Por: Larisa Paez.   3 febrero

Pasó enero, el primer mes de un año muy particular después de todo lo vivido en el 2020, el cual nos dejó muchas enseñanzas y nos retó de muchas maneras también. Esta situación pudo influir de alguna manera en los propósitos que se haya propuesto para este nuevo año y estoy segura que algunos de ellos pudieron cambiar en comparación a los que normalmente se propuso en años anteriores.

Es normal que nuestros propósitos de año nuevo estén relacionados a hábitos o costumbres que queremos cambiar o mejorar, pero muchas veces esos cambios no tienen un objetivo bien definido, sino que suponemos que son cosas que deberíamos mejorar o consideramos que son carencias en nuestra vida. Es probable que los propósitos de este nuevo año tengan un enfoque más específico, basados en cosas que observamos o sentimos deficientes en el año que terminó, debido tal vez a la situación de la pandemia.

Más que observar nuestras carencias, el 2020 nos enseñó a valorar más lo que tenemos y a darnos cuenta que nada es seguro en nuestra vida ni está bajo control. Es por esto que sus metas para este año pueden ser más enfocadas en lo aprendido que en lo que no tenía o no tiene. La siguiente guía puede ayudarle a definir de mejor manera el enfoque que desea para este 2021:

Antes de ponerse nuevas tareas agradezca: Considero que es necesario primero agradecer por todo lo que tiene y todo lo que es, que a pesar de lo difícil que haya sido el año que terminó, estoy segura que su vida aún está llena de cosas positivas.

Una de las más importantes: Salud no solo por la pandemia, la salud siempre debería ser prioridad, y con la situación que aún estamos viviendo se dejó más claro que los hábitos y estilo de vida pueden determinar su riesgo para casi cualquier tipo de enfermedad por lo que tiene en sus manos la posibilidad de prevenir muchas cosas. Ya sea respecto a actividad física, alimentación o sobre el cuido de cualquier área de su salud (emocional, espiritual) debería ser una de sus primeras metas para este año.

Tiempo: creo que a todos nos pasó que nos dimos cuenta que el tiempo muchas veces lo subvaloramos, el tiempo con familia y amigos cobró más relevancia este año sobre todo porque nos vimos limitados en poder compartirlo. Una buena estrategia para este año puede ser el delimitar las distracciones digitales durante el trabajo para ser más eficientes, aprovechar un poco más el tiempo para actividades como el trabajo y así poder destinar más tiempo a esas cosas que nos llenan más el corazón.

Ahora haga algo recreacional o educativo: Siempre tenemos alguna meta en mente sobre algo nuevo que aprender, en cualquier ámbito de la vida, ya sea profesional, personal o simplemente como hobbie o pasatiempo. Anímese para que este sí sea su año, puesto que muchas veces es uno de los propósitos que más posponemos y menos cumplimos.

Recuerde que para definir metas o propósitos siempre es bueno hacerlo con cierta estructura, es decir, proponer cambios reales como por ejemplo voy a caminar 30 minutos todos los días o voy a consumir 1 fruta diaria, pues sino solamente nos quedamos con las ideas sin llevarlas a la práctica. Éste será un buen año para todos, si necesita una mayor guía en algunos de sus propósitos recuerde visitar nuestra página www.centrodenutricion.co.cr y nuestras redes sociales y con gusto le ayudamos.