Por: Manuel Avendaño Arce.   16 mayo
Edna Camacho, ministra coordinadora del Equipo Económico del Gobierno dejará su cargo para asumir como representante del país ante el BID. Fotografía Nina Cordero.
Edna Camacho, ministra coordinadora del Equipo Económico del Gobierno dejará su cargo para asumir como representante del país ante el BID. Fotografía Nina Cordero.

La economista Edna Camacho dejará su cargo como ministra coordinadora del Equipo Económico del Gobierno para asumir como representante del país ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington D.C., Estados Unidos, a partir del 1.° de julio.

Camacho, quien acompañó a Rodolfo Piza en la fórmula presidencial de las pasadas elecciones, se convierte en la primera ficha del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) que abandona el Gabinete de Carlos Alvarado tan solo días después de que el Ministro de la Presidencia hiciera público que tampoco llegará al final del segundo gobierno del Partido Acción Ciudadana (PAC).

A favor de su trabajo, la jerarca se adjudica la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, pero abandonará su puesto con indicadores económicos poco halagüeños bajo la sombra de la promesa de una reactivación que todavía no rinde sus primeros frutos.

Con este este panorama, EF conversó con Edna Camacho.

¿Y la reactivación económica?

– Una de las principales críticas al plan contra el desempleo que presentó el Presidente es que no genera puestos de trabajo inmediatos y se enfoca más en atender el problema estructural. ¿Cuáles son las propuestas de corto plazo para impulsar nuevos trabajos?

– Todo esto que hemos planteado (en referencia a la simplificación de trámites, construcción de infraestructura, apoyo a pymes y programas de capacitación y empleabilidad), son acciones para que las empresas del sector productivo puedan crecer, para que pueda impulsar el crecimiento y solamente si este sector tiene planes de expansión es que se va a contratar a más gente.

“No son cosas separadas, las dos cosas que tenemos que hacer son, primero generar la demanda del sector productivo por más recurso humano, es decir, quiero contratar a más gente. Cómo una empresa va a querer contratar a más gente si no tiene las condiciones necesarias, por eso todo lo que hemos planteado va orientado a generar más creación de empleo”.

– ¿Cuál es su evaluación sobre el avance de la agenda de reactivación económica?

– La reactivación no es un fin en sí mismo, el crecimiento económico no es un fin en sí mismo, al final del día lo que importa es crear empleo y bienestar.

“Toda nuestra agenda va orientada a crear empleo, lo que sí hemos planteado como uno de los pilares que anunciamos desde el principio es que hemos dicho que podríamos ser muy exitosos en simplificación de trámites, en inversión y que eso empiece a generar oportunidades. Pero si el recurso humano no está en capacidad de aprovechar esas oportunidades pues puede ser que al final del día se crean las opciones y las personas no las pueden aprovechar y por eso es que se ha planteado una agenda de empleabilidad o de políticas activas del mercado laboral. Esto tiene que ver con el bilingüismo, la formación dual, el sistema de intermediación para el empleo, el teletrabajo y esperamos próximamente nutrir esa agenda con más cosas”.

– ¿Qué acciones se van a implementar para incentivar la generación de empleo en un plazo más inmediato?

– El hecho de que le pusiéramos atención al sector construcción no es casualidad, es un sector que en sí mismo dinamiza mucho la economía, pero además tiene la capacidad de contratar a mucho recurso humano. Si hay un sector donde muchos proyectos se están deteniendo por razones de trámites, es el turístico, porque los proyectos de simplificación de trámites ayudan a generar mucho empleo en sectores de baja calificación".

– Está bien impulsar una serie de acciones para preparar y educar a las personas, pero si no se crean más puestos de trabajo vamos a tener gente calificada doblemente frustrada porque no encuentra un trabajo. ¿Qué harán al respecto?

– Si logramos dinamizar la economía con todas las acciones de la agenda, dejando de lado las de empleabilidad porque esas tienen un carácter más estructural porque tienen que ver con cómo hacemos para que a mediano plazo la gente pueda mejorar el trabajo al que puede aspirar y por lo tanto su nivel de ingreso, pero mientras tanto las personas tienen que conseguir trabajo con el nivel de calificación que tienen, por eso es que todo lo que sea reactivación, como bajar el costo del crédito, va dirigido a la economía en general, para que tome impulso.

“Cuando la economía en este país crece mucho ha logrado generar puestos de trabajo, el caso más evidente fue en el boom del 2004 al 2006”.

– ¿Cree usted que se avanza bien con el proceso de reactivación económica?

– Hay que decir que estos procesos de reactivación económica y lo que estamos haciendo no es una varita mágica, yo lo he repetido en varias ocasiones. La economía venía desacelerándose desde el año pasado, en realidad todo el año, sufrió además un shock con la discusión de la reforma fiscal y la huelga, que inyectaron una incertidumbre de tal magnitud porque lo que pasó el año pasado fue un tema de incertidumbre y de confianza.

"Esto no quiere decir que no se puede recuperar, yo tengo la certeza de que vamos a recuperar y, de hecho, vimos como desde diciembre hasta el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) venía con recuperación y eso va a ocurrir, lo que pasa es que el proceso es lento.

