay una tarea permanente que debe realizar: determinar los productos que más se venden, los que no se venden y por qué.

Si los ingresos por esos productos o servicios no alcanzan el mínimo, pese a que hay demanda, debe identificar la causa: puede ser que tenga que desarrollar o afinar los canales, el marketing o lanzar productos complementarios, que impulsen los actuales.

Analice la rentabilidad (el margen de ganancia) y la rotación de cada producto (si se mueve o no) para establecer estrategias enfocadas en los productos de mejor rentabilidad y mayor rotación aumentando la cantidad de unidades y diversificando canales o plataformas.

Canales

Utilice tecnología para ofrecer sus productos o servicios. Si brinda asesoría o consultoría, puede realizar reuniones virtuales.

Los canales digitales cada vez predominan más. Hasta Huawei puso a disposición productos suyos vía Uber Eats.

Puede aprovechar varios canales al mismo tiempo: delivery, marketplace o centros comerciales virtuales, tienda en línea propia y redes sociales.

Analice dónde está su público y recuerde que es fundamental cumplir plazos de entrega, garantías y políticas de devolución, atención al cliente y calidad de los productos, pensando siempre cómo entregarlos a domicilio con la misma calidad que en su tienda física.

Tenga un plan de mercadeo para impulsar sus productos y servicios a través de los diferentes canales digitales.

Revise gastos

Si los ingresos no están aumentando debe valorar ajustes en los gastos, determinando cuáles son fijos y cuáles variables, para definir qué puede hacer en cada caso.

“Esto no solo es para cumplir requisitos legales, contables o tributarios”, recalcó Gamboa, de Coopeservidores.

Si es necesario, negocie con los proveedores nuevos plazos, nuevos costos y nuevas condiciones. A ellos no les conviene perder un cliente si Usted es un buen cliente.

Poco a poco

Si Usted tiene su empleo fijo y quiere emprender parta de sus habilidades y conocimientos, así como del tiempo disponible, para crear un nuevo negocio o diversificar sus actividades.

Desarrolle un micronegocio o negocio que no implique una gran inversión y que esté ligado a sus talentos.

Vaya poco a poco. Si tiene que invertir, que sea inversiones limitadas que generen resultados y que la nueva actividad sea autosuficiente.

Lo mismo aplica si tiene un negocio y quiere diversificarse con otro producto o negocio. También si en su negocio va a introducir un producto o servicio nuevo. Que sea el mercado el que determine el crecimiento.

Separe actividades

Mantenga actividades, inversiones, gastos e ingresos separados por negocio y por producto. No los mezcle ni sacrifique unas actividades por otras.

Si son complementarios (accesorios, por ejemplo), el impulso viene del producto principal, pero deben ser autosuficientes. Lo que no se sostiene por sí solo, no lo sostendrá nadie ni nada.

Responsabilidad financiera

Establezca un presupuesto personal y otro presupuesto para el negocio; defina metas y objetivos (comience por metas y objetivos que pueda alcanzar); y comprométase con un plan para alcanzarlos.

Aplique el principio de Pareto: logre el 20% de los objetivos más importantes y obtenga el 80% de los resultados que desea conseguir.

Evalúe sus acciones en forma periódica para determinar si se acerca o no a sus metas, qué salió bien y qué salió mal, cuáles acciones debe corregir y cuáles otras debe adoptar.

Si se va a endeudar, que sea en actividades, negocios o productos que generen ingresos. No asuma una deuda para pagar cuentas u otras deudas. No se endeude en cosas innecesarias y no arriesgue su liquidez (la disponibilidad de dinero en efectivo)

Aprenda a gastar menos y conforme obtenga ingresos de sus nuevos productos o negocios, ahorre pequeñas cantidades en una cuenta de inversión (ojalá de intereses compuestos) y aumente la cuota cada vez que pueda.

Siga el sentido común.