Por: Carlos Cordero Pérez.   21 febrero
Al tiempo que hay déficit de talento con competencias tecnológicas y menor participación de las mujeres en la industria, en general la tasa de desocupación femenina es mayor que la masculina. (Foto para EF)
Al tiempo que hay déficit de talento con competencias tecnológicas y menor participación de las mujeres en la industria, en general la tasa de desocupación femenina es mayor que la masculina. (Foto para EF)

Romper los estereotipos y empoderar a niñas y mujeres en las tecnologías de información y comunicación (TIC) requerirá más que esfuerzos aislados, pero varias recientes iniciativas pretenden incentivarlas a dedicarse a la creación de soluciones a problemas de la sociedad y especialmente de ellas mismas.

Una de ellas es el hackathon virtual “Muévete Segura”, que se realizará del 19 al 21 de marzo próximos y es impulsada por 10 entidades públicas y privadas. En esta competencia equipos de personas jóvenes, especialmente mujeres, propondrán soluciones innovadoras para mejorar su seguridad durante los desplazamientos “en medios activos y de transporte público”.

“Entendemos la importancia de la tecnología para hacer realidad iniciativas sociales que tengan un impacto positivo en la comunidad”, dijo Diana Osorio, directora regional de la firma SAP, una de las firmas colaboradoras del hackathon.

El pasado 17 de febrero, Microsoft realizó en forma virtual la sexta edición del programa DigiGirlz con el objetivo de ofrecer oportunidades para niñas y mujeres en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

El evento tuvo el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

Un estudio de Ximena Valverde y Silvia Argüello, estudiantes de maestría en comercio y mercados internacionales de la Universidad Lead, recalcó que las mujeres en Costa Rica sobrepasan a los hombres en el grado de educación, incluyendo a nivel universitario, pero se han mantenido lejos de las carreras de STEM.

En contraste, las oportunidades de empleo crecen en industrias de tecnologías de información y comunicaciones (TIC’s); los trabajos se transforman aceleradamente con la digitalización y la automatización, que exigen más personas con competencias en esas áreas; y la tasa de desocupación femenina es mayor que la masculina.

Pese a los esfuerzos que se han realizado y la inversión en educación, el país presenta una importante brecha de género y desde hace una década tiene resultados más bajos que el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en todas las pruebas PISA, no solo en matemáticas y ciencias.

“Esto nos obliga a replantear nuestro sistema educativo y a reformar la manera en la que se viene impartiendo la educación académica desde la infancia”, dijo Valverde.

La investigación señala que se debe dar un mayor acompañamiento a las mujeres desde la infancia para despertar su interés por carreras STEM y que el país debe enfocarse en una mayor calidad de los docentes, propiciar las tutorías fuera del aula para reforzar el aprendizaje y replantear las metodologías usadas en las clases.

En el mundo, también

La situación no es exclusiva de Costa Rica. A nivel global sólo el 35% de los estudiantes de STEAM (incluyendo artes) en la educación superior son mujeres, apenas el 3% de las mujeres en eligen estudios de TICs y menos del 10% del talento contratado en la industria tecnológica son mujeres, según Microsoft.

La firma creó el programa DigiGirlz, el cual consiste en talleres prácticos de tecnología y actividades para el desarrollo de habilidades blandas, así como charlas inspiracionales, dirigidos a las niñas. Además, se crea un espacio para que las jóvenes desarrollen habilidades e interactúen con mujeres líderes del sector y referentes femeninos en estas industrias, para que se inspiren y planeen su futuro profesional con el horizonte científico y tecnológico más presente.

“Está probado que parte del déficit de mujeres en estas industrias y carreras tiene que ver con la falta de referentes”, justificó Ineke Geesink, gerente de Microsoft Costa Rica.

Recientemente también la Texas Tech University Costa Rica anunció la Women Impact Tech, una iniciativa destinada a fomentar la participación femenina en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM).

En el caso del hackathon el propósito es diseñar soluciones a la vulnerabilidad de las usuarias en sus desplazamientos, sobre todo cuando van solas, a través de la creación de grupos o redes para viajar en compañía de iguales, para lo cual se podrán apoyar en herramientas digitales, datos y metodologías de innovación.

“Muévete Segura” es parte de la iniciativa género-sensitiva de innovación en soluciones a la inseguridad de las usuarias en el transporte público.

Es impulsada por el Instituto Nacional de las Mujeres, los ministerios de Ambiente y Energía y Obras Públicas y Transportes, el Consejo de Seguridad Vial, la Fundación CRUSA y el proyecto MiTransporte de la Cooperación alemana para el desarrollo – GIZ (por encargo del Ministerio Federal de Ambiente – BMU).

El hackathon cuenta con el acompañamiento de la Universidad Cenfotec, la colaboración de SAP, la comisión de mujeres del Colegio de Profesionales en Informática y Computación, y la Alianza Empresarial para el Desarrollo.

Los equipos de trabajo deben ser de máximo cinco personas, de las cuales por lo menos tres deben ser mujeres. Las personas que no tienen equipo y desean participar podrán registrarse individualmente, para que la organización les asigne un equipo el día del evento

Las propuestas deben enfocarse a una solución al problema planteado, que sea tecnológicamente viable, diseñada para mejorar la experiencia de la población meta e incluir los enfoques de igualdad de género y derechos humanos.