Por: Joanna Nelson Ulloa.   27 diciembre, 2018

Ser un negocio amigable con los animales (pet friendly, en inglés) va más allá de permitir el ingreso de estos. Implica tomar una serie de medidas que garanticen el bienestar del animal mientras permanece en el sitio.

Eugenio Androvetto, encargado de la Dirección de Protección al Ambiente Humano del Ministerio de Salud, explicó que en el país no existe mayor regulación en cuanto al tema de establecimientos de esta índole.

Únicamente se habla del asunto, en sentido prohibitivo, en el Reglamento para los Servicios de Alimentación al Público.

En su artículo 61, inciso c, “se prohíbe la permanencia o ingreso de animales domésticos excepto los perros guías utilizados por las personas no videntes”. Dicha normativa fue emitida en el 2012.

No obstante, en los demás tipos de negocios que no son restaurantes, al no haber limitaciones legales, sí es posible que ingresen animales.

Procure crear un espacio en el que las mascotas estén cómodas y seguras. Por ejemplo, que tengan agua y alimento disponible. (Foto: Shutterstock/Imagen con fines ilustrativos).
Procure crear un espacio en el que las mascotas estén cómodas y seguras. Por ejemplo, que tengan agua y alimento disponible. (Foto: Shutterstock/Imagen con fines ilustrativos).

Hoy día, en muchos hogares tienen mascotas y las tratan como miembros de su familia, por lo que valoran que las empresas tengan espacios habilitados para ellas.

Por ejemplo, en Costa Rica, en un 66,5% de las viviendas hay por lo menos una mascota, según datos del 2013 de la Encuesta de Actualidades de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica.

Un 56% de las casas alberga perros y un 15% gatos, mientras que el resto posee otros animales como peces, aves, roedores y conejos, detalla dicha encuesta.

Desde el punto de vista de las pymes, esta realidad abre oportunidades de negocio para justamente alcanzar a ese mercado amante de los animales.

¿Cuáles son algunos aspectos que es importante considerar para hablar de que un negocio es realmente pet friendly?

A continuación le ofrecemos una guía:

1. Habilite un lugar seguro y cómodo para el animal

Si va a permitir que el animal entre a su empresa, es preciso garantizar algunas medidas de seguridad para la mascota, su propietario y las demás personas que frecuentan el local.

Gisela Vico, presidenta de la Asociación Nacional Protectora de Animales (ANPA), aconsejó que sea un área segura en la que el animal esté cómodo, de manera que tenga agua disponible y que se trate de un sitio con sombra (si va estar al aire libre, por ejemplo).

Igualmente, debe ser un lugar acondicionado de tal forma que evite que la mascota pueda escaparse o sufrir algún accidente.

Vico recomendó, si eventualmente sucediera un accidente, tener de antemano los números telefónicos y direcciones de veterinarias cercanas que puedan auxiliar al animal.

Asimismo, saber previamente qué pueden darle al animal si sufre un envenenamiento, por citar un caso, mientras llega la ayuda o se le traslada a un centro médico.

Capacite a sus empleados para que sepan cómo comportarse frente a los animales que vayan a su empresa. (Foto: Archivo GN/ Imagen con fines ilustrativos).
Capacite a sus empleados para que sepan cómo comportarse frente a los animales que vayan a su empresa. (Foto: Archivo GN/ Imagen con fines ilustrativos).
2-Cree un reglamento y publicítelo entre sus clientes

Con el fin de tener reglas claras, es fundamental contar con un reglamento.

Así lo aconseja la veterinaria Sofía Herra, fundadora de la empresa AMO Pro Bienestar Animal, que asesora a negocios que quieren ser pet friendly.

En ese reglamento se deben plantear normas para la gente que visita el local o comercio con su mascota.

Por ejemplo, es importante estipular que el dueño debe hacerse responsable del animal: llevarlo con correa, recoger los desechos que el animal genere, no soltarlo para evitar eventuales peleas con otros animales, entre otras pautas.

También se puede estipular cuáles animales se permiten y cuáles no, señalar en qué lugares pueden estar y tener rotulados esos sitios.

Herra recomendó dar a conocer previamente el reglamento entre los clientes para que antes de llegar al local conozcan qué se espera de ellos.

Puede publicarlo en sus redes sociales y en su sitio web.

Además, Herra sugirió que esas reglas estén visibles en el lugar como recordatorio para los consumidores.

3-Capacite a sus empleados

Los amantes de las mascotas esperan que los negocios que se hacen llamar pet friendly las reciban como un cliente más.

¿Qué pasaría si su personal le tiene miedo a las mascotas o, en el peor de los casos, las odia?

Probablemente, el trato que vayan a recibir esos animales no sea el mejor.

Por ello, es necesario capacitar a sus empleados.

Ellos deben conocer las reglas, saber cómo tratar a los animales y a sus dueños y estar preparados si se presenta una emergencia o situación difícil.

Cree reglas y publicítelas entre sus clientes. (Foto: Archivo GN/ Imagen con fines ilustrativos).
Cree reglas y publicítelas entre sus clientes. (Foto: Archivo GN/ Imagen con fines ilustrativos).
4-Determine cómo estarán divididos los espacios

Según el tamaño de su local y de acuerdo con el tipo de negocio, puede habilitar diferentes espacios.

Tiene que decidir si los animales pueden estar en cualquier parte del establecimiento, si su enfoque es totalmente para amantes de mascotas, o si habrá lugares especiales (más apartados) destinados a ellos.

Debe tomar en cuenta que habrá clientes a los que no les gustan los animales del todo o escucharlos hacer ruido (como ladrar), o hay algunos que les tienen miedo, por lo que no se van a sentir a gusto cerca de ellos.

En estos escenarios, sería conveniente crear espacios separados para las mascotas y sus dueños del resto de visitantes. Así, todos sus clientes se sentirán cómodos y contentos.