Por: Larisa Paez.   2 agosto

Reuniones por Zoom, Teams, Skype o Messenger, tanto laborales como sociales. Citas médicas, con el psicólogo o con el nutricionista, el mayor porcentaje de nuestra conexión actual con otras personas que no sean parte de nuestra burbuja es virtual y esto ha tenido repercusiones en muchas áreas de nuestra vida.

Llevamos casi cinco meses bajo condiciones que cambiaron nuestra forma de vivir y ya podemos decir que este es nuestro nuevo estilo de vida, es por esto que no debemos seguir esperando a que pase la pandemia para arreglar o mejorar nuestros hábitos, es importante revisar cómo está nuestra salud mental y física y cómo mejorar lo que quisiéramos que fuera distinto.

Empecemos por el hecho de que el espacio en el que nos movilizamos actualmente se ha reducido a nuestro hogar, sobre todo para los que están realizando teletrabajo, y así se ha vuelto más difícil encontrar alternativas para desconectarse y despejarse. 

La virtualidad nos ha obligado a pasar la mayor parte de nuestro tiempo conectados, ya sea para el desarrollo de todas nuestras actividades como para estar al tanto del mundo exterior.  También, se ha generado un exceso de uso y visitas a redes sociales, en donde encontramos de todo, desde información útil y aplicable hasta noticias falsas que solo aumentan el estrés y la ansiedad que ya de por sí pueden estar presentes.

Otro factor a mejorar es que el gasto de energía básico diario ha disminuido considerablemente, en la consulta he observado como en promedio los pacientes han aumentado de 1 a 2 libras de peso por mes, lo cual lleva a aumentar la tensión sobre los efectos de esta pandemia. 

Sin embargo, existen muchas cosas que puede hacer para ayudarse en ambas direcciones, tanto a la salud mental como a minimizar los efectos de esa situación en la salud física, como, por ejemplo:

  1. Procure realizar mínimo 1 actividad al día que no esté relacionada con el mundo virtual: desconéctese, aunque sean unos minutos al día, pero para hacer algo que no tenga nada que ver con la tecnología y la virtualidad, por ejemplo, leer un libro físico, pintar, hacer ejercicio, hacer el jardín, cocinar, aquello que usted disfrute y no lo vea como una obligación más.
  2. Pausas activas: ya lo he mencionado en blogs anteriores, pero es algo fundamental para aumentar el gasto de energía diario, antes se movía para ir a su trabajo, dentro de la oficina, bajaba y subía gradas, caminaba para ir a comer, ahora el movimiento se limita al espacio para ir de la cama al baño, de ahí al espacio para trabajar y luego al comedor, en definitiva, se está moviendo mucho menos que antes. Defina cada cuánto es viable para usted, cada 45 min o 1 hora, levántese y estire o camine dentro de casa por al menos 5 o 10 minutos. 
  3. Manténgase activo aun cuando realiza sus tareas: si mucho de su trabajo implica llamadas o reuniones en las cuales no necesariamente debe estar presente de manera visual hágalas caminando por el espacio en casa que sea posible, por ejemplo, subiendo y bajando gradas o caminando en el jardín.
  4. ¿Tiene una idea de cuántas horas al día está durmiendo?: este factor también influye de manera significativa tanto en la salud mental como física, dormir menos de 7 a 8 horas al día o tener un dormir de mala calidad, con frecuencia está relacionado con problemas de depresión y con alteración en las hormonas que controlan la sensación de hambre y saciedad.  Entonces la meta es definir un rango de horarios para irse a dormir y levantarse que cumplan con el mínimo de 7 a 8 horas diarias.
  5. Planifique actividades virtuales para socializar: ya sea con amigos o familiares, planifique actividades que, aunque tengan que ver con la virtualidad sean para socializar, por ejemplo, sesiones de ejercicio, cafés, desayunos, celebraciones o solamente ratos para conversar le pueden ayudar a evitar cuadros de depresión y ansiedad muy comunes en situaciones como la que se vive actualmente.

Ahora, la tecnología también trae cosas muy positivas como innovaciones que buscan promover salud física y mental, tal es el caso de muchas nuevas aplicaciones para hacer ejercicio en casa y para la salud mental, dentro de las cuales hay algunas para controlar la ansiedad, para meditar e incluso para fortalecer la resiliencia y mantenerse motivado ante la adversidad, todo a través de un juego. 

La virtualidad nos va a acompañar durante el periodo que nos lleve esta pandemia y muchas de sus ventajas y uso se mantendrán posterior a esto, así que sáquele el mejor provecho y procure adaptarla a un estilo de vida saludable que le permita alcanzar y mantener sus objetivos en salud. Recuerde visitar nuestra página www.centrodenutricion.co.cr y redes sociales para obtener más tips y consejos al respecto.