Por: Laura Ávila.   Hace 5 días
Aunque la notificación que hicieron ante la OMC no significa el inicio de un proceso de controversias, según Duayner Salas, ministro ai de Comercio Exterior, los procesos sí demuestran una escalada en los conflictos por parte de Costa Rica. Foto: José Díaz. Agencia Ojo por Ojo.
Aunque la notificación que hicieron ante la OMC no significa el inicio de un proceso de controversias, según Duayner Salas, ministro ai de Comercio Exterior, los procesos sí demuestran una escalada en los conflictos por parte de Costa Rica. Foto: José Díaz. Agencia Ojo por Ojo.

Costa Rica continúa emitiendo señales proteccionistas y en cuestión de dos meses se abrió un pulso comercial con Canadá y Brasil. Estos países reaccionaron a los aranceles que las autoridades nacionales impusieron a las exportaciones de azúcar y elevaron las disputas hasta la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Aunque las conversaciones para encontrar una solución satisfactoria para las partes se mantienen, lo cierto es que hasta el momento no han rendido frutos y más bien algunos de los socios comerciales han pasado de las palabras a los hechos. Por ejemplo, Brasil aumentará aranceles de cuatro productos costarricenses.

Los diferendos entre socios comerciales no son ajenos en el sistema de comercio multilateral, pero la falta de acuerdos es una piedra en el zapato para los socios comerciales; situación que puede erosionar la relación entre las partes.

“Veo con preocupación una escalada en los conflictos. Costa Rica es un país que siempre ha tenido una trayectoria de respeto a la gobernanza multilateral, el que estemos continuamente demandados por México por el aguacate, por Brasil y Canadá abre una serie de frentes que se deberían evitar”, manifestó Fernando Ocampo, exviceministro de Comercio Exterior y decano de Lead University.

En el 2019 el país contabilizó un monto total exportado de $105,7 millones a Canadá y $19,7 millones a Brasil, según el anuario estadístico de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

Estas recientes disputas salen a la luz cuando el Ministerio de Comercio Exterior (Comex) cumple poco más de tres meses sin un jerarca que sustituya a la exministra Dyalá Jiménez. Actualmente Duayner Salas actúa como ministro a.i. del Comex.

Sobre el nombramiento del nuevo jerarca la oficina de prensa indicó el martes 17 de noviembre: “El Presidente anunció que tiene ya su designación para jerarca de Comex. Al momento, el viceministro Salas sigue con recargo de Ministro en ejercicio. Presidencia estará eventualmente haciendo el anuncio de la persona y el momento de inicio”.

Escalada de conflictos

En menos de seis meses Costa Rica acumula tensiones o diferencias con tres de sus socios comerciales, Panamá, Brasil y Canadá, y evidencia que no logra zanjar acuerdos a través del diálogo. Esta es la solución más expedita a la que deben aspirar dos socios comerciales.

El 1.° de julio Panamá no renovó los permisos para las exportaciones ticas de lácteos y productos cárnicos, situación que destapó una seguidilla de conflictos entre las naciones vecinas; pues en poco más de dos años las autoridades locales acudieron dos veces al Mecanismo de Solución de Controversias Comerciales entre Centroamérica al no encontrar una solución mediante la vía del diálogo con su socio comercial.

En este momento los socios comerciales mantienen conversaciones para analizar si es posible llegar a un acuerdo, si esto no es posible el caso escalará a la OMC para iniciar un proceso de resolución de controversias, explicó Salas.

Ahora se suma el pulso con dos economías más grandes: Brasil y Canadá, con este último el país tiene un Tratado de Libre Comercio desde noviembre de 2002.

Ambas naciones elevaron hasta el máximo organismo de comercio multilateral, un derecho de suspensión en contra de Costa Rica. Esto significa eliminar una concesión arancelaria a un producto de exportación, como medida contra las autoridades nacionales por aplicar un arancel al azúcar.

Costa Rica decidió imponer una tarifa adicional del 27,68% sobre el nivel arancelario existente que es del 45%, lo que incrementó la tasa a un 72,68% a las importaciones de azúcar. La medida de salvaguardia aplicaría por tres años.

Ante el aumento Brasil reaccionó casi de manera inmediata. El pasado 16 de octubre notificó el derecho de suspensión y exactamente un mes después dio a conocer a la OMC la lista inicial de productos costarricenses a los que les impondrá un cargo adicional.

