Por: AFP .   14 julio
El presidente chileno, Sebastián Piñera (centro), anunció que el plan de ayudas económicas para los afectados por el coronavirus se extenderá para la clase media del país.. Fotografía: Presidencia de Chile.
El presidente chileno, Sebastián Piñera (centro), anunció que el plan de ayudas económicas para los afectados por el coronavirus se extenderá para la clase media del país.. Fotografía: Presidencia de Chile.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este martes el fortalecimiento de un criticado plan de apoyo a la clase media −fuertemente afectada por la pandemia− que ahora incluye un bono de $630 y que busca frenar la aprobación legislativa del retiro anticipado de fondos de pensiones.

Dos semanas después de anunciar el programa de ayuda a la clase media, a la que adscribe casi la mitad de la población chilena −de unos 18 millones de habitantes− y seis días más tarde que la Cámara de Diputados aprobara debatir un popular proyecto de ley que permite el retiro del 10% de los fondos de pensiones, Piñera reconoció haber “escuchado con atención el mensaje de la gente” y anunció la entrega de una transferencia directa por 500.000 pesos ($630).

Los beneficiarios del bono son todos los trabajadores de clase media o desempleados que tenían ingresos formales antes de la pandemia de entre 500.000 ($630 dólares) y 1,5 millones de pesos ($1.900) y que hayan sufrido significativas caídas en su entrada de dinero.

El programa considera adicionalmente la entrega de crédito solidario de un máximo de 1,9 millones de pesos ($2.400), sin intereses, con un año de gracia y la postergación de arriendos y créditos estudiantiles, entre otras medidas.

Inicialmente, no se consideraba la entrega de un bono sino sólo el otorgamiento de un crédito blando de hasta $3.200, lo que despertó fuertes críticas, sobre todo por los altos niveles de endeudamiento de una clase media chilena que creció con fuerza a costa de los préstamos en las últimas décadas y que ahora está siendo duramente golpeada por la pandemia, que llevará a muchas familias a caer en la pobreza.

La falta de respuesta oficial para atender a la clase media llevó a avanzar en la Cámara de Diputados a una reforma que permite el retiro del 10% de los fondos de pensiones. Esto cuenta con un amplio respaldo popular de más del 83% de la población, según un sondeo reciente.

La iniciativa, que todavía debe pasar por el Senado, fue apoyada más de una decena de legisladores de la coalición de Piñera, afectado por una votación que pone en peligro al sistema de pensiones privado chileno, pionero en establecer la capitalización individual del trabajador.

“La protección de la clase media no puede ni debe hacerse a costa de disminuir sus ahorros previsionales ni disminuir sus pensiones ni comprometer el futuro de nuestro país”, dijo el mandatario, que anunció además un acuerdo para agilizar la tramitación en el Congreso de una reforma total al sistema de pensiones que ingresó su gobierno el año pasado.