Por: AFP .   Hace 3 días
Las grandes empresas de Internet han sido acusadas en el pasado de permitir movimientos de noticias falsas y desinformación. Foto: AFP
Las grandes empresas de Internet han sido acusadas en el pasado de permitir movimientos de noticias falsas y desinformación. Foto: AFP

Facebook rechazó “2,2 millones de anuncios” y otras “120.000 publicaciones de Facebook e Instagram fueron retiradas por intentar obstaculizar la participación en la votación” en las elecciones estadounidenses, anunció el vicepresidente de la empresa, Nick Clegg, en una entrevista con el periódico Journal du Dimanche.

Además, "se mostraron advertencias en 150 millones de informaciones falsas verificadas por medios independientes", incluida la AFP, explicó al semanario francés el vicepresidente de Asuntos Públicos y Comunicación de la empresa estadounidense.

Facebook ha redoblado esfuerzos en los últimos meses para no repetir la experiencia de 2016, cuando su red fue utilizada en operaciones masivas de manipulación de electores, dirigidas desde Rusia, durante la campaña presidencial de Estados Unidos y durante el referéndum del Brexit en el Reino Unido.

"Treinta y cinco mil colaboradores se ocupan de la seguridad de nuestras plataformas y contribuyen a las elecciones. Hemos establecido colaboraciones con 70 medios especializados, cinco de los cuales en Francia, en la verificación de informaciones", indicó Clegg.

"También disponemos de herramientas de inteligencia artificial. Estas permitieron la supresión de miles de millones de publicaciones de cuentas falsas, antes incluso de que fueran denunciadas por los usuarios", dijo el vicepresidente de Facebook. El sitio almacena además "todos los anuncios y las informaciones, como su financiación o su procedencia, durante siete años para garantizar transparencia".

Según Clegg, en 2016 “Facebook no había identificado ni suprimido ni una sola red extranjera de las que interfirieron en las elecciones. Entre marzo y setiembre de este año, hemos suprimido 30 redes maliciosas en el mundo, incluyendo algunas que apuntaban contra Estados Unidos”.

A principios de octubre, Facebook había retirado más de 300 cuentas y páginas activas en Facebook e Instagram. Según la compañía, guardaban relación con un gabinete de mercadeo, Rally Forge, que trabaja para Turing Point USA, una organización que busca movilizar a los estudiantes en torno a Donald Trump, sobre todo en los Estados donde el resultado de las elecciones se adivina muy ajustado.

Caso Biden

Estas afirmaciones se dan en el marco de los reclamos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien reprochó el miércoles 14 de octubre a Facebook y a Twitter por haber bloqueado el vínculo a un artículo del New York Post, que supuestamente exponía tratos corruptos de su rival electoral, el exvicepresidente Joe Biden y su hijo, en Ucrania.

El periódico dijo que obtuvo una computadora abandonada de Hunter Biden que implicaba a su padre en sus negocios en Ucrania.

“Una pistola humeante, un correo electrónico revela cómo Hunter Biden presentó a su padre vicepresidente con el hombre de negocios ucraniano”, decía el titular del periódico.

Luego de que el equipo de campaña rechazó que Biden haya conocido al empresario, Facebook y Twitter pusieron restricciones al vínculo del artículo, diciendo que hay interrogantes sobre su veracidad.

“Esto es parte de nuestro proceso estándar para reducir la difusión de desinformación”, dijo entonces el vocero de Facebook, Andy Stone. Twitter publicó que estaba limitando la difusión del artículo porque había cuestionamientos sobre “el origen de los materiales” incluidos en el artículo.

Los republicanos estaban indignados por lo que llamaban censura partidista.

Tema de vacunas

El movimiento para contrarrestar las noticias falsas incluyó un aviso de Facebook el martes 13 de octubre según el cual en esa plataforma se prohiben de los anuncios que desmotiven a la gente a vacunarse contra la gripe en plena pandemia de coronavirus.

“Pese a que los expertos en salud pública concuerdan en que no tendremos una vacuna contra la COVID-19 aprobada y ampliamente disponible en un tiempo, hay medidas que la gente puede tomar para estar sano y seguro”, afirmó la compañía en un comunicado.

La plataforma ya prohibió la desinformación y los fraudes identificados por las instituciones de salud pública como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Facebook continuará permitiendo, sin embargo, los anuncios tanto a favor como en contra de las regulaciones gubernamentales ligadas a las vacunas. La empresa planea igualmente lanzar una campaña de información pública en Estados Unidos animando a que la población se vacune contra la gripe estacional.

Los gigantes de la tecnología han sido regularmente acusados de permitir que florecieran los movimientos anti-vacunas en sus plataformas.

Según las autoridades sanitarias estadounidenses, la cantidad de niños que llegan a los dos años sin haber recibido ninguna vacuna superó el 0,9% para los nacidos en 2011 y el 1,3% de los nacidos en 2015.