Por: María Luisa Madrigal.   7 enero
La primera dama, Claudia Dobles, y el presidente, Carlos Alvarado, participaron en la presentación del programa
La primera dama, Claudia Dobles, y el presidente, Carlos Alvarado, participaron en la presentación del programa "Entrega cero emisiones" (Foto: Julieth Méndez de Presidencia de la República para EF).

Reinventarse no es un concepto nuevo para Correos de Costa Rica. Innovar tampoco.

La compañía logró dar un giro de 180 grados a su modelo de negocios al incluir la paquetería y la venta de servicios dentro de su catálogo. En conjunto ambos representaron un 60% del total de ingresos de la institución en el 2017, mientras que el servicio tradicional de entrega de cartas fue apenas un 17%.

También innovaron con la implementación de una red de casilleros inteligentes a lo largo de la Gran Área Metropolitana. Y una vez más buscan romper el molde. Esta vez con las entregas 100% cero emisiones a través de motocicletas eléctricas.

No cualquier moto

Con una inversión total de ¢1.077 millones la empresa pretende cambiar su flotilla completa de motocicletas para realizar entregas. En total son 348 motos las que formarán parte del proyecto “Entrega cero emisiones” que Correos implementará en todo el país.

La compra de las motos se realizó de manera escalonada y después de mucho estudio.

La institución realizó un análisis de mercado en el que la primera parada fue la visita a proveedores locales de motocicletas eléctricas. Posterior a esto, realizaron consultas con empresas homónimas en Suiza, España y Chile, para pedir consejo de experiencias previas.

Finalmente se decidieron por una moto acorde con la cantidad de kilómetros que recorre en promedio cada trabajador, de manera diaria. La primera compra fue de 18 motos, que serán las responsables de echar a andar el plan piloto en San Pedro.

La primera dama, Claudia Dobles, y el presidente, Carlos Alvarado, participaron en la presentación del programa
La primera dama, Claudia Dobles, y el presidente, Carlos Alvarado, participaron en la presentación del programa "Entrega cero emisiones" (Foto: Julieth Méndez de Presidencia de la República para EF).

La primera compra representó una inversión de ¢40 millones, es decir, ¢2,2 millones por cada moto. El precio actual de una motocicleta acorde con los requerimientos de la institución está entre ¢1,5 y ¢1,8 millones, de acuerdo con Mauricio Rojas, gerente general de Correos de Costa Rica.

No es solo cuestión de precio. Para el plan piloto en San Pedro, las motocicletas que la empresa adquirió tienen una capacidad de recorrer 83 km con una sola carga. Además, cada una tiene GPS. Si logran recorrer esa distancia al día sin necesidad de recargarse, se adaptan perfectamente a la necesidad de la empresa, según Rojas.

Las motocicletas compradas tienen baterías LED que les dan mayor rendimiento diario y a largo plazo y empezarán a recorrer las calles josefinas en el 2019.

Además del recorrido, la empresa también tuvo que tomar en cuenta el peso por transportar, factor importante para determinar rendimientos. Para esto, sacaron un promedio del peso promedio de la carga como también del peso promedio de los choferes de la institución.

Sin embargo, estas primeras motocicletas no se adaptan a las necesidades de todo el país. Hay lugares como Guanacaste donde los desplazamientos diarios son más amplios y los 83 km de recorrido con una sola carga quedan debiendo.

Internacionalmente hay modelos que recorren hasta 150 km con una sola carga. Sin embargo, la institución aún está realizando estudios de cuál es la mejor opción para estas otras zonas del país.

Correos inició conversaciones para que se puedan introducir nuevo modelos al mercado nacional. Sin embargo, de momento hay poca oferta porque también hay poca demanda. La idea es darle vuelta a esa dinámica del mercado, según Rojas.

En el 2017, solo 25 motocicletas eléctricas fueron a revisión vehicular y otras 161 fueron revisadas por Riteve para ser inscritas, según datos suministrados por la Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica (Asomove).

El plazo estimado por Correos para cambiar por completo la flotilla es de cinco años.

Ahorro constante

Aunque el precio de las motocicletas eléctricas es un poco mayor que el de las de combustión, la inversión se recupera rápidamente con el ahorro de combustible. Por lo menos esos son los cálculos de Correos.

En promedio, cada motocicleta de Correos de Costa Rica consume ¢365.000 al año en combustible. Sin embargo, el cambio a eléctricas significa pasar de ¢28,8 colones por cada kilómetro recorrido a solo ¢1,37 por la misma distancia. Ese gasto es el consumo eléctrico.

El ideal para Correos es cambiar ese presupuesto ahorrado en el consumo de gasolina, por la compra de nuevas motocicletas eléctricas y así seguir ampliando la flotilla. El plan piloto se desarrollará hasta marzo, para después comprar otras 70 motocicletas para iniciar con una segunda etapa.

Mientras una moto convencional se deprecia a cinco años, la empresa proyecta que pasen hasta 10 años para la depreciación de las eléctricas. Ese estimado también está a prueba.

Tras la compra de las primeras motocicletas queda la tarea de instalar cargadores para cada una. De momento, hay limitación de espacio según Rojas, pero la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) instalará las electrolineras individuales.

Otras ventajas de las nuevas motos son las reportadas por los mismos conductores, ya que perciben menos ruido durante los trayectos, además de que ya no deben portar tarjetas de débito que la empresa asignaba a cada cartero para la compra de gasolina.

El efecto de la innovación de Correos se refleja en más eficiencia más allá del dinero, ahorro extra y valor agregado en las entregas. Mientras avanzan en la experiencia, la empresa quiere servir como ejemplo para que otras instituciones den el salto.