– ¿Cómo se va a recuperar la confianza con indicadores como la tasa de desempleo que no ayudan a generar un mejor clima en el país?

– Hay un impacto que sufrió el sector productivo que también requiere un tiempo para su recuperación. Tiene que ver con cosas objetivas como una tasa de interés que sigue siendo relativamente alta, todavía estamos lejos de tener arreglados todos los temas regulatorios y trámites, pero la parte de la confianza sí se ha venido restaurando y es de las cosas que creemos que pueden dar impacto más rápidamente.

Urgencia por eurobonos

– En la Asamblea Legislativa es prácticamente un hecho que solo se aprobarán $1.500 millones en eurobonos. ¿El Gobierno aceptará esta suma?

– Nosotros queremos que sea más de $1.500 millones, ciertamente la posibilidad de tener un monto mayor permite que el país tenga un mejor perfil de riesgo de cara a los inversionistas internacionales y el único que se va a beneficiar es el país puesto que eso nos permitirá tener tasas de interés más bajas. El monto no es caprichoso y sabemos que algunos diputados están planteando los $1.500 millones, pero no hemos desistido.

– ¿Pero, aceptarían $1.500 millones?

– En este momento no hemos desistido que sean más de $1.500 millones. A final es una decisión de los diputados ciertamente, pero nosotros queremos insistir en la importancia de que sea un monto mayor.

– ¿Cómo están insistiendo con ellos?

– Diferentes jerarcas del Gobierno estamos conversando constantemente con los diputados para buscar que todavía exista esa posibilidad.

– ¿Cuál es el plan B del Ejecutivo con solo una emisión por $1.500 millones?

– El plan B es que pidamos $1.500 millones el próximo año. Estamos tratando de movilizar diferentes recursos de varias fuentes como organismos internacionales, como los $350 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y los $500 millones de la Corporación Andina de Desarrollo (CAF) que ya fueron aprobados en el directorio de la institución y que se enviarán a la Asamblea Legislativa en las próximas semanas.

“Estamos en conversaciones con el Banco Mundial (BM) para ver la posibilidad de otro monto, si los créditos de apoyo presupuestario y los eurobonos salen adelante este año tendríamos recursos para poder reducir la presión en el mercado financiero local”.

– ¿Qué pasará el próximo año si no tienen eurobonos?

– Si la Asamblea solo aprueba $1.500 millones definitivamente lo que haríamos es volver al Congreso para pedir un monto de colocación para el año entrante. Por eso es por lo que vemos que no tiene mucho sentido que se apruebe una emisión para este año nada más, no solamente porque se está perdiendo la oportunidad de bajar el perfil de riesgo, sino porque estaríamos en pocos meses presentando un nuevo proyecto de ley.

“El plan B siempre es diversificar, tocar muchas puertas en materia de fuentes de financiamiento”.

– Algunos diputados piden que el Gobierno les presente un plan con los préstamos internacionales que se van a pedir antes de aprobar los eurobonos. ¿Lo van a enviar?

– Es que los eurobonos no son para financiar gasto ni deuda adicional, en realidad son para amortizar deuda que tiene condiciones de financiamiento menos favorables para el país. Es que lo que vamos a buscar en los mercados internacionales no es gasto incremental, es para financiar las mismas necesidades que están ya definidas entonces lo que harían estos eurobonos es amortizar deuda que tiene plazos más largos y plazas de interés más alta.

– ¿No ve necesario que los diputados tengan este plan de préstamos?

– No, porque los bonos no son para financiar gasto incremental. Esto no es un préstamo para financiar un proyecto de inversión, los organismos internacionales tienen diferentes instrumentos y estos son créditos de apoyo presupuestario.

– El Presidente ha dicho que se debe hacer más barato el crédito para reactivar la economía. ¿Cómo lograrán una reducción en el margen de intermediación?

– Para reducir las tasas de interés que pagan los deudores, lo que llamamos las tasas activas, se requieren dos cosas. Primero bajar el costo de fondo de los bancos, pero ese costo está estrechamente vinculado con la tasa que coloque Hacienda, no son independientes.

“Empiezo por esto porque esa es la importancia de tener los eurobonos, porque permiten bajar el costo de captación de Hacienda y por lo tanto reduce el costo de fondos de los bancos. Esta es la primera variable que permitiría reducir el costo de las tasas de interés”.

– ¿Cuál es la segunda acción?

– Lo segundo es el margen de intermediación financiera, para lograrlo emitimos una directriz hace dos semanas para que el Banco Nacional (BN) y el Banco de Costa Rica (BCR) tengan una meta para reducir el margen en colones, y en dólares, reducir la brecha con respecto a los bancos privados. Esto se logrará mediante el cumplimiento de un cuadro de indicadores de eficiencia que se van a mejorar para ser más competitivos.

– ¿Cómo se trasladan estas acciones a la agenda de reactivación económica?

– Esto permite que las tasas de interés sean más bajas para las personas cuando piden un crédito para un carro o una vivienda, pero también para que el sector productivo pueda tener acceso a crédito. En estos casos estamos contribuyendo con la reactivación porque vea que cuando el costo es menor la persona dice ahora sí voy a comprar mi casa o el empresario dice ahora sí voy a hacer este proyecto de inversión porque puedo pedir un crédito a una tasa de interés más baja.