Por: Larisa Paez.   11 marzo

El gasto de energía diario es un factor muy importante a tomar en cuenta cuando queremos saber lo que necesita el cuerpo para estar bien nutridos y con un peso y composición saludables. Existen varios tipos de gasto energético, desde el más conocido que se da por la práctica de ejercicio físico hasta el gasto que tiene el metabolismo debido a la digestión de los alimentos.

Existe un factor al que pocos le prestan atención y el cual puede colaborar mucho en lograr mantener un gasto de energía diario elevado, a este gasto energético se le conoce como NEAT por sus siglas en inglés (non-exercise activity thermogenesis). Se refiere a toda aquella demanda de energía que realiza el cuerpo por actividades diarias como caminar dentro de un espacio limitado, sentarse, ponerse de pie, lavar, cocinar, entre otras.

Muchas de las actividades diarias son menos dinámicas que antes, pasamos mucho tiempo sentados frente a la computadora, la televisión o los dispositivos móviles y esto ha provocado una disminución importante es el gasto básico diario. En promedio, una persona activa puede tener un gasto energético diario de hasta 1.500 calorías sumando su NEAT y el gasto por ejercicio, versus una persona más sedentaria que podría tener uno de menos de 1.000 calorías. Se estima que una persona que pase sentada 2,5 horas menos que de costumbre puede aumentar su gasto de energía hasta en 350 calorías.

El NEAT es actualmente una de las formas más fáciles e importantes de incrementar la energía que gastamos a diario, colaborando así con el mantenimiento de un peso adecuado y saludable. Depende de muchos factores como el género, el peso, la composición corporal, la ocupación o el ambiente donde se desarrolla una persona, sin embargo, cualquiera puede incrementar su NEAT y ayudarse a lograr los objetivos que tenga.

Hay muchas maneras de aumentar el NEAT, sea en casa, el trabajo o en exteriores, acá vamos a citar las más fáciles y comunes:

Realice pausas activas: ya sea que esté trabajando en su oficina o en su casa establezca un tiempo determinado para levantarse de la silla, estirarse y caminar, aunque sea un par de minutos. Esto le va a permitir no solo gastar un poco de energía, sino también desconectarse de lo que esté haciendo y volver mejor concentrado.

Trabaje de pie: algunos tipos de trabajo pueden permitirle trabajar de pie, al menos lapsos cortos y de esta forma va a mejorar también la circulación a la parte inferior del cuerpo.

Utilice las escaleras y no el ascensor: Si está en un edificio de varios pisos aproveche las escaleras para subir en lugar de usar un ascensor, si la casa es de 2 plantas procure subir y bajar cuantas veces sea posible durante el día.

Realice actividades del hogar: hacer el jardín, mover muebles, sacudir, hacer la cama, cualquier actividad que no realice con frecuencia y que implique movimiento le puede ayudar.

Deje su vehículo en el espacio de parqueo más lejano a la entrada: camine unos metros más que de costumbre, o si viaja en servicio público bájese un poco antes de su destino para que pueda moverse más.

Algunas de estas recomendaciones suenan muy sencillas o poco significativas, sin embargo, si se practican con regularidad pueden ser de gran ayuda para lograr sus objetivos en salud.

No olvide visitar nuestras redes sociales y nuestra página web www.centrodenutricion.co.cr para ideas y recomendaciones de cómo mejorar su calidad de vida.

Referencias

Chung, N., Park, M. Y., Kim, J., Park, H. Y., Hwang, H., Lee, C. H., Han, J. S., So, J., Park, J., & Lim, K. (2018). Non-exercise activity thermogenesis (NEAT): a component of total daily energy expenditure. Journal of exercise nutrition & biochemistry, 22(2), 23–30. Tomado de: Non-exercise activity thermogenesis (NEAT): a component of total daily energy expenditure (nih.gov)

Von Loeffelholz C, Birkenfeld A. The Role of Non-exercise Activity Thermogenesis in Human Obesity. (2018). NCBI. Tomado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/sites/books/NBK279077/