Historias

Facto Consulting lanzó menú virtual para restaurantes, con código QR, para que los clientes lo vean en su móvil

El propósito es brindar más seguridad

La firma Facto Consulting, ubicada en San Ramón de Alajuela, estaba a punto de lanzar un sistema de facturación electrónica especializado en restaurantes.

En eso se vino la pandemia del COVID-19.

Entonces decidieron desarrollar una solución para cuando los restaurantes reabrieran: un menú virtual para que el cliente lo pueda ver en su teléfono móvil con solo captar un código QR.

La solución le da seguridad, al disminuir la cantidad de contactos fìsicos dentro del establecimiento, y puede generar ventas express directas al negocio.

“Con el menú nos fortalecimos”, asegura José Edgardo Jiménez, socio cofundador de Facto Consulting.

José Edgardo es oriundo de San Ramón, igual que su socio Ronald Rojas.

Los negocios que ambos tenían por aparte los llevaron a unirse.

Había estudiado dirección de empresas en la Universidad de Costa Rica y derecho en la Universidad de San José. Actualmente es profesor de derecho tributario en esta última.

Desde que era estudiante incursionó en el mundo de los restaurantes y llegó a dedicarse a este negocio durante 15 años.

Llegó a ser propietario de tres restaurantes, uno ubicado en Bajo Rodríguez, San Ramón, y otros dos en Santa Clara y Florencia, en San Carlos.

Ronald Rojas era, precisamente, quien le ayudaba con los sistemas de los restaurantes.

Ronald había estudiado programación y electrónica en el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) e ingeniería industrial en la Universidad Castro Carazo.

Se dedicaba al desarrollo de sitios web y de software de forma independiente como free lancer. Así lo hizo durante 15 años también.

Para ambos era claro que el futuro eran los productos digitales y tenían buena química, por lo que coincidieron en crear una empresa tecnológica a finales de 2017.

En enero siguiente ya habían fundado Facto Consulting.

Fue el año en que empezó el proceso de implementación de los comprobantes electrónicos, por lo que la nueva compañía empezó a ofrecer una solución de facturación y desarrollo de sitios web.

Edgardo, que estudia actualmente una maestría de administración en el Instituto Tecnológico de Costa Rica, se había especializado en consultorías tributarias.

Ese conocimiento lo combinaron para ofrecerle un mayor respaldo a los clientes del sistema de facturación electrónica.

El negocio empezó a crecer, por lo que Edgardo fue vendiendo los restaurantes.

La empresa llegó a tener ocho colaboradores. La misma cantidad que tiene aún.

Un factor que empujó el incremento de clientes de Facto Consulting es que se afiliaron a las cámaras de comercio de San Ramón y de la Zona Norte, lo que les da muchos contactos y networking.

Con el conocimiento del negocio de restaurantes y el fuerte en la facturación, en los primeros meses del 2020 estaban a punto de lanzar un sistema de comprobantes electrónicos para este sector.

Ronald explica que el sistema es un híbrido con componentes especializados que están en la Nube y funcionalidades que se instalan para facilitar el uso, incluyendo la información que requiere la persona a cargo de la contabilidad.

Las medidas de emergencia adoptadas frente al COVID-19 no afectaron directamente a Facto Consulting, con la excepción de varios nuevos contratos que quedaron pendientes de firmar.

Pero a sus clientes sí los afectó.

Como el sistema de facturación se contrata mediante una suscripción anual, a aquellos cuya anualidad se vencía se les ofreció una extensión del contrato o que pagaran en tractos.

En mayo anterior las medidas de confinamiento se habían flexibilizado en Costa Rica.

Desde ese momento fue evidente que para los negocios sería vital brindar seguridad a sus clientes cuando ingresan y están en sus instalaciones.

Ronald y José Edgardo pensaron en una solución para los restaurantes: un menú virtual.

Duraron un mes en desarrollarlo, desde principios de mayo.

Lo lanzaron el sábado 6 de junio, cuando los restaurantes podían abrir con el 50% de su capacidad, manteniendo el distanciamiento físico y con diversas medidas de higiene.

El menú virtual se acciona mediante un código QR utilizando un teléfono inteligente.

La mayoría de los celulares pueden activar el menú con sólo captar el código mediante la cámara.

Si el código no se acciona, el usuario debe descargar un lector de código de QR (hay varios en PlayStore y AppStore).

Aunque hay restaurantes que envían sus menús a los correos electrónicos de los clientes, para actualizar precios o los platos deben volver a generar el archivo PDF.

Aparte de eso, esta modalidad no tiene otras funcionalidades ni beneficios.

Edgardo y Ronald explican que la ventaja del menú digital accionado con el código QR –que ellos ofrecen– es que el menú se actualiza en forma digital.

Además, el cliente puede guardar el menú, se incluye un botón para hacer pedidos (si tiene servicio express) y tiene la plantilla para crear un club de cliente frecuente.

Edgardo explica que, por protección de datos, no se puede utilizar la base de datos de clientes a los que se ha facturado.

Con la plantilla, el cliente se inscribe voluntariamente.

Otra ventaja es que el propietario del negocio puede ver la estadística de consumo y generar campañas mensajes promociones.

Incluso se genera una dirección con Google Maps, aparte que se puede incluir galerías de fotos y videos del restaurante, y enlaces a sus redes sociales.

“La idea es minimizar los posibles focos de contagio dentro del restaurante”, dice Edgardo. “Los clientes tienen más resistencia a manipular objetos en el local. Entre menos cosas tenga que manipular, estará más tranquilo”.

El restaurante que desee contar con esta facilidad debe cancelar una anualidad de $100, con lo que recibe la dirección web del sitio (donde está su menú) y el código QR en un arte en varios formatos: PDF y para diseño.

Así se puede mostrar el código QR en servilleteros en las mesas, en adhesivos en la paredes o donde desee.

Edgardo y Ronald afirman que esta solución ya la utilizan más de 100 restaurantes de todo el país, aunque la mayoría de sus clientes son de San José.

Entre ellos citan a Soda Tapia, Restaurante y Cafetería La Duquesa (en San Ramón de Alajuela) y Coca Loca Steak House (en Ciudad Quesada, San Carlos).

La empresa actualmente se enfoca en la comercialización de esa solución, pero ya piensa en continuar el proyecto del software de facturación para restaurantes.

Edgardo considera que, si bien ya las empresas utilizan algún sistema de facturación, se puede tener éxito si se ofrece un mejor sistema, un mejor precio y mejor soporte.

“El menú en línea es una antesala para darnos a conocer”, dice.

En clave
¿Volverá su negocio a ser igual?
Al ser un producto digital, no se verá mucho cambio. Sin el COVID-19 la relación con los clientes ya era digital. Esa relación se fortalecerá ahora.
¿Cuáles son las principales lecciones que deja la crisis?
–Mantener la innovación constante, captando las necesidades y tendencias del mercado.
–Diversificar sin desenfocarse, lo que significa ampliar los productos y servicios sin alejarse del giro o de la misión del negocio.
–Actualizarse, incorporando nuevas tecnologías como big data.
–Mejorar los tiempos de respuesta para la atención de contratiempos.
–Crear una red de soporte o networking, por ejemplo perteneciendo a cámaras de comercio.
Fuente: Fact Consulting
Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".