La nación sudamericana gravará los siguientes productos nacionales: otras sustancias de origen animal, para la preparación de productos farmacéuticos; otros chocolates y preparaciones alimenticias que contienen cacao; extractos, esencias y concentrados de té; y condimentos y condimentos mixtos.

Durante el primer año (a partir del 17 de noviembre) tendrán un cargo adicional del 27,68%; un año después bajará al 18,45%; al tercer año el porcentaje será de 9,23%; hasta llegar al 0% en el cuarto año. Así consta en un documento de la OMC del que EF tiene copia.

Por su parte, Canadá aún no da a conocer los productos a los que podría imponer un cargo adicional.

“Los países deben tratar de buscar soluciones y es utópico pensar que Costa Rica va a imponer una salvaguardia y no esperar una reacción de parte de los (otros) países”, comentó el decano de Lead University.

A pesar de que el conflicto ya escaló hasta la OMC el Ministro de Comercio Exterior explicó que el país está abierto al diálogo tanto con Canadá como con Brasil. Sin embargo, el diálogo no rinde frutos.

“Costa Rica y Canadá han mantenido un diálogo franco y abierto sobre sus valoraciones, con respecto a una eventual compensación por los efectos de la imposición de una salvaguardia a las importaciones de azúcar refino. Tales conversaciones siguen en curso a la fecha, por lo que habrá que esperar para saber el resultado de las mismas", afirmó Salas.

Esto significa que aunque los casos escalaron hasta las instancias de la OMC, aún hay espacio para resolver. Incluso para revertir la medida según el jerarca del Comex.

En este caso los países podrían solicitar que Costa Rica les ofrezca comprar un determinado volumen con preferencias arancelarias, ya sea del mismo bien al que se le incrementó el arancel o de otro. Las negociaciones hasta el momento se han mantenido herméticas pues se trata de dos socios comerciales de importancia.

Los acuerdos de compensación no son ajenos al país, pues en abril de 2015 el Ministerio de Comercio Exterior (Comex) cerró un acuerdo para compensar a Uruguay y Argentina por un aumento en salvaguarda del arroz.

En ese momento el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís aumentó el arancel a la importación de arroz sin cáscara para no perjudicar la producción local. El impuesto pasó de un 35% a un 62% y se empezó a aplicar desde mediados de febrero de 2015, según consta en una nota publicada por este medio en ese año.

Para compensar a Uruguay, Comex acordó la compra de 6.960 toneladas métricas anuales de arroz pilado exentas del aumento en el arancel, por el que pagarían 35%.

El acuerdo también incluyó la importación de un contingente de 3.062 toneladas métricas por año de arroz en granza y otro por 1.100 toneladas métricas al año de arroz precocido, que ingresarían a Costa Rica sin el pago del arancel hasta por cuatro años.

También se acordó con Argentina la compra de 3.786 toneladas métricas de arroz pilado por año que pagarían la salvaguarda al 35%. A esa nación también se le dio un contingente de 2.235 toneladas métricas de arroz precocido por año con arancel cero.

Posibles consecuencias

Subir la tasa de los aranceles y no llegar a un acuerdo por la vía del diálogo desmejora las condiciones de acceso a Brasil y Canadá y podría afectar a otros productos, considera Ocampo.

“Efectivamente podría haber algún impacto eventual de plasmarse y volverse una realidad el interés de estos países de aplicar tasas de aranceles distintas, bajo la presunción, o lo que ellos mencionan es que el país no les está dando una compensación satisfactoria ante la medida de salvaguardia”, explicó Salas.

Brasil dio a conocer una lista inicial de productos que gravará. Mientras tanto el ministro de Comercio Exterior aspira a que el conflicto se solucione por la vía del diálogo, pues las partes se pueden reconciliar en cualquier etapa de la controversia.

Los principales productos que Costa Rica comercializa hacia Canadá son prótesis para uso médico; azúcar; otras agujas o catéteres, cánulas e instrumentos similares y dispositivos de uso médico.

Mientras que los principales productos que se envían a Brasil son juntas o empaquetaduras de caucho vulcanizado sin endurecer, prótesis de uso médico, otros dispositivos de uso médico, recipientes de aluminio, tapones y tapas de metal común y artículos de plástico para el envasado.

Así consta en el anuario estadístico de Procomer.

Con la medida que aplicó Costa Rica, Brasil tendría una afectación de $3,7 millones, según consta en el documento de la OMC. Canadá aún no da estimaciones sobre el impacto que tendrá la medida costarricense.