Tecnología

Reportan caída de servicios de Facebook, Instagram y WhatsApp

Los usuarios indican dificultades desde antes de las 9:30 a.m. de este 4 de octubre

Los servicios de redes sociales y de mensajería especialmente relacionados con la firma Facebook se vieron afectados por problemas de funcionamiento la mañana de este 4 de octubre desde antes de las 9:30 a.m.

A partir de las 9:24 a.m. los usuarios de Facebook reportaron problemas de funcionamiento en esta red social. Más de 126.000 suscriptores indicaron dificultades de acceso, la mayoría en el sitio web (78%), según Downdetector.

Facebook confirmó que los usuarios tienen dificultades para acceder a sus aplicaciones, incluidas WhatsApp e Instagram. En un comunicado, la compañía dijo que está trabajando para que todo vuelva a la normalidad “lo antes posible”.

“Somos conscientes de que la gente tiene dificultades para acceder a nuestras aplicaciones y productos. Estamos trabajando para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible”, dijo Facebook en un comunicado.

El 19 de marzo fue la última caída reportada de varias aplicaciones y servicios de redes sociales y de mensajería, atribuido en ese momento a “un problema técnico”.

Otros 99.000 usuarios de Instagram también reportaron dificultades desde la misma hora, mientras que en el caso de WhatsApp màs de 35.000 usuarios indicaron problemas con esta aplicación de mensajería desde las 9:28 a.m.

En el caso de WhatsApp el 45% indicó que tenía problemas en la aplicación móvil, en la conexión al servidor (28%) y en el envío de mensajes (27%), mientras que Facebook Messenger acumulaba cerca de 10.000 reportes de dificultades de los usuarios a partir de las 9:18 a.m. para enviar mensajes (41%), en el sitio web (30%) y en la app (29%).

“Disculpe, algo funciona mal. Estamos trabajando en ello y lo solucionaremos tan pronto podamos”, dice un mensaje que reciben los usuarios que buscan acceder a Facebook. “Sabemos que mucha gente tiene problemas para acceder a nuestras aplicaciones y productos”, dijo el portavoz de Facebook en Twitter, según la agencia AFP.

Los tuiteros también indicaron problemas, aunque en menor medida (a la hora de la revisión habían menos de 500 reportes) especialmente desde las 9:24 a.m. Los suscriptores tuvieron problemas en el sitio web (56%), en la app (24%) y también para ingresar su clave (20%).

En el caso de Snapchat hay menos de 200 reportes, aunque la mayoría también se concentran a partir de las 9:31 a.m. Hay reportes de problemas con servicios de Amazon Web Services, Google, Gmail y YouTube, pero en mucho menor volumen.

De acuerdo a Downdetector los reportes empezaron a disminuir a partir de las 10:05 a.m. Cinco horas más tarde de los primeros reportes, se mantenían los problemas de Facebook, Instagram, WhatsApp y Messenger. Después de las 4 p.m. los servicios se restablecieron paulatinamente.

Polémica

La agencia AFP resaltó que la interrupción se produce un día después de que una mujer apareció en la televisión estadounidense para revelar su identidad tras filtrar documentos a las autoridades, en los cuales alega que Facebook sabía que sus productos estaban alimentando el odio y dañando la salud mental de los niños.

Frances Hagen, una experta en datos de 37 años que trabajó para empresas como Google y Pinterest, acusa a Facebook de ser “sustancialmente peor” de que lo que había visto antes.

Haugen y congresistas y el diario The Wall Street Journal detallaron cómo Facebook sabía que sus productos, incluido Instagram, estaban dañando a las niñas, especialmente en lo que respecta a la imagen corporal.

La denunciante que compartió documentos de Facebook, alegando que el gigante de las redes sociales sabía que sus productos estaban alimentando el odio y dañando la salud mental de los niños, al tiempo que hizo un llamado para que la compañía sea regulada.

