Por: Krissia Chacón.   27 septiembre, 2018

¿Le sucede que no puede ver un video completo en su celular sin que la reproducción se le pause por errores de conexión?

Costa Rica es el sétimo país del mundo con la peor experiencia de consumo de video. Así lo determinó el más reciente estudio de la firma especializada OpenSignal.

El informe estudió 69 países a nivel mundial y pretende responder la pregunta: ¿qué tan bueno o malo es el procesamiento de video en la red de mi operador?

La métrica de experiencia de video de OpenSignal se deriva de parámetros de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) para medir la calidad del video.

Los tres criterios principales para otorgar la calificación fueron: el tiempo de carga antes de que el video comience a reproducirse, el índice de estancamiento caracterizado por paradas en la reproducción y el nivel de resolución de la imagen.

Estudio realizado por OpenSignal colocó a Costa Rica en el puesto 62 de 69 países a nivel mundial en experiencia de consumo de video móvil.
Estudio realizado por OpenSignal colocó a Costa Rica en el puesto 62 de 69 países a nivel mundial en experiencia de consumo de video móvil.

La experiencia de video fue evaluada en una escala de 0 a 100. Un puntaje que entre 75-100 es “excelente”; 65-75 es “muy bueno”, 55-65 es “bueno”, 40-55 es “aceptable” y 0-40 es “pobre”.

La de Costa Rica fue de 43,76; solo por encima de Ecuador, Cambodia, Pakistán, India, Irán y Filipinas.

Los operadores Kölbi, Movistar y Claro, afirman que están conscientes de que el video se ha convertido en uno de los elementos que ha llegado a evolucionar la industria móvil.

El consumo de video por parte de los costarrincenses va en aumento. Por ejemplo, en Kölbi el consumo de video es del 45% - 50% del total de tráfico de datos, mientras que para Movistar es del 75%. Claro no indicó el porcentaje de consumo en su red.

¿Así de mal?

Lo curioso de este informe es que ningún país entró en la categoría “excelente” (75-100) en la calidad de video promedio.

Un puntaje excelente indicaría que los operadores de un país pueden admitir de manera consistente videos de alta resolución con tiempos de carga rápidos y un estancamiento casi inexistente en sus redes.

Las redes 4G han recorrido un largo camino desde su presentación hace nueve años, pero el hecho de que ningún país de la lista haya podido cumplir con la referencia más alta para la calidad de video evidencia que las tecnologías móviles todavía tienen espacio para mejorar.

Incluso los países con las redes LTE más sofisticadas tuvieron que conformarse con una calificación “muy buena” (65-75) en las mediciones de OpenSignal.

República Checa encabezó la tabla con una puntuación general de experiencia de video de 68,5, y solo otros 10 países se unieron a la élite de experiencia de video.

La mayoría de ellos se ubican en el centro y norte de Europa, mientras que los Emiratos Árabes Unidos y Singapur representan al Medio Oriente y Asia.

El aspecto que separa a un puntaje “muy bueno” de un puntaje “excelente” es menos consistencia en la calidad de video de diferentes fuentes y en distintas resoluciones.

El estudio revela que gran parte del mundo tiene una experiencia de video normal sin llegar a la excelencia. Los tiempos de carga son lentos; las paradas y tartamudeos a mitad de camino son comunes en diversos grados; y las conexiones a menudo tienen problemas para hacer frente a los formatos de mayor resolución.

“En general, los países europeos tendieron a tener un rango más alto que sus contrapartes en las Américas, mientras que los países asiáticos y de Medio Oriente están dispersos en todas las clasificaciones”. Estudio de OpenSignal 2018.

Costa Rica se ubica en el grupo de “aceptable”, rozando con los últimos en la lista que se caracterizan por estancamiento frecuente durante la reproducción de video y largos tiempos de carga, incluso para video de baja resolución.

En cuanto a la velocidad promedio, el país registra 8,46 Mbps, de las velocidades más bajas del mundo. Entre los 69 países, Costa Rica ocupa el lugar 61.

Corea del Sur es quien lidera la lista con una velocidad promedio de 45,58 Mbps.

