Por: Carlos Cordero Pérez.   3 diciembre, 2020
La asesoría legal debe elegirse según la materia o área en que se toman decisiones, se establecen contratos y se presentan conflictos. (Foto archivo)
La asesoría legal debe elegirse según la materia o área en que se toman decisiones, se establecen contratos y se presentan conflictos. (Foto archivo)

Todas las empresas pueden enfrentar en algún momento una o varias disputas laborales, de tránsito, con los vecinos e incluso con los competidores.

Las personas emprendedoras deben entender sus obligaciones y derechos, cuáles riesgos enfrentan de acuerdo a su negocio para estar preparadas y enfrentarlos si se convierten en una contingencia.

“Deben asociarse con profesionales que van a ser el soporte para enfrentar las disputas. Hay que cerciorarse que sean buenos”, dijo Arnoldo Acuña, abogado de litigios de Sfera Legal.

Proveedores

Con los proveedores uno de los principales problemas es la falta de liquidez para pagarles en un solo tracto.

Para evitarlo, hay que buscar la forma de establecer un contrato que defina el pago en distintos plazos. El contrato también debe incluir garantías bancarias y personales para la seguridad de ambas partes.

Otra situación que es común es el incumplimiento de lo pactado con el proveedor, especialmente la fecha de entrega, la calidad y las cantidades.

En caso de conflictos, si existe, un contrato obliga al cumplimiento y se puede recurrir a un arbitraje o a los tribunales de justicia, para que se cumpla o se paguen los daños y perjuicios causados.

Socios

Si un negocio es fundado por varios socios o en algún momento recibe una inversión de capital, por medio de la cual se suman socios, hay varias cosas que deben quedar claras:

-Los objetivos y obligaciones dela sociedad y de cada socio.

-La porción de las acciones que les corresponden.

-Qué esperan del retorno de la inversión.

-En el plan de negocios hay que ser muy claro también cuándo inicia el punto de equilibrio y el retorno de la inversión.

-Cuál es el rol de cada socio en la administración, la producción, la comercialización y el financiamiento, entre otras áreas.

-Establezca un contrato o acuerdo de socios para que no se presenten malos entendidos y diferencias de conceptos.

-La solución de las disputas depende del tipo de conflictos que se presente: algunas se pueden resolver internamente, por los mecanismos que establece el código de comercio para solventar la falta o perjuicio que causa el socio o por la vía judicial.

-Cuando los conflictos se deben a decisiones del socio mayoritario, se debe recurrir a lo que establezca el contrato sobre los mecanismos internos para este tipo de disputas.

Clientes

Normalmente se presentan problemas por la insatisfacción de los clientes con el producto o servicio, el incumpliento de las partes (en la entrega o en el pago del cliente) y las garantías, entre otros.

Cuando el cliente es otra empresa, se establece un contrato que incluye las condiciones de entrega, pagos y garantías, entre otros.

Con los clientes o consumidores la transacción es inmediata (entrega y pago), pero puede pasar que el cliente esté insatisfecho en el producto o problemas con la garantía y con el resultado de una devolución.

La empresa debe garantizar el producto y contar con respaldos de la operación. En las ventas en línea aplica lo mismo.

El mercadeo (tanto tradicional como digital), las campañas desarrolladas con influenciadores y las promociones (premios, concursos y otros) deben cumplir también con las regulaciones respectivas para evitar conflictos o demandas.

Competencia

Con la competencia suelen producirse problemas de propiedad intelectual, por lo que las empresas deben realizar los registros respectivos de sus invenciones, patentes, protección de marcas y dominios de sitios web.

En el caso de los dominios web se recomienda registrar los que no va a utilizar para no dejarlos libres y que los utilice otra empresa, provocando confusiones en los clientes que afecten las ventas en los negocios o en disputas legales que puedan presentarse.

Debe cuidar, asimismo, que cumple con las licencias de sistemas o productos creados por sus proveedores. Es conveniente y necesario no utilizar copias sin el consentimiento de sus creadores.