“Facebook una y otra vez ha demostrado que prefiere las ganancias a la seguridad. Está subsidiando, está pagando sus ganancias con nuestra seguridad”, dijo Haugen. “La versión de Facebook que existe hoy está destrozando nuestras sociedades y causando violencia étnica en todo el mundo”.

En la entrevista con 60 Minutos, explicó cómo el algoritmo, que elige qué contenido mostrar para cada usuario, está optimizado para el contenido que genera una reacción. La propia investigación de la compañía muestra que es “más fácil inspirar a la gente a la ira que a otras emociones”.

“Facebook se ha dado cuenta de que si cambian el algoritmo para que sea más seguro, las personas pasarán menos tiempo en el sitio, harán clic en menos anuncios y ganarán menos dinero”, dijo Haugen.

Haugen dijo que durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020, la compañía se dio cuenta del peligro que presentaba dicho contenido y activó los sistemas de seguridad para reducirlo. “Tan pronto como terminaron las elecciones, los apagaron, o cambiaron la configuración a la de antes, para priorizar el crecimiento sobre la seguridad, y eso realmente me parece una traición a la democracia”, dijo.

“Nadie en Facebook es malévolo”, dijo, y agregó que los incentivos están “desalineados”. “Facebook gana más dinero cuando tú consumes más contenido (...) Y a cuanta más rabia estás expuesta, más interactúas, más consumes”.

Haugen no conectó esa decisión de hacer retroceder los sistemas de seguridad con los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, pero 60 Minutos señaló que la red social fue utilizada por algunos de los organizadores de esa violencia.

Este domingo 3 de octubre, Facebook había desestimado como “ridículas” las inferencias de que había contribuido a los disturbios del 6 de enero. El vicepresidente de política y asuntos globales de Facebook, Nick Clegg, rechazó con vehemencia la afirmación de que sus plataformas son “tóxicas” para los adolescentes, días después de una tensa audiencia en el Congreso en la que los legisladores estadounidenses interrogaron a la empresa sobre su impacto en la salud mental de los usuarios jóvenes.

The New York Times informó el pasado 2 de octubre que Clegg trató de adelantarse a la entrevista de Haugen escribiendo un memorando de 1.500 palabras al personal para alertarlos de acusaciones “engañosas”. Luego Clegg recalcó su defensa en una aparición en CNN.

“La afirmación (de que) el 6 de enero se puede explicar por las redes sociales, simplemente creo que es ridícula”, dijo Clegg al canal, y añadió que era un “falso consuelo” culpar a la tecnología de impulsar la cada vez más profunda polarización política de Estados Unidos.

La responsabilidad de la insurrección “recae directamente en las personas que infligieron la violencia y quienes la alentaron, incluido el entonces presidente Trump” y otros que afirmaron que las elecciones habían sido robadas, agregó. Si bien todo el mundo “tiene un tío sin escrúpulos” o un excompañero de clase con opiniones extremas visibles en Facebook, escribió Clegg en su memorando, “los cambios en los sistemas de clasificación algorítmica en una plataforma de redes sociales no pueden explicar una polarización social más amplia”.

Facebook ha recibido críticas por supuestamente alimentar problemas sociales, ataques que según Clegg no deberían atribuirse a Facebook. Sin embargo, reconoció que las personas con problemas preexistentes pueden no beneficiarse del uso de las redes sociales. “No creo que sea intuitivamente sorprendente que, si no te sientes bien contigo mismo, acudir a las redes sociales te haga sentir un poco peor”, dijo a CNN.

También cuestionó los informes de una explosiva serie de The Wall Street Journal sobre la propia investigación de Facebook, en la cual advirtió del daño que Instagram, la aplicación para compartir fotos, puede hacer al bienestar de las adolescentes. “Simplemente no está confirmado por nuestra investigación, ni por la de nadie más, que Instagram sea malo o tóxico para todos los adolescentes”, dijo Clegg, pero agregó que la investigación de Facebook continuará.

Nota de redactor: Información actualizada a las 5:45 p.m.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".