Por: Carlos Cordero Pérez.   29 noviembre
Los móviles son “un centro de mando” para todo tipo de actividades cotidianas. (Foto Graciela Solís / Archivo GN)
Los móviles son “un centro de mando” para todo tipo de actividades cotidianas. (Foto Graciela Solís / Archivo GN)

Diciembre, aguinaldo y nuevos modelos de teléfonos móviles es un cóctel que anima a muchos consumidores a recorrer tiendas de los operadores y de electrónica para ver, elegir y comprar un nuevo dispositivo.

Ya sea que se deje llevar por la época o que su móvil esté dando el último suspiro, es conveniente considerar varias señales para cambiar y elegir su próximo celular, según sus gustos, necesidades, estilo de vida y recursos.

“Recomiendo esperar dos versiones o dos años para realizar los cambios, ya que es cuando realmente los fabricantes incorporan tecnologías relevantes”, dijo Mauricio López, gerente general de MacNet IT, firma especializada en productos Apple.

Los móviles son en la actualidad un dispositivo indispensable, “un centro de mando”, para todo tipo de actividades cotidianas en el trabajo o a nivel personal y familiar.

Las marcas ofrecen diferentes modelos o versiones, con distintas capacidades y costos para cada segmento de mercado. Además, están constantemente lanzando nuevos equipos.

Opciones hay.

La última versión de la serie Galaxy Note 10 de Samsung, el Powerphone, reúne funcionalidades de un móvil, de una computadora, de una tableta, de una consola de videojuegos y hasta de un cuaderno.

Huawei acaba de introducir al país el Nova 5T, con lector de huella, algoritmo de inteligencia artificial para embellecimiento, y procesador con más potencia para disfrutar de videojuegos, entre otros.

Están disponibles también los nuevos modelos del iPhone 11, con sistema de doble cámara y una nueva cámara ultra gran angular para capturar hasta cuatro veces más información dentro de la foto, entre otras características.

Si su móvil tiene problemas de almacenamiento y de rendimiento puede ser el momento para cambiarlo. (Foto archivo GN)
Si su móvil tiene problemas de almacenamiento y de rendimiento puede ser el momento para cambiarlo. (Foto archivo GN)
Ya no da más

Claro que no hay un momento per se para cambiar el móvil. Incluso puede ser que usted legítimamente quiera estar al día con las últimas tendencias tecnológicas y con la moda.

La regla general es que deberá pensar en cambiar de modelo cuando el actual ya no cumple las necesidades de comunicación, entretenimiento y utilidad en el trabajo, en el estudio o a nivel personal.

Hay varias señales relacionadas con el rendimiento del equipo que le dirán si debe hacer un cambio obligatoriamente.

Los fabricantes coinciden que cuando su móvil ya no tenga la capacidad para actualizar el sistema operativo ni las apps es el momento de considerar sustituirlo. Es más: debe cambiarlo.

Recuerde que los sistemas operativos evolucionan e incorporan nuevas funciones que afectan el rendimiento del dispositivo (reacciona con torpeza, se pone más lento y las apps no trabajan bien).

Los daños de pantalla, carcasa o batería pueden repararse, pero las actualizaciones del sistema operativo y de las apps son inevitables. Llegará el momento en sobrepasarán la capacidad del equipo.

Las señales varían. No hace falta ser especialista para saber que deberá hacer algo con su móvil cuando tenga que eliminar algunas apps para que el teléfono no se pegue.

Puede que incluso le aparezca un mensaje de alerta sobre la capacidad de almacenamiento. No lo pase por alto.

La calidad y las funciones de las cámaras, que la batería se descargue con rapidez o que el móvil se conecte con dificultades a la red telefónica de su operador y a las redes wifi son también alertas a la que deberá poner atención.

“Otro signo es que se está desfasado son ciertas especificaciones, como el sensor de huellas, una cámara doble o sensores como el giroscopio”, dijo Andrea Hernández, gerente de mercadeo de móviles de Samsung.

La actualización tecnológica es de hecho otra señal para cambiar, especialmente para profesiones que requieren dispositivos de altas capacidades, funcionalidades y rendimiento.

Hay daños en el hardware del móvil que podrían ameritar la sustitución del dispositivo. Por algunos de esos daños –una quebradura en el cuerpo o en la pantalla– pueden filtrarse líquidos que dañen definitivamente el teléfono.

No necesariamente tendrá que optar por un modelo premium, ya que algunas marcas ofrecen versiones o modelos accesibles con funciones de alta gama. (Foto Graciela Solís / Archivo GN)
No necesariamente tendrá que optar por un modelo premium, ya que algunas marcas ofrecen versiones o modelos accesibles con funciones de alta gama. (Foto Graciela Solís / Archivo GN)
Cambio

Si usted se pregunta cuál es el modelo que le sirve y que es adecuado, la respuesta es simple: aquel que responde a sus necesidades, estilo de vida y presupuesto disponible.

Es importante tener claro cuáles son las funciones que son indispensables para su trabajo o estilo de vida.

“Busco entre lo que puedo comprar nada más y analizo las opciones a mi alcance, sin que exceda mi presupuesto”, recomendó Kryssia Soto, gerente de mercadeo de terminales Huawei para Costa Rica. “En ocasiones nos dejamos llevar por otras especificaciones del dispositivo que al final del día no aportan a lo que realmente necesitamos”.

Por ejemplo, si pasa conectado permanentemente para revisar correos electrónicos, documentos en la nube y registrar datos es probable que no requiera un móvil con la cámara más potente o avanzada.

Pero si requiere tomar fotografías o videos para su trabajo o actividades personales podría buscar y elegir modelos con las mejores cámaras y mayor espacio para almacenar archivos. Esto mismo –capacidad de almacenamiento– puede requerirse para tener su propio playlist de música en el móvil.

Los operarios, técnicos y profesionales que trabajan en el campo, y utilizan el dispositivo en sus trabajos, puede que deban dar énfasis a un móvil con una carcasa duradera y que sean resistentes al agua, al polvo, y a golpes y caídas, entre otros.

En muchos de estos casos es probable que requiera un procesador potente si buena parte del procesamiento de datos, fotos y videos se realizan en el mismo equipo móvil. O tal vez se requiere una excelente antena si es intensivo en uso de aplicaciones de video, juegos y música en línea.

No necesariamente tendrá que optar por un modelo premium, ya que algunas marcas ofrecen versiones o modelos accesibles con funciones de alta gama.

Hay que poner atención, por supuesto, a las evoluciones tecnológicas (5G, wifi 6, inteligencia artificial, machine learning y realidad aumentada) que serán cada vez más claves en el futuro cercano, sin olvidar que la seguridad es cada vez más una prioridad.

No son las únicas tendencias. También hay evoluciones en pantallas (de ultra alta definición y de mayor tamaño para disfrutar de los contenidos) y cámaras (para imágenes nítidas y profesionales con lentes avanzados como ultra gran angular y diversidad de funciones).

A ellas se une la hiperconectividad: estar conectados a todo. Junto a la mayor capacidad para conectarse a las redes, se requiere adicionalmente procesadores que permitan una mayor capacidad de transmisión de datos, conectarse a otros dispositivos y el rendimiento del uso de las apps.