Tampoco puede emitir información falsa sobre sus rivales.

Otros deberes con relación a la competencia incluyen la imposibilidad de vender por debajo de los costos (práctica ilegal cuyo fin es intentar sacar a la competencia) o de generar un producto, marca o eslogan similar a la competencia que cause confusión.

Cuando una empresa rival incumple estos deberes, se le advierte sobre el problema que está causando. La advertencia se realiza con la asesoría legal requerida; muchas veces da el resultado deseado, pero en otras puede ameritar procesos de resolución y conciliación de conflictos o recurrir a la vía judicial.

Vecinos

Las empresas deben ser conscientes de las responsabilidades con sus vecinos, especialmente en áreas urbanas donde se mezclan comercios y residencias o cuando las empresas o las plantaciones se ubican cerca de barrios o comunidades.

Normalmente las disputas suelen ser por contaminación ambiental, sónica e incluso escénica o visual.

Las empresas deben asegurarse que sus instalaciones se ubiquen en áreas donde se permite su actividad, de acuerdo al plan regulador de la municipalidad, pues este es el instrumento que establece el uso del suelo.

Se debe cumplir la normativa existente de salud en manejo de aguas residuales, materiales tóxicos, ambiente y ruido, entre otros.

Tránsito

Los vehículos deben tener los respectivos seguros, incluyendo el de daño a terceros.

Todos los que conducen están expuestos a un accidente, por lo que es obligatorio contar con seguros para no arriesgar a la empresa por una imprudencia.

La empresa también debe verificar que la persona que conduce el vehículo sea idónea, tenga experiencia y no tiene problemas de alcoholismo o de conducción de vehículos.

Asimismo, debe establecer reglas claras sobre el uso de los vehículos durante las jornadas laborales, fines de semana y giras.

Otros: tributarios, arrendamientos, seguros y laborales

Las empresas y sus propietarios están en la obligación de tener una total comprensión de los deberes tributarios, de seguridad social y laborales.

En el caso de las obligaciones de seguridad social se incluye el seguro social y el seguro de riesgos del trabajo. La empresa también debe asegurar las condiciones idóneas de operación y para atención de emergencias en caso de incendios, sismos y otros incidentes.

En el campo laboral, aparte del cumplimiento en el plano salarial y en las condiciones de trabajo, se debe tener reglamentos claros sobre el acoso laboral y sexual. Asimismo, el personal debe estar capacitado y se debe mantener programas de formación permanentes.

Las empresas también pueden enfrentar problemas y disputas en el alquiler de los locales, instalaciones, equipos y maquinaria, entre otros. En todos ellos, se debe tener contratos, debidamente revisados con la asesoría legal para evitar estar en una posición desfavorable o que ponga en riesgo el negocio.

Acuña advierte que es muy común que en las empresas, particularmente en las pequeñas, todas las decisiones y actuaciones se basen en la buena fe y en la confianza entre patronos y colaboradores, proveedores, socios, clientes y vecinos.

Sin embargo, un problema en cualquiera de los ámbitos indicados puede derivar en una disputa legal con costos legales, de imagen, tiempo y económicos que pueden llevar a comprometer la viabilidad y continuidad de un negocio.

Elija bien su asesoría legal
Elija asesores con las competencias necesarias: cada abogado o abogada tiene diferentes especialidades, por lo que debe cerciorarse de elegir la persona correcta y con la especialidad respectiva.
Rankings: Busque información en rankings de profesionales legales que califican a los abogados y abogadas a nivel nacional o regional.
Atención: Observe si el abogado o abogada le escucha o no, así como determine si Usted se siente a gusto y con seguridad con su asesoría.
Equipo de apoyo: Verifique si el abogado o abogada se apoya en un equipo especializado que apoye las diferencias aristas de un conflicto o proceso.
Corrobore status: compruebe si cumple con las obligaciones del Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica.
Costo: hay varios factores que afectan los honorarios; pregunte desde el inicio cuáles son los honorarios.
Fuente: Sfera Legal, Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica y otros