Por: Manuel Avendaño Arce.   24 noviembre, 2020
Dos técnicos en análisis presupuestario de la Asamblea Legislativa explican a los diputados por qué la moción de recorte por ¢154.553 millones no se puede aplicar como está planteada. Fotografía: Asamblea Legislativa.
Dos técnicos en análisis presupuestario de la Asamblea Legislativa explican a los diputados por qué la moción de recorte por ¢154.553 millones no se puede aplicar como está planteada. Fotografía: Asamblea Legislativa.

Los diputados corren para aprobar el Presupuesto Nacional 2021 que debe ser votado en primer debate antes de las 11:55 p.m. del próximo viernes 27 de noviembre, según el reglamento de la Asamblea Legislativa.

48 de los 57 diputados −todos de oposición− acordaron apoyar una megamoción que aplica recortes brutos por ¢192.043 millones, pero aumenta otras partidas de capital en ¢29.000 millones, por lo que la reducción neta final al presupuesto sería por ¢154.553 millones.

La cifra representa el 1,3% del total del plan de ingresos y gastos del Gobierno para el próximo año cuyo monto global es de ¢11,4 billones.

Silvia Hernández, diputada del Partido Liberación Nacional (PLN) y presidenta de la Comisión de Hacendarios, recalcó que la nueva distribución de recursos deja ¢34.322 millones de ingreso corriente que se destinan a amortizar deuda pública y ¢120.250 millones que no se requerirán mediante más endeudamiento.

La megamoción contó con las firmas en pleno de las fracciones del PLN, el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Restauración Nacional (PRN), los independientes del bloque Nueva República y los minoritarios.

Esta moción entró casi al cierre del plazo para presentar modificaciones al Presupuesto Nacional.

El nuevo plan de recorte presupuestario aumenta en ¢5.000 millones las rebajas que ya había propuesto el Gobierno.

El Ejecutivo había planteado un aumento de ¢22.495 millones y una rebaja de ¢150.022 millones, que en el balance neto significaba una reducción de ¢149.999 millones al plan presupuestario del 2021.

Un compromiso adquirido con la oposición en octubre con el fin de frenar las mociones de recortes que se planteaban “sin fundamento técnico” en la Comisión de Hacendarios.

El 25 de octubre, Hacienda envió a ese foro legislativo una propuesta para reducir el presupuesto en ¢150.000 millones que se suman a los ¢368.644 millones que ya se habían recortado en el proyecto de ley original.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, explicó que el monto global del ajuste a la baja en el plan presupuestario ronda los ¢518.000 millones.

Tras la nueva propuesta de reducción presentada por las fracciones opositoras, el Gobierno y la oficialista bancada del Partido Acción Ciudadana (PAC) aseguraron que dejarán el camino libre para el avance de la iniciativa en el plenario.

Enrique Sánchez, jefe de la fracción del PAC, indicó que no pondrán obstáculos porque lo importante es lograr que se apruebe el presupuesto con una reducción importante.

El PAC insistirá, en el trámite de primer debate, para que se avale la propuesta enviada por el Gobierno con una rebaja de ¢150.000 millones, pero sino prospera, respaldarán la iniciativa plasmada en la megamoción.

En tanto, el ministro de Hacienda comentó que lo importante es ejecutar el recorte en el plan de ingresos y gastos para enviar buenas señales a los mercados e inversionistas que están pendientes del proceso en Cuesta de Moras.

Moción inaplicable
Los diputados discuten las mociones para recortar el Presupuesto Nacional 2021. Fotografía: Asamblea Legislativa.
Los diputados discuten las mociones para recortar el Presupuesto Nacional 2021. Fotografía: Asamblea Legislativa.

En la sesión del plenario de este martes compareció José Rafael Soto, director del Departamento de Análisis Presupuestario del Congreso, quien explicó a los diputados que la moción de recorte aprobada por ¢154.553 millones es “inaplicable”.

Soto advirtió que la megamoción contiene un error técnico que provocaría un desbalance a la hora de ejecutar el cierre contable sobre el presupuesto.

“La moción es inaplicable porque la información que falta se requiere para hacer el cierre. El sistema ejecuta mociones, pero no una que esté desbalanceada. Si la moción está desequilibrada, el sistema va a decir que no se pudo aplicar. Por lo que no se podría actualizar”, agregó el técnico.

El plan de gastos contiene varios cierres contables para hacer el balance final. Uno de los casos es la relación de rebajas frente a los aumentos, en ese caso deben existir cifras que correspondan.

También incluye un cierre de fuentes de financiamiento en el que se deben reflejar los ingresos corrientes en relación con los gastos corrientes. Además, la cifra de deuda pública se ve reflejada en el total de títulos valores.