Por: Pymes El Financiero.   25 abril, 2012

La computación en la nube o cloud computing facilita la expansión de los negocios y el crecimiento de las empresas. Además, garantiza la flexibilidad para trabajar desde cualquier sitio dado que permite el acceso a los correos electrónicos, software y bases de datos que requiere el empresario y sus colaboradores para sus labores.

Actualmente la oferta de servicios en la nube se está ampliando con una gran cantidad de aplicaciones y proveedores.
Actualmente la oferta de servicios en la nube se está ampliando con una gran cantidad de aplicaciones y proveedores.

Pero hay un requisito para que sea así: verificar la protección de los servicios y de la información que se utiliza a través de Internet.

La Nube no es una tecnología desconocida. Los usuarios que tienen correos electrónicos de Gmail, Hotmail y Yahoo!, y que utilizan redes sociales, suben fotografías, música y vídeo a sitios de almacenamiento de datos, entre otros, ya aprovechan cloud computing.

Este tipo de aplicaciones no requieren tener que adquirir una licencia para cada programa y por cada computadora que se va a utilizar, sino que se paga de acuerdo a diferentes modalidades, en especial de acuerdo a la demanda o uso.

"La computación en la nube facilita la expansión del negocio"
"La computación en la nube facilita la expansión del negocio"

Todo lo que hemos venido usando en Internet es computación en la nube”, dice Ruddy Simons-Llauger, gerente regional y especialista en cloud computing de Trend Micro. “El tema es qué modelo de negocios es el que se tiene con esta tecnología”.

Trend Micro Inc. es una firma con sede central en Japón especializada en seguridad informática y que se ha especializado en protección de sistemas de cloud computing. En la región tienen presencia a través de diferentes distribuidores, como la compañía Sistemas Eficientes S.A. (Sefisa).

FACILIDADES

Simons explicó que la computación en la nube permite a las empresas alojar y tener acceso a través de Internet toda su infraestructura de información.

De acuerdo al National Institute of Standards & Technology de Estados Unidos, cloud computing permite compartir recursos informáticos y que pueden ser rápidamente aprovisionados de manera rápida, con menores costos y más sencillamente.

Cloud computing permite incrementar y usar más servicios en la Red, por lo que más empresas están incorporando este tipo de tecnologías en sus operaciones dado que reduce costos de espacio para tener servidores y otros equipos necesarios, de energía, de aire acondicionado, de programas informáticos, de personal, y de mantenimiento y reparación de programas y equipos de cómputo.

Simons dijo que hay diferentes formas de adopción de servicios en la Nube, donde los costos van de acuerdo a la demanda, es decir: las empresas pagan de acuerdo a lo que utilizan en almacenamiento y en servicios.

Las empresas pueden pagar por servicios donde pueden colocar sus equipos en centros de datos (lo que se conoce como colocation) y espacios en servidores propiedad de las empresas de tecnología y telecomunicaciones que brindan este tipo de servicios (Infraestructure as a Service o IaaS).

Otras modalidades son Plataform as a Service (PaaS) y Software as a Service (SaaS), donde no se adquieren los sistemas y programas que se requieren sino que se paga de acuerdo al uso o demanda de espacio de almacenamiento de datos de clientes o administrativos, y de programas informáticos.

Así las empresas pueden utilizar bajo el modelo de servicios de infraestructura (cloud infrastucture), de datos (cloud data) y de aplicaciones (cloud application), donde la única inversión que se necesita es en los dispositivos de acceso (computadoras de escritorio, laptops, tabletas o teléfonos inteligentes).

RÁPIDA ADOPCIÓN

Simons-Llauger destacó que este tipo de tecnologías se están adoptando con rapidez en la región, en especial a través de aplicaciones para ventas, atención al cliente y otras más, para hacer más productiva y efectiva la operación de la empresa.

“En América Latina las empresas son más agresivas en adoptar la computación en la Nube por temas económicos, de expansión territorial, para estar más cerca de los clientes, por diferentes motivos”, recalcó Simons-Llauger.

El especialista explicó que lo que motiva a las empresas de la región a adoptar la Cloud es la reducción de costos, la disminución de los tiempos de problemas en los sistemas, probar procesos de negocios nuevos de manera más rápida sin depender de los desarrolladores y entrar a nuevos mercados en forma mucho más rápida, entre otras.

Sin embargo, hay varios factores que inhiben la adopción de servicios de Cloud.

“Parte de los inhibidores es que el empresario se pregunta: ¿Dónde están mis datos?”, dijo Simons-Llauger. "Los empresarios se preguntan dónde se están almacenando los datos o dónde está quedando la información incluso cuando se borra".

Simons recalcó que el principal inhibidor para adoptar la computación en la nube bajo cualquiera de las modalidades tiene que ver con la seguridad, el riesgo de pérdida y la privacidad de la información.

Otra preocupación es la disponibilidad de la información y los servicios debido a la calidad de los servicios de conexión a Internet.

El miedo a la Nube se reduce si las empresas se aseguran que la información esté protegida y que van a obtener sus beneficios”, dijo Simons-Llauger. “Por eso debemos trabajar en lo que llamamos un mundo seguro para el intercambio de la información”.

Así se debe asegurar que el proveedor del servicio en la Nube que se va a contratar utiliza sistemas de seguridad para cloud computing, cumple con los estándares o reglas de manejo y protección de la información a nivel de la infraestructura, de manejo y almacenamiento de datos, y de servicios.

Adicionalmente, se deben emplear herramientas de seguridad en los dispositivos: computadoras de escritorio y portátiles, y móviles (teléfonos inteligentes y tabletas).

El especialista advirtió que si bien hay que tener seguridad para protegerse de los ataques externos de hackers o piratas informáticos, una buena parte de robo de la información proviene de colaboradores internos que por descuido, incumplimiento de normas de seguridad o por deseo de hacer daño exponen los datos del negocio. “Se debe aplicar seguridad adentro y afuera”, recalcó.