Por: Francisco Ruiz León.   9 junio
El futuro del tren eléctrico metropolitano depende de la aprobación de un préstamo de $550 millones en el Congreso. (Imagen: cortesía Incofer)
El futuro del tren eléctrico metropolitano depende de la aprobación de un préstamo de $550 millones en el Congreso. (Imagen: cortesía Incofer)

El Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) presentó este miércoles en una audiencia pública el borrador del cartel de licitación del tren eléctrico del Gran Área Metropolitana (GAM), que se publicó hace 10 días de forma digital.

La intención de la institución era exponer oficialmente las características del proyecto y los principales lineamientos de la licitación ante posibles interesados y el público general.

En la audiencia participaron oferentes nacionales, así como empresas interesadas de países como España, Alemania y Corea del Sur.

A partir de ahora, habrá un plazo de 10 días para recibir observaciones. Tras ese periodo, la institución trabajará en la consolidación de un cartel definitivo que se publicará y dará paso al periodo de recepción de ofertas de cuatro meses, con el fin de licitarlo antes de que termine el actual gobierno.

Esta nueva propuesta de cartel es resultado de un periodo de optimización que llevó a cabo el Incofer a raíz de la pandemia, según aseguró Mario Durán, gerente de la unidad ejecutora del proyecto.

El Incofer detuvo el ritmo que traía con este proyecto el año anterior cuando la atención de la pandemia se convirtió en la principal prioridad del país. Desde ese momento, la propuesta ha sido revisada por una diversidad de entes como el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otros.

De acuerdo con Durán, la iniciativa sufrió dos ajustes principales. El primero de ellos es que se decidió licitar todo el proyecto en conjunto, pero el desarrollo se hará por fases, empezando por la línea 2 (San José-Alajuela). El otro cambio es que se aumentó la densidad de pasajeros por metro cuadrado de 4 a 6, con el fin de disminuir costos y variar las frecuencias.

“Esperamos, con la escucha del día de hoy, tener un cartel definitivo que sea reflejo de lo que Costa Rica quiere”, manifestó Elizabeth Briceño, presidenta ejecutiva del Incofer.

El proyecto del tren eléctrico cuenta con un estudio de prefactibilidad del año 2016, un estudio de ingeniería de valor hecho en el 2018 y, finalmente, el de factibilidad, realizado entre el 2019 y el 2020.

No obstante, la idea de un tren eléctrico para el GAM es todavía más vieja, lo que ha hecho que sea el proyecto más estudiado del país, según Durán. “No es una ocurrencia. Hay planes y estudios de hace 30 años”, dijo el ingeniero.

La institución defiende la propuesta con base en los beneficios económicos que traería, además de que ayudaría a descongestionar el transporte en el GAM, donde habita más del la mitad de la población.

Concesión a 35 años

La licitación que propone el Incofer será pública internacional, con base en la ley de concesiones de obra pública.

El plazo de la concesión será de 35 años en los cuales el concesionario percibirá los ingresos por la venta de tiquetes, así como por el alquiler de locales comerciales en las estaciones.

Para esto último, el oferente deberá presentar un plan de desarrollo comercial del proyecto para ser cumplido en fase de explotación de la concesión.

Por su parte, al Estado le corresponderá hacer anualmente un pago por disponibilidad (PPD) en donde asume el riesgo de demanda y está ligado a niveles de servicio.

El Incofer estima este PPD en $50 millones al año, pero la cifra definitiva depende de la propuesta de cada oferente. De hecho, el principal criterio de adjudicación será el proponer el menor PPD.

A este pago, además, se le restará el monto de ingresos de tiquetes, por lo que el Estado pagaría solo la diferencia entre el PPD finalmente determinado y esta recaudación.

La fase 1 del proyecto, que corresponde a la línea 2, tendría un costo de $475 millones que deberán ser aportados por el concesionario y que serán pagados mediante el PPD.

La inversión aproximada del proyecto en conjunto es de $1.550 millones que incluye el costo estimado global de obras y equipamientos, diseño e implementación, costos indirectos, entre otros.

Para financiarlo en parte, desde el año anterior se contempla un préstamo por $550 millones con el Banco Centroamericano de Desarrollo Económico (BCIE) que se mantiene estancado en la Asamblea Legislativa.

Columna vertebral del transporte

El Incofer aspira a que el tren eléctrico se convierta en la columna vertebral del transporte público en la GAM.

“Por si solo no va a solucionar los problemas que tenemos en la GAM, sino que es parte de un sistema integrado”, declaró Durán, pues se proyectan 10 estaciones intermodales que conecte con las rutas de interlíneas y las rutas troncales de la sectorización de buses que planea el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

La Estación del Atlántico funcionará como la estación central del circuito.

El Incofer propone un sistema de 78 trenes LRT o tren ligero (del inglés Light Rail Transit) que permite convivir tanto en zona urbana como en interurbana.

El recorrido completo se compone de 84 kilómetros a doble vía usando derecho de vía actual del Estado, lo que minimiza cantidad de expropiaciones.

Se contemplan tanto cruces a nivel y otros a desnivel, según el volumen de tránsito, pero estas características quedarán abiertas a propuestas del oferente, aunque en algunas intersecciones el Incofer recomienda un paso a desnivel.

El tren conectará 15 cantones y las cuatro ciudades cabeceras de las provincias del GAM.

Los trenes tendrán capacidad para 600 pasajeros por tren y según las estimaciones de demanda se espera transportar a cerca de 200.000 pasajeros por día, con servicios por al menos 18 horas al día los 7 días de la semana.

Para hacer frente a la demanda, el plan propone operar las principales líneas (1, 2 y 3) con frecuencias de 5 minutos en hora punta y 15 minutos en hora valle.

Durante los días no laborables, fines de semana y festivos, las frecuencias se reducen a 10 minutos en hora punta y 20 minutos en hora valle.