Existe cierta relación entre las velocidades promedio y la calidad de video en cuanto a la experiencia, la cual generalmente mejora a medida que aumenta la velocidad, pero no es una correlación exacta, señala OpenSignal.

El principal ejemplo es Corea del Sur quien fue el más rápido de los 69 países por bastante margen. Sin embargo, este país asiático estuvo muy por debajo de la marca más alta en experiencia de video. Ni siquiera hizo el corte de 11 países en la clasificación “muy buena”.

“Claramente, una buena experiencia de video depende de más que una conexión móvil rápida”, agrega el informe.

No solo de velocidad vive el video

La pregunta que salta es: si la velocidad no determina la calidad de la experiencia en los países más rápidos, entonces ¿qué es?

La latencia, que mide el tiempo de respuesta de una red, tuvo un gran impacto en la métrica de OpenSignal de experiencia de video.

Cuanto más espere un dispositivo para recibir noticias del servidor de video, más tardará el contenido en cargarse y comenzar a reproducirse.

La consistencia de la velocidad de conexión también es un factor importante. No es necesaria una conexión súper rápida para transmitir video a través de redes móviles, pero un video necesita un rendimiento relativamente constante para evitar el estancamiento.

Por lo tanto, una red que ofrece una conexión de 50 Mbps de un segundo y una conexión de 2 Mbps el segundo siguiente es probable que proporcione una experiencia de video inferior que una red que puede mantener una conexión constante de 20 Mbps durante un tiempo prolongado.

Mantener velocidades constantes no es algo fácil para un operador de telefonía móvil debido a la naturaleza de las redes celulares.

"A diferencia de la banda ancha fija, donde los suscriptores a menudo tienen una línea dedicada, las redes móviles operan a través de la capacidad compartida. A medida que la cantidad de usuarios y las demandas de datos cambian en una celda determinada, la red móvil redividirá y redistribuirá constantemente su capacidad disponible, lo que puede generar grandes fluctuaciones en la velocidad de conexión individual de un momento a otro”, explica el informe.

La experiencia del video también puede verse afectada por la política del operador.

Muchos operadores de todo el mundo usan tecnologías de optimización de video para restringir el nivel de resolución de video al que sus clientes pueden acceder en sus teléfonos.

Las tendencias de consumo de video en Costa Rica van al alza.

En los últimos dos años, el tráfico de Internet en Movistar se ha duplicado y alrededor de un 75% de ese tráfico está asociado al uso de plataformas de video, afirmó Karla Espinoza, gerente de comunicación de este operador.

En Kölbi el tráfico por video representa alrededor del 50% del total de datos. De ese porcentaje Youtube es el servicio de video que más tráfico consume, seguido por Facebook multimedia y streaming, Instagram y Netflix, dijo German Sánchez, director de la unidad de infraestructura de telecomunicaciones del ICE.

Al cierre de esta edición, Claro no se manifestó con respecto a sus datos de tráfico de video móvil.

La demanda crece, el costarricense está más conectado y el país sigue sumido en las últimas posiciones en velocidades y experiencias de consumo móvil.

Como parte de las acciones que señala Kölbi para mejorar esa experiencia es el lanzamiento de la red 4.5G y la ampliación de la red 3G y 4G. También aseguran que se están preparando para el lanzamiento de la red 5G.

Movistar asegura que con el lanzamiento de la red LTE PRO, con la que duplican las velocidades, los clientes podrán disfrutar de sus contenidos favoritos con mayores velocidades, una mejor calidad de imagen, sonido y con estabilidad.

La acción que implementó Claro fue la instalación de su red 4.5G en el país. Esta tecnología es la evolución de la red 4GLTE.

Los operadores aseguran tener propuestas en beneficio de sus clientes, pero el punto de discusión es que ni siquiera países como Corea del Sur o la misma República Checa, que es la que actualmente ofrece la mejor experiencia de video, logran una nota perfecta.

En gran medida se debe a que no ha llegado la 5G, la red que promete revolucionar la forma de consumir contenidos en Internet.