Por: Manuel Avendaño Arce.   24 noviembre, 2020
Los diputados aprobaron la noche de este martes, en primer debate, el Presupuesto Nacional 2021, tras casi 11 horas se sesión. Fotografía: Asamblea Legislativa.
Los diputados aprobaron la noche de este martes, en primer debate, el Presupuesto Nacional 2021, tras casi 11 horas se sesión. Fotografía: Asamblea Legislativa.

Los diputados aprobaron en primer debate, la noche de este martes 24 de noviembre, el Presupuesto Nacional 2021 con un recorte neto de ¢162.000 millones con respecto a la versión inicial que presentó el Gobierno.

El plan de ingresos y gastos para el próximo año tuvo el aval de 48 legisladores, de los 51 presentes en el plenario al momento de la votación.

El proyecto recibió 89 mociones en los cinco días de trámite que permite el reglamento en el pleno legislativo. Los congresistas desecharon los informes emitidos por la Comisión de Hacendarios luego de enfrentamientos entre la oposición y el oficialismo.

Para el 2021 el presupuesto nacional sufrió recortes por ¢162.000 millones, el paquete más grande de reducciones fue la megamoción 74 que rebajó ¢154.553 millones en diferentes rubros. Esta iniciativa fue impulsada por 48 diputados de oposición.

Los otros ¢6.941 millones se desprenden de la propuesta para eliminar plazas vacantes que fue llevada a la mesa por Laura Guido, diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Silvia Hernández, legisladora del Partido Liberación Nacional (PLN), destacó que las rebajas al presupuesto 2021 son una señal de credibilidad para los mercados y los inversionistas.

“Hoy vemos como el Gobierno señala que cómo es posible que llevemos recortes superiores a los que ellos están proponiendo y solo quiero decir que es más bien un esfuerzo por sumar un monto mayor para hacer los rebajos a los que el Ejecutivo se comprometió como los ¢28.000 millones del Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi)”, señaló.

Para Carlos Avendaño, diputado del Partido Restauración Nacional (PRN), los recortes mandan una señal clara al Gobierno sobre la urgencia que enfrenta el país para bajar el gasto y buscar alternativas de reactivación económica.

“Desde el trabajo en la Comisión de Hacendarios, y durante las últimas semanas, junto a fracciones de oposición, revisamos en detalle el plan de gastos para hacer los recortes necesarios. Es momento de socarse la faja, pero también fuimos cautelosos en que se minimizara el impacto en programas sensibles”, añadió el congresista.

María Inés Solís, legisladora del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), aseguró que los ajustes de la megamoción ponen en orden algunos rubros del presupuesto.

“Es importante recalcar que el trabajo de la oposición por buscar este recorte, sigue siendo parte de la labor que le hacemos al Ejecutivo, puesto que el Gobierno no puso de su parte para hacer las reducciones necesarias en las partidas de gastos superfluos”, aseveró la socialcristiana.

Megarrecorte

48 de los 57 diputados −todos de oposición− acordaron apoyar una megamoción que aplica recortes brutos por ¢192.043 millones, pero aumenta otras partidas de capital en ¢29.000 millones, por lo que la reducción neta final al presupuesto sería por ¢154.553 millones.

La cifra representa el 1,3% del total del plan de ingresos y gastos del Gobierno para el próximo año cuyo monto global es de ¢11,4 billones.

La moción contó con las firmas en pleno de las fracciones del PLN, PUSC, PRN, los independientes del bloque Nueva República y los minoritarios.

El Ejecutivo había planteado un aumento de ¢22.495 millones y una rebaja de ¢150.022 millones, que en el balance neto significaba una reducción de ¢149.999 millones al plan presupuestario del 2021.

Un compromiso adquirido con la oposición en octubre con el fin de frenar las mociones de recortes que se planteaban “sin fundamento técnico” en la Comisión de Hacendarios.

El 25 de octubre, Hacienda envió a ese foro legislativo una propuesta para reducir el presupuesto en ¢150.000 millones que se suman a los ¢368.644 millones que ya se habían recortado en el proyecto de ley original.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, explicó que el monto global del ajuste a la baja en el plan presupuestario ronda los ¢518.000 millones.

Tras la nueva propuesta de reducción presentada por las fracciones opositoras, el Gobierno y la oficialista bancada del Partido Acción Ciudadana (PAC) aseguraron que dejarían el camino libre para el avance de la iniciativa en el plenario.