Economía y Política

Comercios podrán decidir entre solicitar certificados de vacunación u operar con aforos más limitados

El Gobierno no obligará a los comercios a aplicar el certificado de vacunación antiCOVID-19 por el momento, pero dará mayores libertades a los que lo hagan

El Gobierno de la República anunció, este 18 de noviembre, que tomará nuevas medidas para impulsar la implementación del certificado de vacunación contra la COVID-19 y su código QR como requisito para ingresar a comercios y eventos de ocio.

Según anunció la Presidencia, a través de un comunicado de prensa, esta medida por ahora no será obligatoria; pero sí servirá para que los establecimientos que lo utilicen voluntariamenre puedan operar con un mayor nivel de sus aforos abiertos.

El Ejecutivo inicialmente anunció su intención de instaurar el uso de los certificados de vacunación como requisito obligatorio, a partir de enero, en establecimientos de entretenimiento. Sin embargo, esta pretensión fue objetada por empresarios del sector turístico en la vía judicial.

Este movimiento provocó la suspensión de la medida, al menos temporalmente; a modo de medida cautelar provisionalísima por el reclamo de los empresarios.

Según indicó el ministro de la Presidencia, Agustín Castro, el Gobierno responderá el reclamo de los empresarios, este 19 de noviembre; en espera de que se retire la medida cautelar impuesta judicialmente. Entre tanto, se impulsará la propuesta de aplicación de forma voluntaria.

“Los análisis jurídicos indican que el sector privado está en plena capacidad de solicitar el uso del código QR como compobación de que las personas están vacunadas”, indicó.

Los comercios que soliciten el código QR a sus clientes o asistentes, como requisito obligatorio de ingreso, tendrán la posibilidad de operar en mejores condiciones, según informó el Gobierno.

Del 18 al 30 de noviembre, las actividades culturales y deportivas se podrán realizar con un 25% de sus aforos si piden voluntariamente el certificado de vacunación; pero apenas podrían recibir a un 15% de asistentes posibles totales si no lo hacen.

A partir de diciembre, los porcentajes para este mismo tipo de eventos sería de un 40% para los eventos en que se pidan el código QR, y de un 20% para los que no.

En ambos casos, el no usar el certificado de vacunación implicaría también garantizar el distanciamiento entre personas y la separación de burbujas sociales.

Los aforos también variarán para restaurantes, bares, tiendas, museos, gimnasios, balearios, actividades de turismo de aventura y academias de arte y de baile. Estas podrán operar a un 100% de su capacidad si piden el certificado, a partir de diciembre; pero en caso contrario tendrán que hacerlo a un 50%.

En cuanto a las actividades sociales, el aforo máximo será de 200 personas en el caso de que se controle el uso del certificado; y se reducirá a 100 personas si esto no ocurre.

Discotecas, salones de baile y clubes nocturnos tendrán que operar a un 25% de su capacidad si no piden el certificado, pero podrán hacerlo a un 50% si lo hacen.

Cines y teatros podrán recibir a un 100% de visitantes si piden el certificado de manera voluntaria, pero si no lo hacen tendrán un aforo máximo de 500 personas, siempre que se garantice el distanciamiento oportuno y la separación de burbujas sociales.

En el caso de hoteles, cabinas y establecimientos de alojamiento, estos podrán operar a un 100% de ocupación en sus zonas comunes si piden el certificado de vacunación. Si no lo hacen, tendrán que reducirlo a un 50% y garantizar las condiciones de distanciamiento si no lo hacen.

La solicitud voluntaria del certificado no aplicaría para menores de edad, un grupo de la población que todavía no han tenido acceso pleno a la vacunación completa.

Todas estas medidas regirán hasta el 7 de enero de 2022.

El ministro Castro subrayó que el incentivo es grande para los comercios, porque “cuando se habla de un aforo del 100% es literal”.

“Hablamos del aforo equivalente al que existía antes de la pandemia”, puntualizó.

Con estas medidas, el Gobierno espera dar un nuevo empujón a su proyecto de comprobación de la inmunizaciones contra la COVID-19. Sostiene que es una medida esencial para reactivar en el mayor nivel posible las actividades productivas que aún encuentran limitaciones.

Asimismo, el Ejecutivo mantiene su deseo de aplicar el uso de certificados de forma obligatoria; una vez que los tribunales resulevan la disputa judicial en curso.

Según el Ministerio de Salud, ya se han emitido 2,8 millones de certificados de vacunación con su respectivo código de comprobación. Además, la aplicación móvil para comprobar el documento ya se lanzó para su instalación en teléfonos celulares. Según la administración, este sistema no requiere el uso de datos y únicamente permite comprobar la identidad de las personas vacunadas para la verificación de dicho estado.

Josué Alfaro

Josué Alfaro

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.