Por: Carlos Cordero Pérez.   26 julio, 2019
"Los menores costos se traducen en menores precios para el cliente", aseguró Dennis Alvarado, CEO de Deinsa. (Foto José Cordero)

Los beneficios de la computación en la nube son parejos, pues los obtienen las empresas que adquieren los servicios, grandes o pequeñas, y también las desarrolladoras informáticas.

Con la Nube, además, se diseñan soluciones basadas en las nuevas tecnologías. Y las aplicaciones las puede crear usted, aunque no sea informático.

En el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) utilizan dos soluciones bajo la modalidad de computación en la nube o software como servicio (SaaS), los cuales son brindados por la desarrolladora costarricense Deinsa Global.

Una es Delphos, una solución informática enfocada en la gestión estratégica, operativa, de proyectos y de desempeño a nivel organizacional, entre otras, la cual se adquirió mediante un contrato inicial por ¢42 millones y se utiliza en el IAFA para la formulación y manejo de los programas institucionales.

La otra solución es Continumm, enfocada en la gestión de riesgos, continuidad del negocio, auditoría y control interno. La inversión es de casi ¢5,5 millones por el hospedaje del sistema en la nube y el certificado de seguridad.

Haber optado por estos programas informáticos bajo la modalidad de la nube facilita el ingreso y la presentación de la información sobre las actividades de la institución, lo que a su vez permite la generación de reportes e informes de manera más oportuna y eficaz, aseguró Jesús Méndez, jefe interino del Departamento de Planificación del IAFA.

Otros beneficios tienen que ver con obtener respaldo de los datos con altos estándares de seguridad, cumplimiento de requerimientos de gobierno digital, eliminación del uso de papel, dinamización de las decisiones y soporte casi inmediato a nivel técnico y para su utilización.

Deinsa todavía ofrece estas soluciones bajo la modalidad para instalar en computadoras de la empresa o institución que adquiere la licencia, lo que se conoce como on premise.

La desarrolladora optó por ofrecerlos en la nube desde hace un año, con miras a alcanzar menores costos, mayor competitividad y abrir las puertas continuamente a las tecnologías de punta.

“La instalación es más rápida y el tiempo de respuesta es más corto”, afirmó Dennis Alvarado, CEO de Deinsa Global.

Tras un periodo de recelo frente a los servicios de soluciones, plataformas e infraestructura, la computación en la nube se convierte en la vía ideal para que las empresas tengan acceso a las nuevas tecnologías sin las fuertes inversiones de modelo on premise.

A nivel global IDC, la firma de investigación de mercados tecnológicos, estima que la inversión en servicios en la nube aumentará 24% a $210.000 millones durante el año 2019, en buena parte por la facilidad para desplegar soluciones innovadoras a los clientes.

“Con la computación en la nube no hay restricciones. Hay beneficios tanto por el factor de costos como por el tiempo para llevar las innovaciones al mercado”, destacó Fred Campos, de Oracle.

Paso a paso
Así puede desarrollar aplicaciones usando plataforma en la nube:
Catálogo: revise el catálogo de aplicaciones que puede implementar.
Prueba: Inicie con un proyecto de prueba.
Escale: Conforme evalúe resultados, incremente recursos de la aplicación para habilitar el servicio posteriormente.
Infraestructura: Aproveche servidores virtuales para ejecutar la aplicación, así como bases de datos, repositorios de información y gestor de contenidos en servicios en la nube.
Fuente: Oracle.
Cambio

Deinsa es una desarrolladora con 29 años de operar en el mercado. Inició ofreciendo los sistemas gerenciales tipo ERP y posteriormente incursionó en el campo de inteligencia de negocios y cuadros de mando (balanced scorecard), en aquella época siempre con la modalidad on premise o de instalación.

El producto fue adquirido a nivel local por entidades como el Ministerio de Planificación, para la gestión de indicadores del Plan Nacional de Desarrollo, y por varias municipalidades; entre ellas, la de Alajuela, Desamparados y Santa Ana.

Asimismo fue adquirido por varias instituciones en países como Uruguay, México, Escocia, Holanda, Kuwait y Kenia.

El paso a la computación en la nube ha sido paulatino.

La primera implantación en la nube de Deinsa fue en 2011, con un servicio para la gestión de las metas y resultados en la Administración de Laura Chinchilla.

En este caso el servicio se apoyó en un servidor interno de Casa Presidencial, bajo un esquema similar a lo que se conoce bajo la denominación de nube privada.

Siete años después Deinsa dio el salto para tener sus productos bajo la modalidad de SaaS o en la Nube, apoyándose en la plataforma de Oracle.

La inversión por utilizar esta plataforma es de menos del 11% de los costos de otros servicios existentes. Las alternativas incluyen a Azure de Microsoft y Amazon Web Services (AWS).

Aparte están los beneficios en facilidades de implementación, seguridad, disponibilidad, soporte, tiempo de respuesta, eficiencia, y el tiempo para llevar una innovación al mercado.

“Son menores los costos para nosotros y para nuestros clientes, lo que nos hace más competitivos”, afirmó Alvarado. “El objetivo para los próximos dos años es llevar más empresas e instituciones a que utilicen nuestros servicios en la Nube”.

Fred Campos, de Oracle, aseguró que la plataforma puede ser utilizada por todo tipo de empresas y que no se requiere un perfil técnico para desarrollar las aplicaciones. (Foto cortesía de Oracle)
Fred Campos, de Oracle, aseguró que la plataforma puede ser utilizada por todo tipo de empresas y que no se requiere un perfil técnico para desarrollar las aplicaciones. (Foto cortesía de Oracle)
Sencillez

Para levar el software a la Nube se aprovechó que la plataforma de Oracle está diseñada con herramientas para las cuales un usuario no requiere un perfil informático.

De acuerdo con la firma, puede ser utilizada por profesionales de diferentes campos a los que les guste la tecnología de la información.

Lo que se necesita es disposición a desarrollar las habilidades para adaptarse a los cambios y generar innovaciones a partir de la tecnología, aprovechando que conocen el negocio de su empresa o institución.

La plataforma cuenta con mecanismos de configuración basados en formularios y funcionalidades para armar los proyectos.

Otra facilidad es la capacidad de la plataforma para integrar nuevas tecnologías, como reconocimiento de voz con los asistentes de voz (tales como Google Home o Alexa de Amazon) para atención a los clientes y brindarles respuesta.

Asimismo con la plataforma se crean mecanismos de monetización de datos, incluyendo el pago de servicios públicos (agua, electricidad, televisión por pago e Internet) en las aplicaciones.

A nivel interno también se desarrollan aplicaciones de colaboración, como compartir documentos sin arriesgar la seguridad de los sistemas informáticos y de los datos.

Todo eso se efectúa a partir de un catálogo de servicios y usando conectores o funciones para desarrollar la aplicación que se desee.

Incluso se puede llegar a tener aplicaciones o servicios usando nuevas tecnologías, como inteligencia de negocios, aprendizaje de máquina y aprendizaje profundo (basado en redes neuronales virtuales).

La plataforma puede ser utilizada por corporaciones, empresas medianas, entidades, emprendimientos de base tecnológica (startups) y firmas desarrolladoras, con la ventaja del pago por uso que es habitual en la computación en la nube.

“La misma tecnología puede ser utilizada por todo tipo de empresas. No hay restricciones”, destacó Campos.