Economía y Política

Costa Rica se enfrenta a otro caso ante la OMC, Brasil eleva disputa por aranceles del azúcar

En un documento con fecha al 16 de octubre, Brasil notifica su intención inmediata ante el Consejo de Comercio de Mercancías de la propuesta de suspensión de concesiones y otras obligaciones contra Costa Rica

Brasil decidió elevar ante el Consejo de Comercio de Mercancías, de la Organización Mundial del Comercio (OMC), un proceso para ejercer el derecho de suspensión contra Costa Rica.

La decisión del gobierno brasileño se da luego de que los representantes de ambos países fracasaran en llegar a un acuerdo satisfactorio de compensación por la medida de salvaguardia fijada para la importación del azúcar.

En un documento con fecha al 16 de octubre, Brasil notifica su intención inmediata ante el Consejo de Comercio de Mercancías de la propuesta de suspensión de concesiones y otras obligaciones contra Costa Rica.

En el documento Brasil justifica la medida por la cual elevan el caso:

La medida que pidió ejecutar el gobierno de Brasil consiste en eliminar una determinada concesión arancelaria a uno o varios productos de exportación de Costa Rica, para empatar la afectación sufrida por este país con la colocación de los aranceles al azúcar.

Así lo deja en manifiesto la solicitud hecha por las autoridades brasileñas ante la OMC:

Este nuevo proceso ante la OMC se da después de que en agosto de este 2020, el Ministerio de Economía Industria y Comercio, tomó la decisión de mantener un alto arancel para la importación del azúcar, tras la solicitud de Liga Agrícola Industrial de la Caña de Azúcar (Laica) desde el año pasado.

La decisión que recayó sobre la ministra Victoria Hernández fue secundada por los diputados de la Comisión de Asuntos Agropecuarios quienes, en su momento, solicitaron a la ministra subir los aranceles de importación, para defender a los agricultores cañeros.

La cifra del impuesto de importación de azúcar llegó al 72,68%.

Tras la consulta de EF, el Ministerio de Comercio Exterior (Comex) detalló que “la notificación que Brasil envió al Consejo de Comercio de Mercancías de la OMC no constituye el inicio de un proceso de solución de controversias como tal", como si pasó en el caso del aguacate mexicano, "sino la manifestación de su disconformidad por la medida de salvaguardia que aplicó Costa Rica a las importaciones de azúcar y su intención de suspender concesiones comerciales por medio del incremento de los aranceles en su mercado a las exportaciones costarricenses”.

Según detalla Comex, el artículo 8.3 del AS de la OMC establece que tal acción no procede cuando el establecimiento de la salvaguardia se sustenta en un aumento de las importaciones en términos absolutos, “como se comprobó en el caso de esta salvaguardia”.

“Sin perjuicio de ello, seguiremos haciendo los mejores esfuerzos en coordinación con el Ministerio de Economía, Industria y Comercio y el Ministerio de Agricultura para mantener abiertos los canales de diálogo con Brasil, en procura de encontrar una solución”, declaró por escrito Comex.

Lucrecia Brenes, asesora legal de Maquila Lama, la principal importadora de azúcar al país, explicó que el derecho de suspensión consiste en eliminar una determinada concesión arancelaria a un producto de exportación al país, como medida contra Costa Rica por haberle impuesto un arancel al azúcar.

“Por ejemplo, en este momento todos los países integrantes de la OMC pagan un arancel del 14% para ingresar llantas a Brasil, si ese país decide adoptar una medida contra Costa Rica, ese arancel para las llantas costarricenses sería mucho mayor”, explicó Brenes.

La decisión de fijar la medida de salvaguardia tomada por la ministra Hernández, fue apartándose de los criterios del equipo técnico que realizó la investigación, “de ahí que consideramos que mantener el arancel es desproporcionado y alto”, declaró Juan Carlos Sandoval, gerente general de la Maquila Lama.

La empresa continúa en el proceso de presentar una demanda ante el Tribunal Contencioso Administrativo para frenar la aplicación de esta medida y que afecta la importación del azúcar.

Canadá, el segundo importador más importante de azúcar en Costa Rica, después de Brasil, tampoco logró llegar a ningún acuerdo con los representantes del país, según Sandoval.

¿Y el aguacate?

Este no es el primer caso en el que otro país muestra su disconformidad en la OMC ante decisiones tomadas por el gobierno costarricense.

En junio del 2015 fue la última vez ingresó a Costa Rica aguacate Hass importado desde México, después de que el país impusiera una medida fitosanitaria que pretendía, según declararon las autoridades nacionales, proteger la producción nacional de aguacate del viroide Sunblotch o mancha de sol, presente en las plantaciones mexicanas. Junto a México el país les cerró fronteras a otros nueve lugares.

En 2017 México presentó una denuncia contra Costa Rica ante el Órgano de Solución de Controversias de la OMC y declaró que no conciliarían fuera del ente internacional El proceso se encuentra en sus etapas finales y el informe definitivo de este caso podría publicarse a finales del 2020.

Sin embargo, el país ya fue condenado por este mismo caso a lo interno.

En febrero del 2020, el Tribunal Contencioso Administrativo condenó al Estado costarricense ante la denuncia realizada por Contratos Fruteros Sociedad de Responsabilidad Limitada, por la decisión Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) de prohibir el ingreso del aguacate mexicano.

El tribunal sentenció al Estado a pagar las pérdidas de los importadores de aguacate. El monto de esta indemnización se definiría en la fase de ejecución de la sentencia, según el cálculo de cuánto dejaron de vender los importadores, según explicó Jonatán Picado abogado de Zurcher, Odio & Raven, quien representó a los denunciantes.

La sentencia evidencia la “falta de técnica, ciencia y evidencia” con la que se realizó inicialmente la medida fitosanitaria.

Nota de redactora: El reportaje fue actualizado el 22 de octubre a las 4:39 p.m. con la respuesta de Comex.

María Luisa Madrigal

María Luisa Madrigal

Periodista y Productora audiovisual. Trabaja en la sección de Economía y Política de El Financiero.