Por: Larisa Paez.   6 febrero

Nos encontramos a dos mes de haber iniciado este 2020 y queremos preguntarle: ¿ya asignó y se encuentra trabajando en las metas de salud en este nuevo año?. Uno de los principales objetivos de este blog es mantenerlos actualizados en temas relacionados con nutrición y bienestar integral, pero parte de ese objetivo incluye también motivarlos a hacer cambios en su estilo de vida que les permitan estar cada vez mejor.

Durante el 2019 hablamos de muchas cosas, entre ellas de sostenibilidad ambiental vs la alimentación, la salud digestiva y la influencia de alimentos y situaciones como estrés y sueño en el peso y la salud. ¿Qué de todo esto le sirvió y/o pudo ponerlo en práctica?

Durante principios de este 2020, quiero motivarlos si aún no lo han hecho a definir esas metas y propósitos en lo aprendido durante el 2019. Muchas veces no nos atrevemos a hacer cambios por miedo a salir de la rutina o de lo ya conocido, y claramente de las consecuencias que eso nos puede traer. Pero como pudimos leer durante el año, en nutrición muchos cambios pueden traernos mejorías en la salud y además aportar de manera positiva a grandes problemas mundiales.

¿Por dónde empezamos?

Salud digestiva: hay que comenzar de adentro hacia afuera. Si todo en nosotros funciona de manera correcta, y me refiero a nuestra salud y nuestro organismo, vamos a poder enfrentar lo externo de una mejor manera. Ya hablamos un poco cómo muchos factores influyen en la salud digestiva, desde lo que comemos hasta la parte emocional relacionada con el estrés. De un correcto funcionamiento de la microbiota intestinal depende todo el resto de funciones del cuerpo, defina una meta relacionada con el manejo del estrés: meditación, practica regular de actividad física o cualquier actividad que le ayuda a reducir la tensión puede ser de gran ayuda.

En alimentación recuerde que los alimentos fermentados como el yogurt y el kéfir pueden colaborar en la proliferación de bacterias saludables dentro del intestino.

Alimentación más verde: Más allá de ser un tema de moda es un cambio en la cultura alimentaria en donde se han encontrado más beneficios que desventajas, obtener las principales fuentes de proteína y nutrientes de los vegetales aporta muchos beneficios a la salud, en contraposición a los cada vez más alarmantes números de la población mundial que padece enfermedades crónicas no transmisibles ligadas 100% a la alimentación como lo es la hipertensión y la diabetes.

Un día a la semana sin carnes: Volviendo a metas realistas, comience por un cambio pequeño ¿Cómo le suena un día a la semana sin carnes? Elija uno, el que usted desee, planifique un menú donde incluya mucha variedad de vegetales, leguminosas (nuevas fuentes de proteína) y trate de mantenerlo así durante todas las semanas, verá como pronto se vuelve un hábito más.

Sostenibilidad: El tema alimentario tiene mucho que ver con la sostenibilidad ambiental, la forma en que se producen actualmente los alimentos a nivel industrial es uno de los principales problemas relacionados con la destrucción de la capa de ozono y la contaminación ambiental. Una meta que puede definirse como realista puede ser el comenzar a comprar alimentos de producción local, los pequeños empresarios que producen alimentos o comida mantienen procesos de producción más amigables con el ambiente y de paso colabora en el desarrollo de su comunidad o su país. Si no ha realizado sus metas de este año, haga un recuento de cómo estuvo su salud en el 2019 y analice cómo algunas de las recomendaciones que hemos brindado podrían mejorar el panorama de lo que viene. No olvide también que estamos para ayudarle a conseguir ese objetivo, solamente búsquenos en nuestras redes sociales y en nuestra página .