Tecnología

¿Por dónde empezará Liberty a mover el mercado?

Liberty anunció una serie de servicios que se dispondrán en el corto y mediano plazo, incluyendo cuádruple play: televisión, Internet y telefonía fija y móvil con paquetes que serían más económicos

La compañía Liberty (que integró las operaciones de Cabletica y Movistar) prepara los movimientos de su oferta de televisión por suscripción, Internet residencial, telefonía fija y telefonía móvil. Uno de ellos será en paquetes o planes de esos servicios integrados que irán un paso más allá de lo que puede elegir actualmente en Costa Rica.

Los clientes podrán solicitar cada servicio por separado o elegir paquetes de dos (duo play), tres (triple play) y, ahora, hasta cuatro de los servicios (cuádruple play) con diferentes promesas de beneficios en costos y facilidades.

Aparte de una sola factura para simplificar los pagos mensuales, se obtendrían diferentes combinaciones, velocidades y ahorros, que la firma asegura serán sustanciales. En los mercados donde ya funcionan los paquetes de cuádruple play los costos son hasta 25% menores.

Los planes no tienen ningún tiempo de permanencia obligatoria. Pero si el cliente adquiere el teléfono móvil con pagos mensuales, el paquete completo tendrá el plazo que elija, de hasta dos años.

“Habrá planes con distintas combinaciones”, dijo Heliodoro Martín, director de planificación y mercadeo de Liberty. “La lógica de la propuesta es que cualquier beneficio de servicios individuales lo tiene el plan convergente, con una única factura y mejor costo”.

Liberty oficializó el pasado 14 de junio su nueva marca tras la adquisición de la operación local de Movistar en 2021. La compañía ya era propietaria del 80% de Cabletica desde hace tres años. Además, adelantó que introducirá una serie de servicios adicionales, incluyendo ofertas de cuádruple play.

El paso profundiza la competencia con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y Claro, que ofrecen también telefonía móvil, telefonía fija (tradicional e IP), Internet y televisión por suscripción. Sin embargo, hasta el momento, estos operadores solo ofrecen servicios individuales o paquetes de doble y triple play.

Para los operadores de televisión por suscripción, telefonía IP e Internet como Tigo, Telecable y las empresas y cooperativas regionales que ofrecen servicios de telecomunicaciones, el desafío es mayor. Pero tienen opciones.

“El campo de batalla ya cambió de horizonte. La convergencia actual abarca redes fijas, redes móviles, contenido de valor e inteligencia artificial en el core de la red”, advirtió Gilles Maury, prospectivista o especialista de tendencias de telecomunicaciones.

Liberty anunció esta semana que se apoyará en la red integrada para acceso a Internet, uniendo la infraestructura fija y móvil a partir de la expansión de fibra óptica para más de 3,3 millones de clientes en la actualidad, con una oferta convergente de enlaces de Internet para el hogar, telefonía y datos móviles, televisión por suscripción, entretenimiento y telefonía fija.

La compañía adelantó que se incorporará “contenido diferenciado” con flexibilidad al momento de contratar los servicios, con una oferta 100% digital y varios lanzamientos que irá realizando paulatinamente.

La batalla no será fácil. Los rivales implementan sus propias acciones para fortalecer posiciones: el ICE expande sus servicios de fibra óptica y prepara avanzar en telefonía móvil, Claro incursionó en servicios de fibra óptica y Telecable adelantó planes para brindar mayores anchos de banda en este tipo de enlaces. A nivel regional, Coopelesca, Coopesantos y Coopeguanacaste también expanden sus redes y servicios de telecomunicaciones.

Consumidores diferentes

En Costa Rica, durante una buena parte de la última década, la diferenciación de los operadores principales fueron los servicios de datos móviles y de valor agregado, en lugar del ancho de banda fijo y la integración de los servicios fijos y móviles. Ahora el mercado se mueve a la consolidación tecnológica con las redes de fibra óptica hasta el hogar y, en el futuro, los servicios móviles de quinta generación o 5G.

Al mismo tiempo surgen nuevos desafíos para los operadores, como la utilidad de la telefonía fija, la migración de suscriptores de televisión por paga a los servicios o plataformas de contenido en línea (conocidas como OTT), las ofertas de contenido no reguladas y la consolidación del consumo de datos.

El campo de batalla, empero, es claro debido a las tendencias de consumo de voz, contenidos y comunicación vía servicios de datos móviles y fijos. “La competencia se profundiza en Internet”, advirtió Juan Manuel Campos Ávila, director general de Ciber Regulación Consultores.

El reto de los operadores es mantener e incrementar su presencia con ofertas más atractivas y detectando contenido que sea de relevancia para un usuario final diferente al de la prepandemia, que descubrió y desarrolló nuevas habilidades y experiencias en telecomunicaciones en estos dos años y medio.

“Los cambios en el mercado significarán grandes retos”, advirtió Rodrigo Castro, gerente de Porter Novelli. “Ahora, más que nunca, estas compañías deben estar pensando en cómo potenciar el vínculo con sus clientes actuales y potenciales. Entender muy bien la percepción de los servicios ofrecidos versus las expectativas del usuario”.

Será necesario que los operadores estén muy conectados con el entorno para tener una visión amplia de la conducta de los prospectos y de los clientes, con el fin de captar y mantener su atención y crear lealtad.

Marylena Méndez, expresidenta de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), destacó que los usuarios siempre mantienen la posibilidad de elegir los servicios de forma separada. Además, subrayó la disponibilidad de los servicios por parte de los diferentes operadores, pese a que no los tienen empaquetados para cuádruple play hasta el momento.

El gran reto que tienen los operadores, sin embargo, es que las ofertas convergentes se concentran en algunas localidades del Área Metropolitana y deberán expandirse tanto en esta zona como a otras regiones del país.

Uno de los obstáculos es el despliegue de infraestructura de redes de fibra óptica fuera de esa región. La solución podría provenir de la Ley para incentivar y promover la construcción de Infraestructura de telecomunicaciones en Costa Rica (No. 10.216), recién aprobada y publicada en el diario oficial La Gaceta.

Los operadores también deberán avanzar en la capacidad para identificar cuáles productos y servicios requieren los consumidores, brindarlos lo más pronto posible a los usuarios y mejorar el servicio al cliente con una experiencia agradable y eficiente, soluciones rápidas a sus requerimientos y la disminución del tiempo de espera y para resolver una solicitud.

La tarea será actualizar el empaquetamiento de los productos de telefonía, datos y televisión que ofrecen, brindando servicios en convergencia, en función de los consumidores que buscan resolver sus requerimientos con un solo proveedor.

En el caso de los operadores regionales que, por ejemplo, no ofrecen algunos servicios en la actualidad, una opción sería convertirse en operadores virtuales de telecomunicaciones móviles, una figura que permite comercializar servicios de una compañía con marcas propias. Las posibilidades son múltiples.

“El mercado costarricense está ávido de tener una oferta amplia de servicios convergentes de buena calidad”, dijo Edwin Estrada, director de desarrollo de NAE Centroamérica.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.