Por: María Luisa Madrigal.   15 septiembre
La pulsera funciona con la tecnología de pagos sin contacto. (Foto cortesía del BCR)
La pulsera funciona con la tecnología de pagos sin contacto. (Foto cortesía del BCR)

El pago sin contacto, o contactless ha avanzado aceleradamente en Costa Rica en los últimos años. El sistema se ha democratizado en los distintos proveedores de tarjetas hasta llegar a ser la norma en los plásticos que se utilizan en el país.

Para julio del 2019 un 85% de las tarjetas de crédito y débito en Costa Rica tenían chip y pago sin contacto. El éxito ha sido tal que nuevos sistemas de pago sin contacto alternativos han empezado a surgir, entre estos los wearables.

En formas de pulseras y relojes inteligentes, los bancos apuestan por nuevas opciones para facilitar a sus clientes pagar, sin necesidad de entregar su tarjeta en el negocio. ¿Cómo funcionan y qué se ofrece actualmente en Costa Rica?

En Costa Rica

Los wearable payments devices o dispositivos de pago portátiles son piezas inteligentes incertadas en cualquier objeto de uso cotidiano, que permiten que las personas hagan sus pagos sin necesidad de usar la tarjeta de crédito o débito. Desde anteojos, hasta bandas, relojes o stickers para el celular, los dispositivos vienen en crecimiento a nivel global.

En Costa Rica algunos bancos empiezan a dar los primeros pasos hacia esta tecnología, bajo la premisa de poder usarse en cualquier datáfono de pago sin contacto y evitar entregar el medio de pago al realizar compras.

El Banco de Costa Rica (BCR) lanzó en julio dos dispositivos distintos, una pulsera y un sticker. Ambos pueden enlazarse a una tarjeta de crédito o a cuentas corrientes o de ahorros según la elección del cliente. El uso de los wearables para pagar se ve reflejado en los estados de cuenta usuales y dependerá del saldo disponible.

Cada cliente puede tener la cantidad de pulseras o sticker adicionales que desee. Por su material, las pulseras son resistentes al agua. En el caso del sticker, el banco recomienda adherirlo a algún dispositivo de uso cotidiano como, por ejemplo, el celular.

Los wearables lanzados por el BCR utilizan la tecnología de Europay MasterCard VISA o EMV. En el caso de la pulsera, incorpora un chip de tarjeta que se inserta en el material de la banda, mientras que el sticker funciona por si solo como un chip y se adhiere a otras superficies. El chip resguarda y encripta, por medio de algoritmos, la información de cada transacción que se haga con los dispositivos.

Sumado a esto, el BCR agregó como elemento de seguridad adicional, un límite de uso diario máximo de ¢100.000 en 10 transacciones.

Ambos dispositivos tienen control de transacciones locales e internacionales y se solicitan a través de la página web del banco. Tienen entrega a domicilio, sin costo adicional, con Correos de Costa Rica.

Otra entidad que ofrece este tipo de dispositivos es Banco Promerica.

Banco Promerica apunta al Fitbit Pay para diversificar el pago sin contacto. Foto: Cortesía Promerica
Banco Promerica apunta al Fitbit Pay para diversificar el pago sin contacto. Foto: Cortesía Promerica

El banco puso a disposición de todos los tarjetahabientes Visa, una nueva forma de pago a través de la app Fitbit Pay, que permite enlazar un reloj inteligente, o smartwatch, de la marca Fitbit con las tarjetas de crédito o débito, permitiéndoles hacer pagos directamente desde el reloj.

Actualmente hay cinco tipos de dispositivos distintos en los que el Fitbit Pay funciona, de acuerdo con la página de la marca: Fitbit Ionic, Fitbit Versa 2, Fitbit Charge 4 y algunas ediciones de Fitbit Charge 3 y Fitbit Versa con chip NFC.

Fitbit Pay transforma el reloj o pulsera de actividad Fitbit, en un medio de pago que puede ser utilizado en cualquier datáfono contactless, sin necesidad de que la persona se lo quite. De acuerdo con el banco, el usuario puede digitalizar todas sus tarjetas de crédito y débito de la marca Visa, y elegir con cual pagar.

Para incluir las tarjetas es necesario descargar la aplicación Promerica Pay que se sincroniza con el reloj. Al pagar con el reloj, el sistema impide que los datos de la tarjeta se revelen y el mismo dispositivo permite llevar un control de pagos.

Tanto Fitbit Pay como la Promerica Pay son aplicaciones gratuitas.

“Fitbit Pay viene a fortalecer nuestros dispositivos de pago sin contacto, como forma de pago que benefician a las personas al no tener que llevar consigo efectivo ni tarjetas, sobre todo en este tiempo en el que el distanciamiento es requerido”, declaró Adolfo Rosales vicepresidente de medios de pago de Grupo Promerica.

Crecimiento global
En el 2018 el mercado de dispositivos de pago portátiles era de más de $312.000 millones, pero para el 2026, la proyección es que alcance $1,12 billones, de acuerdo con el estudio Mercado de dispositivos de pago portátiles por tipo, publicado en 2019 por Reports and Data. En la imagen, un Apple Watch serie 4. Foto: NOAH BERGER / AFP
En el 2018 el mercado de dispositivos de pago portátiles era de más de $312.000 millones, pero para el 2026, la proyección es que alcance $1,12 billones, de acuerdo con el estudio Mercado de dispositivos de pago portátiles por tipo, publicado en 2019 por Reports and Data. En la imagen, un Apple Watch serie 4. Foto: NOAH BERGER / AFP

En el 2018 el mercado de dispositivos de pago portátiles era de más de $312.000 millones, pero para el 2026, la proyección es que alcance $1,12 billones, de acuerdo con el estudio Mercado de dispositivos de pago portátiles por tipo, publicado en 2019 por Reports and Data.

A nivel internacional el mercado está segmentado en grandes grupos, pero particularmente dominado por los relojes inteligentes, rastreadores de actividad física y pulseras de pago. Se espera que sea el mercado de relojes inteligentes el que más crezca.

También hay un uso importante de estos dispositivos a nivel minorista, en eventos en vivo, transporte, festivales y parques temáticos, por ejemplo, donde se utilizan wearables pero en lugar de estar ligados a una tarjeta, funcionan con recargas de dinero.

Los factores que impulsan el crecimiento de los wearables incluyen un crecimiento en la adopción de transacciones sin efectivo para el uso diario y el uso ampliado de dispositivos portátiles específicos para eventos, como festivales o conciertos, en lugar de efectivo.

Sin embargo, hay desafíos a futuro. De acuerdo con el estudio de Reports and Data, el crecimiento de los pagos portátiles podría verse afectado por problemas de seguridad del dispositivo, el alto costo de los dispositivos portátiles como los relojes Apple y la duración limitada de la batería.